Ir al contenido principal

Impresiones de un viaje de estudios

Mi hijo acaba de volver de pasar tres semanas (un poquito más) en viaje de estudios para perfeccionar su inglés.



Este viaje era importante para nosotros, y llevábamos ya años pendientes de que fuera a algún sitio, no solo por el idioma, sino por todo lo que le puede aportar un viaje así.

No nos equivocábamos.

No sé si en otro momento de su vida el viaje habría sido distinto, y no lo sabré, pero sí sé que este era el momento adecuado para este viaje, que él lo deseaba y que lo ha disfrutado muy intensamente.

¿Qué ha aprendido?

Suponemos que inglés, claro está. Ya llevaba tres días allí y se sorprendía pensando en inglés, así que después de unas cuantas semanas su inglés ha mejorado notablemente. Es más, le pusieron en el segundo nivel más alto de clases y a los cinco días le cambiaron al más alto, y nos escribieron un mensaje del colegio diciéndonos que tenía un nivel muy bueno. Y que le faltaba vocalizar mejor, aunque eso tampoco lo hace en castellano.



¿Qué más ha aprendido?

Una de las cosas principales, a convivir. No es que no supiera, porque es un chico que se ha movido con nosotros y que tiene muchas amistades, pero no es lo mismo eso que compartir casa con una familia y convivir día a día con grupos de personas de distintos países.

Cuando apenas llevaba una semana allí, me escribió diciendo que en el autobús enseguida se sentaba con chicas de allí y que hablaba con ellas de cualquier tema. Estamos hablando del autobús de línea, y de mi hijo, al cual hace unos años tenía que obligar a preguntar por el baño en los restaurantes porque no se atrevía.



¿Qué más?

A preocuparse de sus cosas. Si no lo ha hecho antes, es culpa nuestra, lo sé, que se lo damos todo hecho, todo preparado y que evitamos así que tenga que buscarse la vida, que recoger su ropa a diario, saber qué es para lavar y qué se puede volver a poner... ese tipo de cosas de la vida diaria que le han venido muy bien. Es cierto que esto no está del todo aprendido porque se ha olvidado en la casa donde se alojaba varias cosas, y alguna de no poco valor económico, como su iPad.



¿Cómo ha vuelto?

Ha regresado muy cariñoso, supongo que es normal, porque nos ha echado de menos. Pero aparte de eso ha vuelto como más responsable. Nada de lo que dicen algunos padres de que cuando vuelven de un viaje cuesta que vuelvan a las normas de casa. Ha vuelto siendo el de siempre y, aunque trae un par de kilos menos que no le sobraban en absoluto, por lo demás lo veo más mayor, más responsable, una versión mejorada de sí mismo.



Ah, y vuelve con ganas de más. Ya está pensando en su viaje del año que viene.

Comentarios

  1. No sabes lo que me gustaría darles eso a mis hijos. Viajar es lo mejor de la vida y lo que se aprende así no tiene precio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tenía claro que quería eso para mis hijos, y no un solo verano. Ahora veremos qué pensamos para el próximo.

      A ti te quedan unos cuantos años para pensarlo.

      Bsos.

      Eliminar
  2. Que bueno! Una experiencia genial, lindo para hacerla en esa etapa..
    Ya después uno tiene otras obligaciones y es más difícil, pero este ha sido el momento justo. Me alegra que lo haya aprovechado!
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí, que ha sido el momento adecuado.

      Besos.

      Eliminar
  3. Qué bien, Ro! Ha salido a pedir de boca.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado leerte.. me alegra que haya sido una buena experiencia. Lo del autobús, me ha hecho reír.. un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un niño muy tímido, y ahora ya no lo es tanto pero pensé que le iba a costar más, y me ha sorprendido gratamente.

      Besos.

      Eliminar
  5. Supongo que ahora respirarás aliviada.
    Me alegra mucho que la experiencia haya sido tan positiva (para todos)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que sí. En la primera semana ya estuve más tranquila al saber que todo iba bien y él estaba contento. Pero hasta verlo en casa no te quedas tranquila.

      Besos.

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho este resumen que has hecho. La verdad es que yo nunca he sido muy fan de este tipo de viajes, porque a mi alrededor, cuando era así de jovencita, mucha gente los hacía, y sinceramente, nunca vi que fueran más allá de unas vacaciones pagadas lejos de papá y mamá. También eran otros años y yo muy joven y probablemente excesivamente crítica.

    Por otro lado, tal y como están las cosas en Europa en cuanto a amenazas terroristas y yo, que soy un poco agonías, no me planteaba enviar en el futuro (mis niños aún son pequeños) a los niños fuera. Sin embargo, leyéndote y viendo el destino, lo estoy viendo de otra manera y quizás me anime en unos años.

    Por lo menos me has hecho replantearme mis ideas preconcebidas.

    ResponderEliminar
  7. Me queda mucho para llegar a esa época y espero no ser demasiado miedoa y darle alas como me dieron a mí

    ResponderEliminar
  8. Una experiencia inolvidable! Que repita el próximo año! (Y que recupere el iPad)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…