Ir al contenido principal

Corriendo

No, no me ha dado ahora por el running, y creo que a estas alturas de película no me va a dar por ahí. El título de hoy viene de que estos días no llego a todo y estoy un poco estresada ya por el final de curso.



Sé que es recurrente, y que a estas alturas de curso siempre estoy igual, pero no logro evitarlo.

Me diréis que nos queda aún mes y medio para acabar las clases, pero en realidad no es así, y además en diez días me voy con los chavales y eso implica muchos preparativos, pero también implica una semana menos de clase, en la que tengo que dejar preparado trabajo para los que se quedan y procurar que no pierdan demasiado el tiempo.




Además, por si fuera poco, las fiestas del pueblo donde trabajo son alrededor del doce de junio y, como comprenderéis, si tenemos un parón justo cuando quedan diez días para el final, eso significa que por esas fechas ya lo tenemos que tener prácticamente todo hecho, y dejar para la última semana algún trabajito, las recuperaciones...

Por si fuera poco, ayer tuve reunión con los padres de los alumnos que vienen de viaje conmigo, y vinieron todos. Fue una reunión agradable, con muy buen rollo que espero que siga así durante y después de la experiencia, pero llegué a casa a las ocho y media de la tarde, con un peque esperándome para repasar (lo sé, debería ser más autónomo pero no lo es) para un examen y un montón de cosas pendientes en casa, porque el día anterior llegué más tarde aún.




Y en el instituto son miles las cosas pendientes, se me acumulan pruebas sin corregir, clases por preparar...

Así que hoy me planteo parar. Sí, parar, porque a veces cuando tienes tantas cosas acumuladas, necesitas sentarte, planear el siguiente paso, hacer una lista y ver que tampoco era para tanto.

Hoy mis chicos me piden que me quede con ellos, que estudie con el pequeño, que mire algunas cosas en internet con el mayor, que cocine un poco, que me relaje.




Y a lo mejor al día siguiente rindo más y lo veo todo de otro color.

Comentarios

  1. Yo tb ando agobiada Ro, es normal. Haz una lista y pasó a paso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos ahora en la recta final y nos ponemos nerviosos. Es normal.

      Besos.

      Eliminar
  2. Tienes razón, a veces ante el agobio lo mejor es parar y alejarse, para ver las cosas con perspectiva.
    Un besote
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Ayer descansé bastante, y hoy parece que vamos con más ánimo. A ver si los dos días que me quedan me cunden y encaro la semana que viene con otra alegría.

      Besos.

      Eliminar
  3. Tienes toda la razón, lo mejor es parar. Es la única manera de encontrar la manera de rendir. Yo ahora mismo ya estoy de baja y disfrutando de las últimas semanas de embarazo. Así que lo de correr lo dejo para otra ocasión, ahora todo lo hago tranquilita o eso intento.
    Un beso y disfruta de la tarde con tus hombres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ya te queda poquito. Tú ahora tranquilidad y a disfrutar.

      Besos.

      Eliminar
  4. Desde luego que sí, lo mejor es parar y tratar de coger aire para el nuevo impulso, eso casi siempre funciona.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya tengo ese nuevo impulso para hoy. A ver lo que me dura.

      Besos.

      Eliminar
  5. Bueno, tampoco vas a parar, sino que vas a ponerte a trabajar con los rosanitos, que también es necesario ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy necesario, que están últimamente un poco sueltos, y luego los dejo una semana y no sé yo...

      Besos.

      Eliminar
  6. Siempre lo digo (bueno, lo copié de A. Lincoln) "dame seis horas para tumbar un árbol y pasaré cuatro afilando el hacha", así que muchas veces lo más productivo es parar, descansar y ponerse, tranquilamente, a afilar ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es parar y ver qué es importante y qué nos agobia tanto.

      Besos.

      Eliminar
  7. Pues es lo que te iba a decir, pero ya te lo has dicho tú solita: parada para pensar. Que a veces nos agobiamos pensando que hay mil cosas, y cuando las vemos en frío nos damos cuenta de que no es para tanto, y sobre todo, nos organizamos mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es para tanto, esa es la verdad.

      Besos.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Me lo doy a mí misma pero no creas que lo cumplo del todo.

      Besos.

      Eliminar
  9. Es tan importante parar.. es tan difícil a veces reconocer que necesitas hacerlo ¡y aún más hacerlo! Cuando tengo demasiado que hacer me aturullo y soy incapaz de hacer ninguna. Hasta que me siento, respiro, priorizo y poco a poco las cosas empiezan a fluir

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias!!!
    es Divino el blog y cada publicacion!!!
    Soy fans de este blog, siempre lo leo!
    Felicitaciones!!!
    abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…