Ir al contenido principal

(Por fin) viernes

Hace mucho tiempo, cuando empecé a trabajar, esperaba ansiosa la llegada del viernes. Los días se me hacían eternos, y más aún las mañanas de clase; iba contando las horas y los minutos hasta la llegada del recreo y las horas y los minutos hasta la llegada del timbre final de las clases. 



Pero me di cuenta de que así no aprovechaba los días los suficiente, ni las semanas, siempre ansiando el fin de semana, deseando la llegada de las vacaciones...



Así que me hice el firme propósito de no desear que llegara el viernes, de ver cada día como un día más, como una oportunidad de disfrutarlo. Parece una de esas frases buenrollistas que tanto abundan pero es lo que intenté. Y me costó bastante pero lo conseguí hace mucho tiempo. Apreciar cada día de la semana como lo que es.



No es que los viernes no tengan su encanto. Lo tienen, y más este curso que salgo pronto el viernes, algo que creo que no me había pasado nunca, y que empiezo el fin de semana un poquito antes de lo normal. Y además esta semana me apetecía bastante que llegara hoy, porque se me ha hecho especialmente larga.



Así que por fin es viernes, y en unas horas tendré un largo fin de semana para disfrutar.




¿Cómo se presenta vuestro viernes?

Comentarios

  1. Pues yo sigo esperándolo con muchas ganas toda la semana, y no tengo la sensación de que se me vaya el tiempo pensando en eso o que no disfrute, pero es que cada día llevo peor los madrugones :-((

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy emocionadísima porque voy a pasar la mañana aprendiendo a cocinar cocina hindú con una mami hindú adorable jejejeje. Además, este curso soy muy afortunada y no trabajo los viernes jejejejeje. Antes me tocaba trabajar sólo los viernes por la tarde, pero ya terminé de impartir ese curso y lo que me queda de embarazo lo pasaré si todo va bien sin trabajar los viernes jejejeje. Me lo he ganado.

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo esa filosofía, disfrutar cada día por lo que es y me ofrece. Además creo que los viernes están sobrevalorados ;) porque hay que tomárselo como ¡venga que ya es viernes ale a disfrutar, a salir! y en mi caso es el día de la semana que más cansada estoy por la acumulación de trabajo de los días laborales anteriores y sólo tengo ganas de encerrarme en casa y descansar. Como día festivalero total prefiero un sábado que tengo más energías y queda todavía otro día de descanso por delante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Bienve, yo deseo que llegue el viernes para no tener que madrugar (tanto) los dos días del finde, que siempre se me hace corto.

    De la semana laboral lo que peor llevo es el madrugar, soy muy dormilona, lo reconozco. Pero una vez que me despierto y activo, no me disgusta mi rutina diaria. A ver, protesto y me quejo porque hay días y días, y momentos de estrés que ufff... Pero soy afortunada porque solo trabajo por la mañana, y tengo las tardes casi todas para mí.

    Y hoy estoy muy contenta, porque es viernes, tengo un finde por delante lleno de planes chulos, y el mes de marzo está pintando muy muy bien.

    Ale, hoy estoy yo wonderfulflowershappy , jajajjaa

    Un besín

    ResponderEliminar
  5. Yo sólo pienso en poder dormir el fin de semana, cada vez llevo peor madrugar. Así que yo sí digo, por fin es viernes jajaja

    Buen finde

    ResponderEliminar
  6. Es muy difícil pensar en todos los días igual, pero a mi los viernes no me engañan, soy de domingos

    ResponderEliminar
  7. A mí me encantan los viernes pero la verdad es que suele llegar antes de que lo espere, salvo algunas semanas más críticas que se me hacen largas, por lo general siento que el tiempo vuelaaaaa.
    Por cierto, hoy veo que eres tú la que está buenrollistamisterwonderful y eso me hace sentirme menos plasta jajajaj.

    ResponderEliminar
  8. Yo hoy estoy de mal humor con mis alumnos, encima es con los de bachillerato, así que estoy deseando que acabe al menos la mañana del viernes. Pero este finde se presenta alentador porque viajamos y eso siempre me anima. A ver si remonta el día...
    Carmen M

    ResponderEliminar
  9. Pues yo también tengo el ansia de los viernes, aunque los fines de semana suelo trabajar. Sobre todo porque Rú no trabaja por la tarde y suelo relacionar ese rato con hacer cosas con él, inaugurando el finde.

    Lo que sí he conseguido es que no me cuesten trabajo los lunes. Antes me pasaba el domingo agobiada pensando en la semana, pero ahora, como lo gestiono a mi manera, lo llevo estupendamente.

    Disfruta!!

    ResponderEliminar
  10. Pues se presenta viernes, si más. Mañana paseíto, y el niño invitado a un cumple, pero nada especial. Habrá que aprovechar que no hay nada, que también gusta.

    ResponderEliminar
  11. Mi viernes ha empezado muy accidentado,pero confío en el fin de semana!

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Como te leo a destiempo no sé cómo se me presentaba el viernes, pero yo los adoro, y lo siento, pero para mí el resto de días no pueden ser iguales. Me levanto cada mañana a las 6:05, y como comprenderás, para una persona que no le gusta madrugar, se nota mucho la diferencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…