Ir al contenido principal

A veces también me enfado

Ayer mis chicos consiguieron cabrearme, y eso que creo que llevaba años sin hacerlo.



No me dejaban dar la clase, no había manera de leer con ellos unos capítulos del libro con el que estamos ahora, después no había forma de empezar las explicaciones y por último, cuando conseguí hablar durante dos minutos, con miles de interrupciones de por medio, y me puse con ellos a leer unos poemas, ya fue imposible.

Tengo una paciencia casi infinita y tiendo a ponerme en su lugar, a entender que es un rollo estar sentado hora tras hora mientras te cuentan cosas que no te interesan, pero ya habíamos pasado una hora en los ordenadores, entretenidos, trabajando y escuchando música. Así que tocaba un poco de clase tradicional, y esperaba que hoy fuera entretenida, porque me quedaba muy poquito para terminar una tema y quería leer algo de poesía con ellos.




Así que me enfadé de la peor forma que me puedo enfadar, porque no soy de dar gritos, de castigar (aunque a veces lo haga), sino de quedarme callada y comérmelo yo todo. Me hierve la sangre, pero muy dentro, y eso hace daño.

Ellos se dieron cuenta pero parece ser que les dio igual.

Y ahora les espera una larga penitencia. Primero, no les voy a llevar a los ordenadores a trabajar hasta nuevo aviso, algo que hacemos casi a diario, porque tenemos dos horas seguidas cada día, y una aprovechamos para hacer investigación, ver un documental o preparar trabajos. Segundo, mañana en tutoría, en vez de seguir con la peli que estamos viendo, vamos a hacer una tutoría como a ellos no les gusta, de trabajar también, y así sucesivamente.




Se van a acordar de lo que es tener clases distendidas y amenas cuando dejen de tenerlas.

(Luego también es cierto que no puedo mantenerme enfadada mucho tiempo...)


Comentarios

  1. A veces viene bien enfadarse... Animo, que ya es viernes.

    ResponderEliminar
  2. Siento decirte que a los géminis se nos pasan rápido los cabreos...;)
    De vez en cuando es imposible no explotar, pero seguro que con tu castigo van a aprender.
    Ánimo, Ro, que ya es viernes

    ResponderEliminar
  3. Pues estoy contigo, que valoren lo que tienen. A ver si cuando carezcan de esos momentos relajados y distendidos se dan cuenta que de vez en cuando también hay que comportarse, como dice mi padre hay que estar para las duras y para las maduras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Lo raro era tanta santa paciencia...
    Ya verás como luego están como una seda.

    ResponderEliminar
  5. Es inevitable enfadarse, aunque uno los quiere muchísimo y los aconseja un montón. Ánimo.

    ResponderEliminar
  6. Bufff yo es que no tendría paciencia....!!! pero está muy bien que aprendan a valorar los privilegios cuando los pierden durante un tiempo. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  7. Yo al revés, tengo que aprender a no enfadarme, enseguida pierdo la paciencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…