Ir al contenido principal

Costumbres navideñas

Por estas fechas, en cada casa se repiten una serie de rituales y costumbres ligados a la Navidad, que son diferentes en cada caso, pero muy parecidos a los de la familia de la que venimos.




Me explico.

En mi casa nunca se ha comido turrón antes de Nochebuena. Nada, ni una tableta. Y veo por ahí que algunos de vosotros ya lleváis tiempo dándole al turrón, pero mis padres lo compraban y lo tenían guardado hasta la noche en que mi padre, poco antes de cenar, cortaba y ponía turrón en una bandeja. Esa bandeja se iría rellenando y ya estaría con nosotros todas las fiestas.




Yo sigo con la costumbre y aún no hemos probado el turrón.


El árbol de Navidad en mi casa se ponía en este puente, en el de la Constitución, siempre y cuando no hiciéramos la matanza por ahora, porque entonces no había tiempo de ponerlo hasta una semana después.



Así que yo he heredado esa costumbre y lo colocaré este fin de semana, probablemente mañana.


Pero hay otras cosas, otros rituales, que no hemos heredado. Por ejemplo, en casa de mis padres siempre había frutos secos para después de cenar o de comer en estos días, por si uno no come bastante. Y yo no suelo tenerlos precisamente para estas fechas.




Otra de las costumbres que no hemos adoptado pero que me gustaría que hubiera sido así es la de los juegos de mesa después de las comidas y cenas de Navidad. Como nos juntábamos con mis abuelos, y a veces con mis tíos, solíamos jugar después al Monopoli, al Trivial, a las cartas... algo que no hacemos en la actualidad.




También tengo mis propios ritos.

Por ejemplo, adopté hace unos años el ramo leonés, que es esto de la foto, con numerosas variantes. Este año con dos gatos pequeños creo que va a ser lo único que ponga, si no quiero recoger el árbol del suelo cada mañana.



Otra novedad ha sido Papá Noel, que viene a visitarnos desde que los niños eran pequeños, más que nada por cuestiones logísticas, porque tengo que repartir nuestra presencia entre tres casas de abuelos y todo en Reyes no podía ser. Ahora nos reunimos en casa de mi madre para Nochebuena y Navidad y allí nos visita el Papá Noel a todos.



En fin, todo este rollo para preguntaros ¿qué costumbres tenéis en vuestras casas en torno a la Navidad?

Comentarios

  1. En mi casa sólo se ponía árbol nunca Belén y yo sigo igual, por otro lado mi madre siempre compraba una planta de Navidad cosa que yo no hago porque soy un desastre. Como novedad con respecto a lo que yo vivía el calendario de adviento y las lecturas navideñas compartidas con mi peque.
    Ahora el turrón en casa siempre que se pueda encontrar en los establecimientos no falta, nos pasa lo mismo con el helado para nosotros no hay temporada si se puede todo el año, somos así de golosos jaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coméis turrón todo el año?? Qué curioso. Yo nunca lo compro fuera de la Navidad, en una única compra, siempre sobra pero si faltara no compraría más.

      Besos.

      Eliminar
  2. Bueno, decoraremos la casa en el puente, haremos galletas y polvorones, y también iremos a ver las luces de Madrid... aunque no será en el puente, que nos vamos al pueblo.
    Con los niños y sus amigos iremos a cantar villancicos a una residencia de ancianos, un ritual que llevamos haciendo 5 años y que la verdad es muy reconfortante. Después pasaremos las fiestas en el pueblo. Reuniones, familia, comilonas y lo que se tercie.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Nosotros también ponemos la decoración navideña este puente, además todos los años compramos una bola nueva para el árbol. Luego es tradición hacer los dulces de navidad el día 22. Cuando mi abuela vivía haciamos muchas cosas, polvorones, mantecadas, bolitas de coco... ahora mi madre y yo solo hacemos pasteles de boniato, pero siempre el día del sorteo. Para comer aunque los entrantes suelen variar los platos principales siempre son los mismos: En Nochebuena pollo relleno, en Navidad paella de pelotas, el segundo día de Navidad canelones, Nochevieja cordero y Año nuevo consomé y sobras, jajaja. En Nochebuena cenamos después del discurso del Rey, en Nochevieja vamos a la San Silvestre y el dia de Año Nuevo vemos el Concierto por la tele y aplaudimos como locos con la marcha Radetzky. En la carta de los Reyes ponemos unas galletas marias para "sobornarlos" y la noche de Reyes dejamos agua y lechuga para los camellos. Me encanta la Navidad, para mi a pesar de las ausencias es una época mágica y preciosa para disfrutar con mis seres queridos.

    ResponderEliminar
  4. Lo de los turrones me ha sonado, ejem. Pero creo que la tuya es una bonita tradición, lo de esperar siempre la cena.
    De tradiciones no puedo hablar mucho, porque desde que me casé, y luego los niños, han ido surgiendo cosas muy diferentes y hemos cambiado mucho, unos años una cosa, otros otra... Árbol suelo poner, pero como también tenemos perro, pues no quiero un árbol normal, y hago algo sobre la pared, pero este año puede cambiar porque tengo una mesa sobre la que ponerlo. El belén, lo mismo, según me haya pillado de espacio (por cambiar una mesa pequeña de sitio y cosas así), lo hemos puesto o no, aunque Misterio siempre hay. Creo que lo único que no ha cambiado es que en Nochebuena siempre cenamos con mi familia, porque luego los políticos tienen cogidas las otras fechas, y esa noche vienen LOS REYES, no Papá Noel, de parte de mi familia, y el 6 de enero vienen a casa. Antes íbamos después a comer con mis suegros, pero mi suegra ya no está, y como te he dicho, las cosas van cambiando de año en año.
    Otra cosa que no cambia: los niños no paran de pedir!!!
    A ver cómo la pasamos este año, ya nos iremos contando :)

    ResponderEliminar
  5. A lo largo de los años han ido variando mucho las cosas. De pequeña casi siempre pasé la Nochebuena en Palencia (con los abuelos maternos) y la Nochevieja en Madrid, con la familia paterna. Luego todo fué cambiando, y he ido variando cenas aquí, allá, en mi propia casa, con familia política, luego otra vez solo con mi familia.. con perro, sin perro....

    En mi casa era costumbre empezar con el turrón desde el 9 de noviembre, que en Madrid es festivo y coincidía con el cumpleaños de mi hermana y ya lo comprábamos para ese día. Así pasaba, que en plena época navideña yo no lo podía ni ver...

    Este año no sé como pondré el árbol de Navidad, pues con perrito comilón no me fío ni un pelo (ya sabes... ), pero me gusta adornar mi casita. Además este año me toca la cena de Fin de Año y la comida de Año Nuevo y me apetece muchísimo.

    Y lo único que no ha cambiado en todos los años ( y ya son unos cuantos, jeje) es la cabalgata de Reyes. Es mi día favorito de la Navidad, me encanta ese ambiente de nerviosismo e ilusión de los peques. Y sólo he fallado un año a la cabalgata de mi pueblo. Siempre la vemos en familia, y cada vez somos más con las nuevas incorporaciones de primitos pequeños. Este año con especial ilusión pues tenemos dos chiquitinas que la verán por primera vez. Y así a pesar de las ausencias que ya vamos teniendo conservamos esa ilusión por la noche más mágica del año.

    Un besín Ro!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Lo de la bandeja de turrones se ponía en casa de mi tía, jaja y se iba rellenando de lo que quedaba, polvorones, peladillas, lo que fuera. De primero siempre suele haber una sopa de fideos con su hierbahuerto y casi siempre langostinos con alioli. Papa Noel se hace desde que tengo a Asier pero siempre hemos sido de Árbol y de Reyes. Con el Belén siempre la misma broma, que conmigo en casa ya no hacía falta montarlo, jajaja. Un abrazo a todas.

    ResponderEliminar
  7. Ay, los turrones en mis Navidades nunca han tenido gran relevancia, los he probado tan pocas veces que se me olvida a qué saben.
    En mi casa también solíamos colocar el árbol en este puente, sobre todo porque mi cumpleaños es justo el día 9 y ya me los colocaban debajo del árbol, lo que a mí me hacía mucha ilusión. Y de pequeña sí que solía recibir Papa Noel, aunque el atracón de regalos seguía siendo el día de Reyes.
    Cuando has dicho lo de los juegos de mesa me ha dado muchísima nostalgia, porque hace unos años también era tradición en casa de mi abuela en Navidad jugar al bingo, y a mis primos y a mí nos hacía mucha ilusión ganar unos pocos céntimos o algún que otro euro. Pero cada vez mis tíos y tías están más mayores y ya no tienen ganas ni de cantar...
    La verdad es que con los años en mi casa se han perdido tantas tradiciones, que cada vez me apetece menos celebrar las Navidades.
    Un abrazo, Ro

    ResponderEliminar
  8. Yo la única tradición que mantengo es el árbol de navidad. También lo pongo en el puente, así que la próxima semana me toca.
    De pequeña también montábamos el belén, pero hace ya muchos años que dejamos de hacerlo.
    En mi casa jamás compro turrón, porque no lo comemos (mi madre sigue comprándolo y en su casa hay turrón durante un mes aunque no se coma...)
    Jamás he celebrado Papa Noel, y ni siquiera después de haber tenido a mi hija he empezado a hacerlo. Me niego. Soy de Reyes Magos.
    La nochebuena me sigue encantando, porque nos juntamos toda la familia, tíos y primos y cada año somos más, porque se van casando, teniendo hijos... así que algún día tendremos que parar de juntarnos, porque ya no cabemos... pero espero que eso sea más tarde que pronto. Cuando éramos pequeños cantábamos villancicos. Luego lo hemos ido sustituyendo por juegos de mesa y karaoke...
    El mejor día: ¡El de Reyes! sin duda...es sagrado... jajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Mi navidad tine varios cambios y te digo por que...
    Son de santantander las tradicciones muy bonitas, comidas muy ricas y muy variadas, el turron el primero en noche buena mas torrijas tipicas en navidad, somos un familia grande, cuando mis abuelos vivian, un fieston, juegos de cartas en familia, despues cabalgata muy muy bonita, soy profesional y me encargue de maquillar a los reyes y despues en cabalga llegamos a un lugar donde los reyes hablaban y se repartia un regalo a los niños que habian pedido con su carta, y el resto de los regalos de mayores y si quedan a niños cada uno en la casa que teniamos un lugar en casa con todo espuesto
    Pero me casé y la primera noche buena la pase solo con mi hermana, mi marido estaba trabajando no fue bonita entiendelo
    Pero me vine a vine a vivir a la comunidad valencia con mi esposo claro, como aqui solo tenemos amigos, la primera noche buena eramos doce, toralmente diferente las costumbres, siempre con amigos, y solos mi esposo yo, y la ginda final es... yo con esclerosis multiple en silla, y cambio de rol, ahora es mi esposo quien cocina, pone y quita
    Feliz navidad

    ResponderEliminar
  10. yo soy un poco grinch, no me gusta la navidad, me sobra toda, menos el día de reyes. Hace siglos que no pongo árbol, algunas veces un adorno en la puerta, unas luces y ya está.
    Desde hace muchos años nos reunimos en mi casa, pero solo madre y hermanos, nunca nos reunimos con tíos ni abuelos, ni siquiera cuando éramos pequeños.
    El día de reyes sí que me gusta, comemos en mi casa todos y nos damos los regalos, pero ya te digo, me dormiría el 24 y me despertaría el 5.
    bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entiendo. Hay mucha gente a la que le sucede eso, que la Navidad no es de su agrado, y ocurre también cuando faltan seres queridos. Yo tengo algunos recuerdos no demasiado buenos ligados a la Navidad, pero como soy muy moñas sigue gustándome mucho.

      Besos.

      Eliminar
  11. Hola Ro, en mi casa mis padres no quisieron nunca poner árbol pero el belén lo poníamos siempre después del cumple de mi madre. Algunas de las figuras eran de cuando mi abuelo era pequeño así que bueno montar el nacimiento es todo un ceremonial. Yo empecé también a montarlo hace unos años y añadí también el árbol... Me gusta todo de la Navidad y como colofón la noche de Reyes que este año pasaré en España por primera vez desde hace muchos años...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa nunca se ha puesto el Belén, siempre el misterio, quizá porque no había tradición anterior de mis abuelos por el Belén.

      Qué bien que estés en casa en Reyes, y más con las peques.

      Besos.

      Eliminar
  12. En mi casa la única tradición es reunirnos todos en Nochevieja para cenar e intercambiar los regalos de Navidad.
    Antes poníamos árbol y belén, pero desde que tenemos a Zarpi, el belén no se volvió a poner, y el árbol nos lo destrozó un año, así que tampoco ponemos. Gatos...

    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar
  13. Lo del ramo leonés lo vi el año pasado, tengo que investigar más!

    ResponderEliminar
  14. Las mías cambiaron primero al desaparecer mis abuelos, luego al hacernos mayores y dejar de ir al pueblo en Nochevieja, luego al casarme y luego al tener hijos, y finalmente este año al casarse mi hermana.
    En MI casa, se pone la decoración en el puente de Navidad, se preparan las postales de Navidad y se envían, se ve la Cabalgata de Reyes y se celebra el día de Reyes como el mejor día del año.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Dark, nuestra última serie del año

En estos días de vacaciones hemos estado viendo películas, sobre todo películas ya vistas, y algunas un poco más nuevas. Pero antes de eso, en unos días vimos esta serie.



Dark es una serie alemana de misterio o... no sé muy bien cómo clasificarla. Algunos la comparan con Stranger Things aunque no creo que se parezcan en nada, ni en el argumento, ni en el tono, ni en los personajes...

El caso es que mi hijo mayor y su afán por los idiomas estaba buscando una serie en alemán para practicar y mejorar su nivel. Investigando un poco, di con esta serie en Netflix, y después de que él empezara a verla, nos recomendó que la viéramos el resto de la familia. Y eso hemos hecho en estos días de vacaciones.

No se trata de una serie fácil, y para nosotros la mayor dificultad ha estado en saber quién es quién. Creo, por supuesto, que en eso se basa la serie, en que estés bastante despistada con los personajes de principio a fin.


Nos ha gustado mucho. Y la recomiendo mucho, también. Por si no lo tené…

12 pequeños cambios

Para este año, desde algunos blogs que sigo y que me parecen bastante interesantes (Tres pompones, En tierra remota y El tiempo de la marmota) han iniciado un proyecto que se llama #12pequeñoscambios y que me parece que se ajusta mucho a lo que llevo dando vueltas ya un tiempo: llevar una vida más sencilla y vivir con menos.

Este mes el tema es:

Minimalismo
Se trata simplemente de reflexionar un poco sobre el asunto y hacer algún pequeño cambio en tu hogar relativo a este tema.


Yo llevo ya un par de años muy conciencia con lo de limpiar y reciclar en casa, con el tema de no acumular y también con el de ser más organizada. No soy minimalista, esa es la verdad, pero intento mejorar en ese sentido y debo decir que para eso me ayudó mucho el método de la Kondo.


Hace ya tiempo que organicé mis cajones y los de mis hijos con el método de esta señora y suelen estar organizados siempre. A veces no lo están, porque voy con prisa y meto las cosas de cualquier manera, sobre todo en los míos, pero…