Ir al contenido principal

Reuniones de padres

Ayer el día se auguraba terrible. Toda la mañana clase, vuelta a casa a comer por diversas cuestiones y vuelta otra vez al centro por la tarde para la reunión con los padres de alumnos de mi tutoría, una reunión que no me gusta nada, que creo que muchas veces sirve para poco o nada y que es uno de los momentos del curso en los que no estoy a gusto.




Creo que ya he escrito sobre esto. No tengo ganas de mirar ahora, pero estoy casi segura muchas veces de que os cuento lo mismo una y otra vez, de manera cíclica. Como lo hago en clase, también por aquí me veo contando lo mismo como una abuelita una y otra vez hasta que os aburra.

Así que tuve mi reunión de padres de alumnos. Podía llamarla de madres, porque solo vinieron madres esta vez.

Tengo nueve alumnos en mi tutoría y vinieron cinco, lo cual no está nada mal porque el día anterior mi compañera la tutora de 2º PMAR se quedó compuesta y sin madres. No vino ninguna.



En fin, el mismo rollo de siempre por parte del equipo directivo, que no sé cómo aguantan los pobres padres, y luego al aula a soltarles otro rollo. Lo que pasa es que yo ya hace unos años que voy por libre y hago tanto lo que me da la gana que me senté con las madres a charlar de esto y de lo otro y solo nos faltó un café. Ya pensamos que para otro día.

Madres majas, preocupadas, de las que no se meten en lo que hagas, de las que no saben más que tú de todo, y que fueron conmigo muy amables.

Como sus hijos y yo nos comunicamos por las redes sociales, ellas no iban a ser menos y nos vimos móviles en mano compartiendo todo lo compartible, de modo que ya estamos localizadas todas.




No había llegado a casa y una de ellas me mandó un mensaje:

- Eres encantadora. Qué suerte tienen nuestros hijos este año.

Eso me arregló el día. Me conformo con poco, ya veis.

Comentarios

  1. Pero Ro,tú qué vas a cansar...

    Tienen suerte esas madres teniendo a sus hijos contigo y tú de tenerlas a ellas,tan majas.
    Así que tienes un buen motivo para estar contenta.
    Yo también pienso como esa madre q te envió el whatssap.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Intuyo que algunos profesores del cole no quieren cuentas con los padres, pero es que hay "quienes somos"...
    Impensable lo del whatssapp.
    Como madre, me gustaría tener una buena relación con los profes por el bien de de mis hijos.
    Espero que todo vaya muy bien. Besos

    ResponderEliminar
  3. Es una maravilla tener ese feedback, enhorabuena.
    Cuando el Bigotes me cuenta cosas de esas, me siento muy orgullosa de él, y estoy segura de que os lo merecéis!

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué nos cuesta tanto ser agradecidos? A mí personalmente, "es que no me sale", y muchas veces a los cinco minutos de haber estado con una persona, lo pienso. "Tenía que haberle dicho lo guapa que iba"; o lo rico que estaba el bizcocho que había hecho, o lo que sea.
    Me alegro de que esa madre no se me parezca ;)

    ResponderEliminar
  5. Todo está cambiando muchísimo. Ala mía vinieron solamente 4.¡Cuatro!
    Nunca me ha pasado nada parecido, pero creo que hayy que pensar que esto es lo que nos espera. Me resisto.
    ¡Ánimo!

    Besos.
    ;)

    ResponderEliminar
  6. A mí me encanta leerte siempre. Además ¿quién dijo que las cosas cíclicas no fueran buenas?

    ¡Qué maravilla dar esa buena impresión a las madres! Si es que eres la mejor.

    Enhorabuena y a seguir así compañera

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Me encantaría tener ese ambiente en el recien estrenado insti de mi hija. Asi que voy a dar el primer paso ya que la reunión pasó sin pena ni gloria.... a ver por donde empiezo....

    ResponderEliminar
  9. Dice toda la verdad esa madre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Qué suerte tenéis todas. Ellas de tenerte a ti como tutora de sus hijos e hijas, tú por tener esa retroalimentación. Ojalá sigáis construyendo cosas geniales juntas, por el bien de los chicos!

    ResponderEliminar
  11. Que grande Ro, me ha encantado la entrada y lo que nos cuentas hoy. Siempre he pensado que las reuniones con los padres y madres son de las cosas más importantes. Espero que todo vaya bien hilando esas relaciones buenas, positivas y de contacto constante con las mamis. Mil besos.

    ResponderEliminar
  12. Como tu, odio esas reuniones, pero yo desde el otro lado!!! toda la razón en el rollo que te suelta el equipo directivo....rollo de una hora aproximadamente, en el que siempre te cuentan lo mismo y no sirve para nada.
    Me parece que esas madres tienen razón....eres una super profe!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…