Ir al contenido principal

En mi nuevo centro

Ayer algunas me pedíais que os contara cosas de mi nuevo centro.

En realidad hasta el martes he estado en el antiguo, rematando el curso pasado con las notas de septiembre... Y desde el jueves he aterrizado ya en lo que va a ser mi nuevo centro de trabajo para los próximos años.


¿Qué os puedo contar?

Trabajé en este mismo instituto hace diez años, cuando era interina y me mandaron con una vacante allí. Entonces me gustó el centro y me gustó la gente con la que trabajé, pero eso hoy por hoy no quiere decir nada.

Los compañeros no son todos los mismos, ni mucho menos, pero conocía ya al director (que entonces no lo era) y a la que va a ser mi jefa de departamento, así que eso es siempre un buen comienzo...

He tenido, el jueves, una reunión del departamento en la que faltaban la mayor parte de los miembros, porque son interinos, o vienen de fuera y aún no han llegado. Así que pudimos hacer muy poco.

Y luego, ayer, tuve el claustro de elección de grupos.



Para los que no lo sepan, este claustro de inicio de curso es uno de los más importantes, porque en él cada departamento tiene que realizar una plantilla con la distribución de grupos por profesores y su petición de horario para todo el curso.

Primero nos reunimos todos, el equipo directivo nos cuenta cuántos alumnos hay matriculados en cada curso, cómo se van a distribuir, los eternos problemas con la administración (consisten en que los institutos piden más profesorado y la administración recorta, o da algo que no habías pedido, año tras año, siempre es así) y después nos reunimos por departamentos. Allí tenemos que ponernos de acuerdo en quién imparte clase a qué grupos.



Estas reuniones a veces son muy tranquilas y distendidas y otras veces son muy tensas. Yo, en estos dieciocho años, he vivido de todo, y me han tocado compañeros que se quedaban por antigüedad con todo lo que les parecía fácil o cómodo y dejaban a los nuevos unos grupos espantosos y un horario nefasto, los que dejaban para el interino que no había llegado aún todo lo que no quiere nadie... Y también lo he vivido repartiendo hasta que todos estamos más o menos contentos, entre todos, sin imposiciones ni malos rollos.

Mis últimos años han sido muy cómodos, porque no había jerarquía en el departamento. Se elegía por los intereses de todos y, sobre todo, por los de los alumnos, o al menos lo que pensábamos que iba a ser bueno para ellos, y no hemos tenido problemas.



Ayer en mi nuevo centro tuve dos reuniones de departamento porque voy a pertenecer a dos departamentos distintos (esto ya os lo contaré porque es un poco largo de explicar). Y no tuve problemas, ni yo ni nadie, en ninguna de las dos. Pero no tengo horario, es decir, no sé cómo deciros... Tengo tan solo medio horario, o un poquito más, el resto está en el aire a la espera de una decisión administrativa. Me falta un grupo de alumnos que puede que lo tenga o tal vez no, y entonces tal vez dedique esas horas a apoyar a otros compañeros dentro del aula.

Así que de momento no me puedo hacer a la idea de nada, ni ponerme a preparar ni a trabajar porque no sé qué voy a hacer exactamente.

No sé cómo va a ser mi curso todavía y, sin embargo, no estoy ni preocupada ni intranquila. Veremos lo que pasa en los próximos días...

Comentarios

  1. El mundo del profesorado y la enseñanza pública me parece curiosísimo, me encanta que nos cuentes cosas del funcionamiento, por cierto, estás en León ciudad? Dijiste que estabas mas cerca pero no cuanto de cerca :-)
    bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en otro pueblo, más cercano, ahora tardo unos 35-40 minutos en vez de más de una hora. Buena carretera. Lo de León capital es para dentro de unos cuantos años...

      Besos.

      Eliminar
  2. ¡Que estar tranquila es buenísimo! Aprovéchalo, que andar dándole vueltas a la cabeza nunca es bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy asombrada conmigo misma, porque ya sabes las vueltas que le doy a todo, y ahora estoy tan feliz y sin saber qué va a ser de mí este curso. Y no me lo creo.

      Besos.

      Eliminar
  3. A mi es que esto que cuentas me parece flipante. O no, porque es una muestra de como es Espana y por que esta asi. Y no lo digo por ti, que me pareces una buena trabajadora y escribes un blog muy ameno que sigo desde hace tiempo. Pero creo que el funcionariado patrio es uno de los grandes inconvenientes de nuestro progreso. Que es eso de "repartirse horarios" y, por supuesto, en funcion de lo que le venga bien al profesor? Es que no nos libramos de ningun grupo caciquil, el de profes de cada centro tambien tenia que existir, claro.

    Y el sistema de oposiciones? ridiculo. Yo no quisiera un profesor o maestro que sepa escupir folios como un loro. Quisiera a alguien entregado a su profesion y con capacidad de transmitir e inspirar conocimientos.

    Y 20 horas lectivas de trabajo. Que si, que ya se que hay que preparar tutorias, clases, bla, bla, bla...cualquiera que conozca como va el tema sabe lo que hay.

    En fin, que me expandiria mucho en el tema. Sera porque soy una emigrante (y no reciente ni veinteanera ya) que, entre otras cosas, trabaja para el sector educativo en otro pais.

    Disculpad la falta de tildes y, repito, no es un ataque personal. Solo aprovecho esta ventana para descargar mi, seguro que es eso, frustracion :-)

    V

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, a lo mejor es que tú pretendes que los niños de todos los cursos y clases estén ¿4? horas al día ennel instituto y den clase de todo a la vez. Yo, la verdad, prefiero que a mis hijos les den una hora de lengua, luego otra de mates, y así hasta llegar a las creo que son 11, asignaturas que tienen. Y claro, teniendo en cuenta que tienen diferentes edades, y están en diferentes cursos... ¡Tacháaaaaan! ¡A los profes no les queda más remedio que repartirse los horarios! Pero vaya, que a lo mejor es que el caso de mis hijos (y en mis tiempos el mío) es muy raro...

      Eliminar
    2. Yo creo que hay un montón de trabajos en los que los trabajadores se reparten las funciones. Nosotros repartimos los grupos de clase dependiendo de lo que mejor se le dé a cada uno. Te cuento. Por ejemplo, en mi materia, algunos son de lingüística y otros de literatura, y hay asignaturas y cursos en los que se imparte más de una cosa que de otra, así que cada uno intenta quedarse con aquello que se le da mejor. Yo creo que eso es bueno para los alumnos. También, por ejemplo, está la cuestión de la paciencia. Los pequeños requieren más paciencia y yo la tengo, así que suelo darles clase, aunque los mayores sean más "fáciles", y creo que eso no dice nada malo de nosotros.

      Entiendo tu comentario, y lo has hecho con mucha educación y respeto. Si vieras lo que muchos tenemos que oír por ahí a diario... Pero esto siempre ha sido así y no me parece mal. Repartimos lo que hay para que luego nadie se queje d elo que le ha tocado. Y aún así algunos se quejan, como en todos los colectivos...

      Besos. Y a ti también, Sara M.

      Eliminar
  4. Ya nos contarás como va avanzando todo. Yo empiezo el jueves y estoy super nerviosa.
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros empezamos con niños el lunes 19. Me parece muy tarde. Por mí habíamos empezado mañana lunes, pero esa es otra cuestión.

      Besos. Y suerte en tu nuevo curso.

      Eliminar
  5. Uf, pues mi curso este año va a ser un disparate, madre mía. Pero no tiene que ver con mi compañera, sino con la dichosa LOMCE y demás. Pero bueno, sobreviviremos. A ver si no me toca un horario muy criminal xD

    ¡¡Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, la LOMCE ha traído muchos cambios, y en filosofía no te cuento porque lo sabes tú mejor... Un rollo.

      Besos.

      Eliminar
  6. Bueno, te noto tranquila, así que bien!

    ResponderEliminar
  7. Los comienzos siempre son complicados, y aún más si hay cambios; los nervios no sirven para nada (es lo que me digo muchas veces, pero es inevitable sentir mariposas en el estómago) ¡Buen inicio y feliz curso!

    ResponderEliminar
  8. cuánto suspenso faltando tan poco! xD

    ResponderEliminar
  9. Dejando a un lado la mala gestión de la administración en cuanto a educación se refiere, estoy segura de que va a ser un curso genial.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…