Ir al contenido principal

¡Empezamos!

Ayer fue mi primer día de trabajo después del verano. Y no pienso quejarme.

Fui a hacer los exámenes de septiembre a mis pocos suspensos (4 exactamente) y fui con ganas de que aprueben todos, pero a veces no se dejan y ni siquiera se presentan al examen.



Después tocó corregir, poner notas, y falta hacer evaluación y dar notas. Y con eso me despediré de la que ha sido mi segunda casa durante los últimos cuatro años.



No sé cómo me lo voy a tomar, pero creo que voy a irme sin apenas decir adiós a nadie, que eso de despedirse no me gusta y no quiero llorar (al menos no demasiado).

Y también en los próximos días tengo que empezar a aparecer por mi nuevo centro, presentarme, conocer a mis compañeros, coger posiciones...



Esto último he empezado a hacerlo hoy, que ya he ido a mi nuevo centro a presentarme, a conocer nuevas caras y a saludar antiguos compañeros. A ver qué nos depara el curso.

Me espera, cuando menos, un año diferente.

Comentarios

  1. Yo ayer superè mi primer claustro, oleeee. Ya tengo mis grupos pero no mi horario aunque hasta el 9 no empiezo de forma oficial. Yo he llorado un montón despues de 9 años com los mismos alumnos, pero bueno, esperemos q esto vaya bien. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros el primero en el centro nuevo lo tenemos la semana que viene y es el de elección de grupos.

      Besos.

      Eliminar
  2. ¡Mucha suerte en esta nueva etapa, Ro!
    Ya nos contarás qué tal las primeras impresiones en el nuevo instituto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Ya os contaré, pero me está costando cerrar lo anterior...

      Besos.

      Eliminar
  3. No presentarse ni siquiera al examen. Definitivamente se me ha olvidado lo que pasa por la cabeza cuando eres adolescente (y eso que tengo a dos muyyyyyyyy cerquita).
    Entiendo que te de como pereza despedirte, cuando ya en junio dijiste adiós... Verás como en el nuevo te va genial. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que tu profesora te avise días antes de que no se te ocurra faltar al examen, y no ir, sabiendo que ella se va y que quiere aprobar a todos... eso es lo peor, que no se dejan.

      Hoy estoy triste, y nerviosa, por la incertidumbre de lo que me espera...

      Besos.

      Eliminar
  4. Ro ¡ mucha suerte! Tomatelo como una aventura , es la unica manera chula de enfrentarse a ello y derrocha sentido del humor interno ( rieste de ti, sin que se te note )
    Te mereces ser feliz aqui tambien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Este año me toca reírme mucho de mí misma, porque todo será nuevo para mí, pero sí, es una aventura, así que me encantará.

      Besos.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias. Ya te contaré cómo me va.

      Besos.

      Eliminar
  6. Ay, ¡qué complicadillos son los aterrizajes! Yo estoy en ello y, jo, cuesta XD Pero vamos, nosi remos haciendo :D

    ResponderEliminar
  7. qué emoción! a ver qué nos cuentas del cambio ^^

    ResponderEliminar
  8. En Zaragoza creo que no vives, no? Porque mi chica comienza la ESO y seria estupendo coincidir...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…