Ir al contenido principal

Cien razones por las que vivir 5

81. La pizza, por supuesto.



82. Las noches estrelladas de verano.




83. El amor, así, sin más.


84. Hitchcock y sus películas. Y haberlas visto todas con mi abuelo, porque cada vez que veo una, me acuerdo de él, y en cada escena, recuerdo sus comentarios.



85. La victoria de Samotracia.




86. Una sandía de esas que de verdad, de verdad, están buenas.



87. Las cerezas.



88. Antonio Machado.


89. Estar con personas a las que quieres, sentado o tumbado en cualquier sitio, y encajar en un conglomerado de brazos y piernas hasta no saber dónde empieza tu propio cuerpo.


90. Klimt. Y esta obra.


91. Aprender algo todos los días, por pequeño que sea.


92. Friends.



93. Tener un proyecto a medias, o varios (este es mi caso ahora mismo, y me parece una gran razón para seguir viviendo).


94. Este poema de Cernuda.

Te quiero.
Te lo he dicho con el viento,
jugueteando como animalillo en la arena
o iracundo como órgano impetuoso;
Te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonríe en todas las cosas inocentes;
Te lo he dicho con las nubes,
frentes melancólicas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;
Te lo he dicho con las plantas,
leves criaturas transparentes
que se cubren de rubor repentino;
Te lo he dicho con el agua,
vida luminosa que vela un fondo de sombra;
te lo he dicho con el miedo,
te lo he dicho con la alegría,
con el hastío, con las terribles palabras.
Pero así no me basta:
más allá de la vida,
quiero decírtelo con la muerte;
más allá del amor,
quiero decírtelo con el olvido.


95. La llegada de la primavera tras un largo invierno, y ver las primeras margaritas entre la hierba.




96. Los abrazos bien apretados.




97. Las bibliotecas.




98. La princesa prometida. La peli, no el libro.




99. Mi trabajo, que es el mejor trabajo del mundo, porque ningún día es igual que el anterior, y puede cansarte hasta la extenuación, pero nunca te aburre.


100. Quizá vosotros, los que me habéis aguantado toda esta lista, y los que pasáis por aquí a menudo. Una razón más para seguir adelante.

Comentarios

  1. Como siempre,coincido en muchas.
    Gracias por ese final...
    ; )

    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Tú habrías hablado mucho más de cine y de música.

      besos.

      Eliminar
  2. Muchas las puedo compartir!!! Te sugiero la canción de Danza Invisible https://www.youtube.com/watch?v=pG5ENS0PjT4, ellos pusieron sólo 10...Besos

    ResponderEliminar
  3. Justo anoche estaba yo pensando que a lo mejor hago este post, que me ha encantado la idea.
    Un beso!!!
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SEguro que con el arte que tienes te queda genial. Deseando verlo.

      Besos.

      Eliminar
  4. Ay, a ver si esto me sirve un poco de alivio, que vaya últimas 24 horas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, mujer. Tranquilidad. Yo estoy parecida. Las cosas superestresadas.

      bEsos.

      Eliminar
  5. Rebosas felicidad y entusiasmo!
    Comparto buena parte de tus gustos.
    :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues de verdad que me siento poco entusiasmada...

      Besos.

      Eliminar
  6. Cernuda. Los líos de piernas y brazos. Las bibliotecas. Y tú <3

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Muchas gracias. Tengo lectores que son maravillosos.

      bEsos.

      Eliminar
  8. Llorando como si no hubiera un mañana. Cernuda...

    Lía desde el trabajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cernuda es mucho.

      No trabajes tanto...

      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…