Ir al contenido principal

Cuesta arriba

El curso ya se me está haciendo un poco cuesta arriba. Por diversas razones:



Voy fatal con el programa, y normalmente eso es algo que no me preocupa, porque no creo que las programaciones estén para cumplirlas ni mucho menos, pero es que acabo de empezar lo programado para el tercer trimestre, sí, ahora.



Tengo que preparar todo el viaje de septiembre de mis chavales, porque nos dieron las Rutas literarias y son nada más volver del verano, así que hay que dejarlo todo hecho antes de las vacaciones, y me está dando una pereza infinita.



Tengo que entregar antes de que termine este mes una memoria de una actividad pero aún no la he rematado, así que no puedo hacer la memoria antes de acabar con la actividad.



Tengo que ir con mis chicos a una especie de concurso en el que nos hemos embarcado, y no tengo horas en el día para prepararles. Cuando encuentro un hueco en mi horario, ellos tienen un examen, o no pueden, o el profesor no les deja... así que no voy a conseguir reunirme con ellos ni la cuarta parte de lo que quisiera para ir un poco preparados.



Soy tutora de cuarto, y es el último año de la ESO, así que tengo que orientar a mis alumnos sobre las opciones para el curso que viene, y también hacer un papeleo infame de final de curso que ya me ha ido llegando, para que lo vaya rellenando.



Mis alumnos a estas alturas de curso se ponen muy pesados, porque están cansados, empiezan a hacer barbaridades como suspender lo que nunca suspenderían, faltar a las pruebas, no entregar trabajos... y otros lo dan todo por perdido, porque han suspendido alguna evaluación y, aunque quieras aprobarlos, finalmente no puedes.



Estoy sin ganas, quizá eso sea lo principal. Quiero que termine el curso ya. Quiero vacaciones, y no madrugar, y no trabajar durante una temporada. De verdad que me queda más o menos un mes con alumnos y no veo la hora de acabar...


Todas las imágenes de esta entrada pertenecen a la artista Amanda Cass, cuya página os enlazo aquí.

Comentarios

  1. Yo me agoto solo de leerte pero ánimo ya casi está y la primavera es lo que tiene.
    ¿Y un complejo vitamínico?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que ya casi está. En poco menos de un mes estamos ya terminando.

      Besos.

      Eliminar
  2. A ver, tranquilidad. Las cosas se hacen de una en una, y sobre todo, haciéndolas. Que como yo les digo a mis hijos (si es que me han oído alguna vez), mirando, pensando y agobiándose, no se adelanta nada. Se pone uno y ya está.
    Por otra parte, me hace gracia lo de tu tutoría de 4º. Gracia, porque no sé si te comenté que a mi hija en el cole, lo que hacen es mandarnos el "papelito" para rellenar qué bachillerato eligen para el año que viene (y desde luego no me creo que eso sea lo que hagas tú). Así, de golpe. Que si, que la psicóloga del cole les ha dado una charla y tal, pero digo yo que los padres también tendremos algo que ver. Porque, por poner ejemplos, en 1º ESO les dicen que elijan francés en vez de tecnología "porque si"; y en el paso de 3º a 4º, la mía pretendía coger ciencias (se le dan mal a la pobre) sólo porque las amigas lo iban a hacer. Vaya, que menos mal que he estado yo detrás, que si no...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo entiendo. Yo hago tutorías individualizadas, y en casi todas partes que yo conozca al menos tienen charlas ellos y los padres con el orientador del centro. Y lo de que cojan francés en vez de tecnología es una cuestión del instituto, probablemente de horarios de profesores, temen que no salga francés y tienen profesor, mientras que la tecnología les importa menos. Se hace en todas partes y es totalmente injusto. No tienen por qué dejarse convencer de esas cosas. Al menos los padres no debemos.

      Besos.

      Eliminar
  3. ¡¡Pues ya somos dos!! Sé que apenas es un mes más con niños en clase pero no veo el día de terminar...ha sido un curso muy intenso y en la recta final mucho más en lo personal y no precisamente para bien, así que te entiendo 100%, estoy ya un poco desganada y siento que se me acaba la energía. Y la verdad que los chavales están igual...y les comprendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos todos agotados. Y que haya quien quiera clases en julio...

      Besos.

      Eliminar
  4. Pues yo al revés. Yo me siento como si estuviese caminando por una cuesta abajo muy empinada. De esto que quieres ir a tu ritmo, pero la gravedad te arrastra y acabas teniendo que correr. No sé si me explico, jaja.

    ¡Besos, profe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero lo tuyo es porque no te dan las horas para lo que quieres estudiar ahora. Lo mío es puro cansancio. Ha sido un curso muy productivo, hemos hecho muchas cosas, pero ya no puedo más. Me sobraba este trimestre completo.

      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…