Ir al contenido principal

MuseumWeek

Esta semana es la Semana de los museos.



No sé muy bien qué significa eso, pero he leído esta entrada de Molinos y me ha hecho pensar en mi relación con los museos, y me apetecía hablar hoy de eso.

Cuando era pequeña, mis padres no me llevaron  casi nunca a museos. Salvo alguna visita a una ciudad en la que, de forma improvisada, pasabas por delante de algún pequeño museo y se les ocurría entrar. Supongo que era así en la mayoría de las familias, o solo en la mía, no lo sé.

Mis primeros museos fueron con el colegio, en visitas guiadas. Me parece muy importante que cuando un niño o adolescente se acerca por primera vez a un museo alguien le explique qué va a ver y por qué eso es importante.

Durante años de visitante de museos he visto los mejores y los peores guías que puede haber. Y a veces un mal guía hace que te quieras marchar de allí, y que te parezca todo espantoso y poco interesante para ti ni para nadie de la humanidad entera.



Vi el Museo del Prado por primera vez en una excursión del cole que incluía Museo del Prado y Congreso de los diputados. A todos nos gustó más el Congreso. El Museo recuerdo que me pareció atestado, tan lleno que no se podía centrar la atención en nada. Hoy en día cada vez que voy al Prado me aborda la misma sensación, quizá un recuerdo de lo que sentí de pequeña.



Tuve que esperar muchos años para visitar otro gran museo: El British. Es, creo , el museo que más he disfrutado. Fui con mi chico cuando aún había algún puente decente en el primer trimestre del curso. Disfrutamos de toda la ciudad pero recuerdo especialmente ese museo.



Y, por otro lado, la Tate Gallery: el museo más divertido que haya visto. Pensé que tenía que volver con niños y algún día lo haré.


El Louvre lo visitamos por primera vez durante casi un día completo, también en pareja, hasta que la cabeza estaba a punto de estallarnos de tanto querer aprovechar el día. La segunda vez fue con más calma y quizá con menos emoción, pero lo disfruté más.



El Museo de París que más me gustó y más disfruté fue el D'Orsay. Un museo pequeño, con una ubicación preciosa, y lleno de maravillas.



Ah, y no puedo olvidarme del Museo Rodin, con ese edificio decadente, unos jardines de ensueño y esas piezas maravillosas en cada rincón.

Años más tarde, visité la isla de los museos en Berlín. Fue en un día espantoso, en el que todo nos fue fatal.



De uno de ellos, recuerdo la cafetería, porque me pasé allí la mañana con una de mis alumnas, los baños, porque de la cafetería a los baños fue nuestro recorrido. Y recuerdo haber pedido a mis compañeros un pequeño relevo para ver el busto de Nefertiti, que fue el único recuerdo aparte de los anteriores de que dispongo.



El Museo de Pérgamo, sin embargo, me pareció absolutamente impresionante. Un lugar que alberga casi ciudades, y que es de lo más bonito que yo haya visto. Solo sé que decidí pasar de mis alumnos, que tenían un día horrible, y hacer como si no los conocía. Me perdí entre aquellas maravillosas ciudades y me dieron ganas de no salir de allí en muchas horas.



El Thyssen es el museo madrileño que más me gusta. Me encanta su ubicación y su contenido.

Pero mi chico siempre insiste en visitar el Reina Sofía, porque es sin duda su favorito.

Hace ya unos años llevamos a los niños al Prado, un rato, visita relámpago a algunas pinturas muy conocidas, y les gustó sin cansarles. Tenemos pendiente el Thyssen para el otoño.

¿Cuál es vuestro museo favorito?

Comentarios

  1. El Museo Pablo Serrano no suele gustar a los zaragozanos, y sin embargo a mí me encanta... como me encantó el Tate Modern...

    ResponderEliminar
  2. El MoMA de Nueva York. Siento irme tan lejos. Pero es, con mucho, el que más me ha gustado. Antes de conocerlo me quedaba con los de Madrid. Pero hay tantas cosas que ver en el mundo!! Qué ganas de un viajecito!!

    ResponderEliminar
  3. Orsay, el museo Rodin, el Whitney, la National Gallery...difícil elegir, y como te dije la sede de la Secesión en Viena que no es un museo al uso pero me gustó muchísimo

    ResponderEliminar
  4. Pues yo tengo unos sentimientos parecidos a los tuyos con los museos que nos expones...también todo conocidos principalmente de adulta porque con mis padres íbamos a la playa y ya...con el cole y el instituto también hemos ido a algunos pero pocos...

    El Museo del Prado, el Louvre o el British los he visto en visitas cortas porque si no me saturan muchísimo...en todos he ido con la lista de lo que quería ver para ir a tiro hecho y ya con eso se nos iba media día...
    En el Tyssen he estado sólo en una exposición temporal de impresionistas y el Reina Sofía lo tengo pendiente aún después de 11 años en Madrid :( lo sé, no tengo perdón :(
    El Pérgamo es maravilloso...las 2 veces que lo he visto me ha parecido espectacular y no me canso de estar allí...el busto de Nefertiti lo mejor sin duda del museo en el que está...y es verdad que el Rodin es muy tiernito jejeje

    Pero a parte de las pinacotecas, a mí me gusta visitar los de ciencia y tecnología...sobre todo porque suelen ser super interactivos y eso es muy divertido :)
    Recuerdo que vinimos a Madrid a uno en el instituto y me lo pasé super bien, pero no recuerdo cual es!!! Creo que era ese, Ciencia y Tecnología pero no estoy segura :S

    Los de arte moderno son los que menos me gustan la verdad :S

    ResponderEliminar
  5. Yo adoro las pinacotecas, siempre disfruto de ellas, pero creo que no es necesario verlo todo, hay que disfrutar no saturarse

    ResponderEliminar
  6. No recuerdo haber ido a museos de pequeña con mi familia, pero sí con el colegio (a uno que era un rollo :P). También me llamó mucho la atención el D'Orsay, aunque no más que el Louvre. Pero los que más me han gustado son algunos anglosajones menos conocidos, como el de Birmingham y el Duvlinia de Dublín porque son muy divertidos, enfocados a experimentar y no sólo a ver.
    El Prado y el Pompidour, el de Bellas Artes de Sevilla... no sé, es difícil elegir.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo tampoco visité museos de pequeña. Vaya, es que no recuerdo ninguno; visitas culturales si, pero a museos no. De adulta si que me ha gustado, pero maridín no comparte mucho la afición, en el MOMA lo tuve un buen rato pidiendo que nos fuéramos :((
    Con los niños tampoco acierto. En enero íbamos a ir al Prado, y por un fallo tonto no pudimos entrar. A ver ahora cuando tengo otra ocasión...

    ResponderEliminar
  8. De pequeña fui a unos pocos museos, pero es que aquí, tampoco hay mucho. Ya de mayor me he desquitado. Mi favorito, sin duda, el Orsay, aunque la verdad es que disfruté mucho en el Thyssen, en el Rodin, en la National Gallery y por supuesto en el British.

    ResponderEliminar
  9. Yo hice lo mismo en el Louvre. Todo un día enterito. Pero, como tú, me quedo con D'Orsay: impresionistas, origen del mundo, muebles art decó,. A mi el Pardo me encanta, de a trocitos, que seguido es como darte un atracón. El Thyssen esta genial. En Londres el de Historia Natural, la Tate y el British. También me ha gustado mucho últimamente el Arqueológico y el de la Evolución Humana de Burgos.

    ResponderEliminar
  10. del thyssen no te digo nada, y te lo digo todo ;)

    ResponderEliminar
  11. No tengo museo favorito, y me has puesto los dientes largos. He viajado muy poco y he visto muy pocos museos. El de Bellas Artes de Valencia se me ocurrió visitarlo con Jack... y perdimos la noción del tiempo. Y eso que es un museo normalito.

    Y cuando estuve en Dublín me separé un día de la comitiva de amigas para ver el museo arqueológico. Pero tengo que ir a Madrid a ver museos. Eso por empezar por aquí cerca... xD

    ResponderEliminar
  12. Soy amante total del arte, me va en la profesión, y al Prado le tengo un cariño especial de siempre, y desde la ampliacion de pintores del XIX, más aun. Al Louvre conseguí ir con muchísima emoción hace unos años y lo gocé absolutamente, creo que es una maravilla maravillosa. Pero la filosofia british de los museos gratis para todos me tiene enamorada. El British me chifla, y el museo de la guerra de Londres nos tuvo allí un dia entero, y yo no daba un duro por él! Es muy bueno.
    Ya ves, los museos son imprescindibles en mis viajes, y me quedan muchisimos por ver!

    ResponderEliminar
  13. El de Sorolla de Madrid...tamaño justo para aprovecharlo.

    ResponderEliminar
  14. me flipan los museos de todo tipo, pero más allá de lo que está expuesto, me gusta ver cómo lo explican... en una vida alternativa soy museóloga! algún día...

    ResponderEliminar
  15. Pues no he visitado demasiados museos, entre otras cosas porque no he viajado mucho. El British es una pasada y me quedó pendiente el D'Orsay.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…