Ir al contenido principal

Mi viola preferido

Hace mucho que no os cuento nada de mi músico favorito y de cómo vamos con sus músicas.



Lo cierto es que este año nos hemos metido en un lío bastante considerable, porque se ha empeñado en presentarse a los exámenes de acceso al conservatorio.

Sé que algunos me lo preguntaréis, y no, el niño no iba hasta ahora al conservatorio; iba a la escuela municipal de música de mi ciudad. Y estamos contentos con el trato, con su profesor de viola, que es un sol, y con absolutamente todo.




Pero él dice que quiere entrar al conservatorio y no he podido frenarle.

Así que ahora mismo, además de las horas de lenguaje musical e instrumento (dos de lenguaje a la semana y dos y media de instrumento, entre individual y colectiva) vamos a clase de lenguaje para prepararse para el examen.



Y hemos tenido que encargar un instrumento nuevo, que llegará la próxima semana, creo.

Por lo que las horas de trabajo se han multiplicado notablemente, y cada vez tiene más deberes y más estudio en casa.



Pero el viernes tuvo una actuación, y es en esos momentos en los que se ve la satisfacción por el trabajo realizado, esa carita que se le pone de orgullo y de vergüenza a la vez.

Comentarios

  1. : )
    Adelante con la música,si la disfruta todo esfuerzo vale la pena!
    Un beso al artista.
    Y otro a su madre!

    ResponderEliminar
  2. Qué orgullo, qué orgullo! A ver cómo me sale a mi Mateo, sólo espero que al menos tenga la mitad de inquietud que tu retoño! un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué maravilla! La música es muy sacrificada, pero tu niño es especial y si para él es su mundo, el sacrificio valdrá la pena.

    ResponderEliminar
  4. Hola. seguro que su paso por el conservatorio será muy instructivo aunque ya me imagino que la dedicación musical le saca tiempo para los deberes y estudios... De todas formas es todo un orgullo en momento como el festival en donde toda la familia podeis disfrutar y apreciar su arte. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  5. Que bonito que tenga las cosas tan claras...podría haber seguido por el camino fácil de la escuela de música, pero él a lo grande!! jejeje debe ser una satisfacción para vosotros, aunque imagino que también muchíiiiiiiiisimo trabajo extra, peeeeeero seguro que verlo tan feliz lo suple con creces...besooooos Ro!!

    ResponderEliminar
  6. Tienes las ideas claras, chica. Eso es genial.
    Marialu

    ResponderEliminar
  7. Tan joven y con las ideas tan claras, tienes una verdadera promesa en casa seguro!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. nunca hay horas suficientes si estás haciendo algo que te gusta! ^^

    ResponderEliminar
  9. El esfuerzo que se hace con un objetivo es la mejor motivación.

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que si le hace feliz merecerá la pena el esfuerzo.

    ResponderEliminar
  11. Ojalá al mío le siga interesando tanto la música como a tu peque en unos años!!! porque no hay nada más baboso que yo en un festival de música suyo.... bueno si, el padre de la criatura!!!
    Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  12. MADREMÍAAAA... ¿Al Conservatorio ya? Tienes que estar muy orgullosa de tu pequeño artista. Le deseo mucha suerte y le envío muchos ánimos. :) (Y también para la mami, que también llevará su parte de agobio, esfuerzo y demás ^^)

    ¡BEsotes!

    ResponderEliminar
  13. Pero qué lindo. ¡Y qué trabajador! Mira, es una alegría de verdad. Ver que motu propio quiere hacer ese esfuerzo, es para comérselo. ¡Y ya verás como le admiten!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo ya estoy nerviosa, o sea que no sé cuando llegue el momento...

      Besos.

      Eliminar
  14. Qué bueno. Es genial que esté tan motivado con la música. Creo que la música acabará siendo su profesión, de una manera o de otra.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces yo también lo creo, aunque a veces se agobia y dice que para qué habrá el querido tocar un instrumento...

      Besos.

      Eliminar
  15. Espero que no se queme con el conservatorio. Nunca he entrado en uno y puede que peque de absurda pues tomar ejemplos ajenos siempre es malo, pero tengo varios amigos y compañeros que han entrado(una de ellas acabó el profesional de violín el año pasado, incluso) y dicen que la música se convierte en un trabajo no remunerado. La pasión sigue, pero el trabajo se multiplica por mucho. Es algo muy duro, pero que según dicen, vale la pena si realmente quieres dedicarte o te apasiona muy mucho la música.

    Espero que sea capaz de no quemarse, pues es duro, y que siga amando la música como debe hacerse, despacito y desde muy dentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me lo ha dicho más gente. Ya le he dicho que esto tiene marcha atrás. Si se agobia, volvemos a la escuela de música, a pesar de todo, aunque apruebe, no va a dejar a su profesor actual...

      Besos.

      Eliminar
  16. Que no le falte nunca esa ilusión,ese entusiasmo!!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  17. Que no le falte nunca esa ilusión,ese entusiasmo!!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  18. Enhorabuena al peque y a la madre también :)

    Arriba la ilusión y que se siga divirtiendo, que con algo que amas el trabajo es menos :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…