Ir al contenido principal

Trabajar la memoria

Durante las vacaciones de Navidad, los únicos deberes de mis alumnos consistían en buscar un romance castellano tradicional.

Como no me gusta eso de mandarles tarea, no se lo pedí el primer día, sino a lo largo de esta semana.



Y ahora tienen que aprendérselo y recitarlo ante sus compañeros.

Me encanta esta actividad, aunque sé que a ellos no demasiado, porque en los últimos tiempos se está descuidando mucho en las escuelas e institutos el trabajo de la memoria.

No me parecería una buena idea que mis alumnos se aprendieran listas interminables de cosas que van a olvidar al día siguiente, pero sí me gusta que se aprendan un poema al trimestre. Y el trimestre pasado no tuvimos tiempo, o se me pasó. Así que es el primer ejercicio de este año.



El lunes todos mis alumnos me van a recitar poemas como estos:



Y un par de alumnas me propusieron cantar este:



Les dije que sí encantada, por supuesto.

Comentarios

  1. Sólo te diré que ¡¡¡quiero estar el día de las exposiciones en tu clase!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Que esto no son exposiciones, todavía...

      Besos.

      Eliminar
  2. Ay, parte de "El conde Olivos" me lo sabía yo! Pero se ve que nel trabajé bien la memoria que sólo me acordaba de lo primero jajaja

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo que mi profesor de literatura castellana nos propuso el mismo ejercicio, fue un palo memorizarlo, la verdad, pero aun me acuerdo de algunos versos y cada vez que lo leo me entra una nostalgia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también recuerdo poemas de cuando iba al cole.

      Besos.

      Eliminar
  4. Bien por ti y por esas cantantes lanzadas!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las cantantes a ver cómo sale, porque van a tener un diez, eso seguro.

      Besos.

      Eliminar
  5. Yo hacía esto, como alumna. Creo que además de recordar bastantes romances y poemas, o partes de romances y poemas, conseguí ganar seguridad y confianza en eso de hablar en público. En mi caso no era obligatorio recirtarlo, lo hacíamos algunos, casi siempre las mismas alumnas, ya sabes, porque queríamos. Teníamos que recitar con cierta gracia, no decirlo por decir, y sí daba vergüenza, pero era guay ver la satisfacción en la cara del profe.

    ResponderEliminar
  6. La versión cantada seguro que es muy bonita!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya os contaré. Voy a tener un lunes de lo más entretenido con tres de mis grupos.

      Besos.

      Eliminar
  7. Ay, ¡qué guay! Me encanta, qué idea más buena, Ro! Y ellos se van a divertir mucho aunque al principio les de vergüenza.

    ResponderEliminar
  8. Busca el de "a Veinte leguas de Pinto y a treinta de Marmolejo". Léelo como aquella obra de Estudio 1 de "La venganza de Don Mendo"... https://www.youtube.com/watch?v=z5oAilA8nRs

    ResponderEliminar
  9. A mi hijo (1º ESO) también le han mandado varios este año, como parte de la nota de oratoria. Me parece muy bien, no solo por la memoria, sino por la entonación y dicción. A veces, y solo a veces, ¡Dichosos ordenadores!

    ResponderEliminar
  10. Que por mayo era, por mayo... he empezado a leerlo y me ha salido de carrerilla! Y debe hacer más de 25 años que no lo escucho... pero yo también me lo aprendí en el cole...
    ¡Bravo, Ro! me encantan tus clases...

    ResponderEliminar
  11. Es bueno para ejercitar la memoria, la memorizacion esta muy desprestigiado pero es la gimnasia del cerebro, cuando tengan muchos años te lo agradeceran.Debe haber ejercicios para memorizar se condeno mucho pero el cerebro de lo agaradecera

    ResponderEliminar
  12. Madrugaaaaba el conde Olinos, mañaniiiiita de San Juaaaaaaaaaaaan... Ese me lo sé de memoria, enteretico xD. Y el Romance del prisionero, también. Y otro que me aprendí "Si tu madre quiere un rey, la baraja tiene cuatro" Jajaja.

    Cuando yo estudiaba sí que se hacía eso de recitar poemas de memoria. Y a mí si me gustaba mucho. ^^

    ResponderEliminar
  13. La memoria está muy mal vista hoy en día en la educación, pero yo creo que es muy necesaria. A ver, que hay que entender las cosas, eso está claro, y hay cosas que no hay que memorizarlas, pero otras, o se aprenden de memoria, o no se aprenden.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. qué divertido, no conocía ninguno!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…