Ir al contenido principal

Reto Unfancy. Punto

Bueno, bueno, bueno. No me he olvidado del reto que ocupa mi otoño-invierno de este año.

Por si tenéis alguna duda, no me he comprado ni una prenda de ropa en toda la temporada, ni zapatos, ni nada. Solo una excepción, bastante justificada: unas zapatillas para salir a andar, rebajadísimas, porque las mías están a punto de fallecer.

Y sigo con mis armarios a vueltas, poco a poco, demasiado despacio,  pero tiene que ser así, porque a mí los días últimamente me los hacen de muy pocas horas, los deberes me traen de cabeza, y las extraescolares, y algunas cosas del trabajo... Todas las tardes tengo algo que hacer, así que algunos fines de semana puedo dedicar un rato a organizar la casa.

Le tocó el turno, por fin, al punto. Son prendas que uso mucho porque soy friolera, en los centros educativos no hace nunca excesivo calor y además me gustan. Así que tengo muchas. Bueno, debo decir que tenía muchas. Ahora me he quedado con unas poquitas.

Siguiendo las indicaciones del método KonMari, he puesto todas mis prendas de punto sobre la cama, y después he ido cogiéndolas de una en una, para ver cuáles de ellas me hacen feliz. Parece una chorrada y lo es, pero también creo que es una buena forma de descartar un montón de prendas.

No os enseño el montón con todas las prendas, solo las que finalmente se quedan, que son estas.



Al final, he retirado 17 prendas entre chaquetas, jerséis y sudaderas. Y me he quedado con la asombrosa cifra de: 24 jerséis en mi armario (en la foto hay 21, pero es que tenía tres en la lavadora o secando). Más o menos ocupan la mitad de lo que ocupaban antes. Y lo más alucinante es que no he salido a comprarme otros tres para llenar el espacio que ocupaban los que se han ido, sino que estoy contenta con lo que me he quedado, porque es más o menos lo que me pongo habitualmente. Lo que quiero decir es que he retirado cosas que apenas me pongo, que ya no me gustan, que ya no me valen... pero que siempre guardaba por si acaso, para ponerme en casa...

Sí, sé lo que me vais a decir algunas, que 24 prendas de punto son muchísimas.  Y lo son. Así no hay forma de llegar al zen, a mi objetivo Unfancy. Pero os diré que, siguiendo este método, he reducido mucho el número de prendas de este tipo en mi armario, de invierno y verano, y eso ya me parece un logro en mi desorden natural.

Otro día os cuento más, porque también he organizado las prendas que se cuelgan. Y ahí lo que he retirado me ha parecido alucinante.Todavía me tiemblan las piernas cuando abro el armario...

Comentarios

  1. ¡Bravo, Ro!
    Yo aún tengo que ponerme a ello... no encuentro el momento...:(

    Buen fin de semana. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué poco tiempo libre tiene uno al final de la semana...

      Besos.

      Eliminar
  2. Uff! No creo que sea capaz yo de hacer tal reto... aunque creo que tampoco acumulo excesiva ropa... creo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo muchísima, y, sobre todo, mucha ropa que no me pongo nunca...

      Besos.

      Eliminar
  3. Bien hecho!! Yo también lo estoy intentando...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ánimo. Se queda uno muy a gusto con los armarios ordenados.

      Besos.

      Eliminar
  4. Fenomenal Ro!! Plas plas plas
    Vas super bien!! Después de esto cada limpia que hagas te costará menos!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me parece. Ahora me toca tirar toda la ropa interior que no me pongo, que es la mayoría...

      Besos.

      Eliminar
  5. Felicidades!!!!! Que bien!!! Pero oye, el número no creo que sea ni mucho ni poco, habrá a quien le parezca una barbaridad y quien tenga el doble, lo importante es que has retirado un montón, como dice Ursulinska, cada vez te costará menos
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el número depende de cada uno, de lo que use, de lo que guarde, del espacio de que disponga. Pero cuando empecé con esto del armario-cápsulas propuse aquello de quedarse la temporada con 37 prendas, me sorprendió que a mucha gente 37 prendas, contando zapatos, abrigos y todo, le parecieran bastantes. Me doy cuenta de que para esto de la ropa cada uno es un mundo.

      Besos.

      Eliminar
  6. jajaja... que gracia me ha hecho lo de
    "Todavía me tiemblan las piernas cuando abro el armario..."
    Es la sensación que me quedó a mí al principio cuando empecé con este "vaciado del armario", que el armario se quedó algo desnudo, por decir algo. Y me pareció que me había pasado. A día de hoy (ya hace unas tres semanas o más) no hecho nada de menos de lo que tiré, y me pongo todo lo que tengo colgado y guardado (incluso hay cosas que no... posiblemente caigan en otra vuelta)

    Y atención: el finde me puse con la ropa de verano.... (en breve tengo vacaciones en clima cálido, no es que me haya vuelto tan friki jajajja).. y noté que había descartado muchas cosas cuando hice el cambio de armario, aún así hubo cosillas que descarté con el método de coger una a una, que parece una tontería pero había prendas que me provocaban como rechazo...

    Lo del número de prendas yo no lo sigo, cada una tiene una vida diferente, laboral por ejemplo, hay ropa que NO te pones en el trabajo y otra que solo te pones allí.. así que yo centrarme en solo 37 (o el número que sea ) prendas solo no lo llevo muy bien, jejejeje.

    Un besín Ro
    (tu seguidora que más se enrolla.. jajajajaja)

    ResponderEliminar
  7. Que bueno! Es que uno se siente mas ligero haciendo esas limpiezas!
    Yo acabo de aplicar un poco lo que sugiere Marie Kondo. Hoy justamente hice post en donde muestro el “antes” y “después” de mis placares… gran diferencia!!
    Ahora a seguir con libros y otros ítems.. pero realmente cambia la energía!
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Bravo! Sigue así ;)
    A mí también me cuesta mucho desprenderme de los "por si acaso" o "para poner en casa" porque la verdad es que como cuido tanto la ropa, me dura mucho y termino por no ponérmela de antigüita que se ve pero como está bien, tampoco quiero desprenderme de ella...
    Aun no he sacado los jerséis pero desde luego no tengo tantos como tú :P

    ResponderEliminar
  9. tampoco es plan quedarse con lo puesto, así que nadie debe decir cuánto es mucho o poco, solo tú y veo que lo estás haciendo muy bien!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…