Ir al contenido principal

Pantalones de campana

Esta temporada parece el regreso de los pantalones de campana a nuestras vidas.


https://es.pinterest.com/pin/102034747784492590/

A mí siempre me han gustado. Es más, tengo guardados un par de ellos de la última vez que se llevaron. Lo que no he probado aún es si me valdrán.

https://es.pinterest.com/pin/363384263661834420/

Me gustan así, no demasiado anchos, aunque los que son extra-anchos también me llaman la atención.

https://es.pinterest.com/pin/501588477225841117/

https://es.pinterest.com/pin/522276888012661290/

https://es.pinterest.com/pin/428193877045776356/

https://es.pinterest.com/pin/402579654167620117/

A vosotras, ¿os gustan?

Comentarios

  1. Creo q por esta vez voy a pasar, me he acostumbrado a los pegaditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me he acostumbrado, pero me gustan mucho y volveré a ellos.

      Besos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Bueno, pues nada, para eso están estas cosas, para coger de ello lo que te guste.

      Besos.

      Eliminar
  3. yo soy fan de los acampanados, a las culonas nos queda guay ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo también soy del club de las culonas.

      Besos.

      Eliminar
  4. Hola. rescaté unos que tenía y me los puse... no me veía... Al final los descarto definitivamente... Eso sí, me encanta verlos a las modelos porque al ser tan altas les quedan ideales... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No los tires muy lejos, que vienen fuerte. Ahora no nos vemos, pero en cuanto empecemos a verlos por la calle, ya verás.

      Besos.

      Eliminar
  5. A mi me encantan, de hecho, cnd empezaron a llevarse los pitillo dejé de usar vaqueros y sólo uso faldas o vestidos. Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me costó lo de los pitillos, y guardé el que más me gustaba de campana, que ha sobrevivido a numerosos cambios de armario hasta hoy. NO me lo he puesto aún, pero lo haré en breve, si me vale.

      Besos.

      Eliminar
  6. A mí también me gustan, lo que me fastidia es que cuando se llevaron estaba tan acostumbrada a ellos que cuando dejaron de llevarse me costó horrores verme bien con los apitillados y ahora que ya lo he asimilado vuelven a amenzar con inundar los armarios los de campana, pero no tengo claro si ahora me vería bien con ellos, así que por el momento no me apunto a la tendencia, y conste que yo también tengo un par guardados pero ya te digo yo que no me vienen, jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. POR FIN!

    yo que tengo forma de gota invertida he sobrevivido estos años con pitillos y botas ugg encima para compensar la anchura caderil xD ahora con los acampanados puedo usar otros zapatos... bieeeen xD

    ahora, esos cortos que pusiste el otro día PFFF

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No no no no, los pantalones de campana, largos, muy largos.

      Besos.

      Eliminar
  8. con un poco de tacón son superfavorecedores. He intentado probarme los que tenía de hace años....al ver mi nuevo perimetro han huido....cobardes....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me parece que sientan muy bien.

      Besos.

      Eliminar
  9. ¡Me chiflan los pantalones de campana! Estoy feliz de que estén tan de moda ahora, aunque, si te soy sincera, yo los he llevado siempre, aunque no estuviesen de moda. El estilo años 70 siempre me gustó mucho y lo utilizo año tras año. Además, tengo la suerte de tener las piernas largas y delgadas, y es un tipo de pantalón que me favorece. Lo malo es que hace años tuve que deshacerme de mis favoritos porque ya no me servían y no he conseguido encontrar unos sustitutos. Pero ésta es la única compra que me voy a permitir este invierno en cuanto a ropa. Un par de pantalones acampanados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo largas las tengo, delgadas no, pero creo que favorecen bastante.

      Besos.

      Eliminar
  10. Bueno, los venden todo el año ¿no? A mí me chiflan, la verdad, y tengo alguno.

    bsos!

    ResponderEliminar
  11. A mí siempre me han gustado, también. Lo que pasa es que no sé si me favorecen o no, pero vaya XDDDD

    A ver si con suerte puedo encontrar algunos que me gusten ahora que vuelven a estar de moda XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé a quién favorecen más, pero si encuentras alguno que te ajuste por arriba y luego la campana sea ligera, favorecen a todo el mundo.

      Besos.

      Eliminar
  12. Pues a mí deberían gustarme, porque entre otras cosas mis pantorrillas son gorditas, así que los pitillo pues como que no... Pero no me gustan! Además tengo trauma con ellos y mi hija. Cuando era pequeña, desde que nació hasta los 10 años, era una niña súper delgada, de hecho daba gracias porque fuera niña y no tuviera que llevar pantalones, porque encontrar algo que le quedara bien era una odisea. Y para ayudarme con el tema, empiezan a llevarse las campanas, que si ya le sobraban los normales, éstos ni os cuento, para llorar. Y justo cuando da el cambio, y las piernas se le ponen más rellenitas, ¡Tachán! Pitillos por todos sitios, para que se me traumatice (literalmente, un año en el Corte Inglés NO había ningunos vaqueros que le quedaran bien; y solo eran piernas gorditas, nada más).
    Pr cierto, que luego llegó el niño para enseñarme cómo sobrellevar el que un súper delgado saliera a la calle con unos pantalones sin parecer un mamarracho. Otro día te cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, cuando tu hija te los pida, ya verás...

      Besos.

      Eliminar
  13. No, paso. Los anchos tipo pata elefante puede, pero los de campana no, no me favorecen nada.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…