Ir al contenido principal

Aquel verano

El otro día leí este estupendo libro.


Título: Aquel verano.
Autoras: Jillian Tamaki y Mariko Tamaki.
Editorial: La cúpula.

 Si os interesa, podéis echar un vistazo aquí.

Me lo habían traído los Reyes pero lo estaba dejando para cuando estuviera con ganas y con humor.

Sabía que me iba a encontrar con una historia llena de silencios, que calla más de lo que dice.

Lo que no sabía era que la historia estaba llena de sonidos. Sonidos de todo tipo. Los sonidos del verano.


Tampoco sabía que no iba a poder despegarme del libro hasta que lo terminara.

Una magnífica edición con preciosas ilustraciones para una historia como la que todos hemos podido vivir, la del comienzo de la adolescencia de una niña en sus vacaciones de verano.



Que nadie espere grandes emociones, porque la historia es bastante contenida.


Sin embargo, suceden muchas cosas cotidianas que vamos conociendo poco a poco, tanto en la familia de la protagonista como en su entorno más inmediato. Y, atando cabos, se produce ese momento de maduración, de entender la vida de otra manera, que se da en la adolescencia.

Os lo recomiendo porque me ha gustado mucho. Y creo que me gustará más cuando haga una segunda lectura, más reposada.

Comentarios

  1. Esa protada me ha llamado la atención desde el principio, es posible que acabe en mis manos ^^

    ResponderEliminar
  2. Lo encuentro de lo más apetecible, voy a curiosear a ver si me lo compro!

    ResponderEliminar
  3. Interesante, interesante. A veces una gran historia no necesita ser un carrusel de emociones. :) Lo miraré ^^

    ResponderEliminar
  4. Me gusta! Me lo llevo anotado.
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…