Ir al contenido principal

Creencias

Sé que el tema de las creencias es algo sobre lo que la mayoría de la gente no habla, ni entra en discusiones. Un tema delicado, pero hoy me apetece hablar de ello.



El cura de la parroquia de mi barrio nos pidió un día, hace años, por una nota entregada al niño, que matriculáramos a nuestros hijos en religión en el colegio. Aquello me dejó un poco estupefacta y fui a hablar con él.

Le dije que estaba en contra de la religión en los colegios e institutos. Le dije que no me parecía el lugar para ello, y que quien quisiera dar una educación católica a sus hijos, no tenía ningún problema en hacerlo en casa y en las parroquias, y no en los colegios.



Creo que vio que tenía una postura bastante clara. Nos entendimos bastante bien a partir de entonces.

En mi familia cada uno vamos a nuestro aire en ese tema. Mi chico es creyente pero no practicante. Yo no soy creyente. Mi hijo mayor sí lo es, nos pidió ir a la iglesia con cinco o seis años, y desde entonces no ha dejado de estar vinculado a ella, va a misa cada domingo sin fallar uno, a primera hora, (porque después tiene tenis) mientras sus padres remolonean por casa. El pequeño no lo tiene claro, pero ha seguido la estela del mayor y la semana que viene hace la Primera Comunión.



Creo que en una familia tiene que haber respeto. Mi hijo cree y yo no me meto con él por eso, ni le intento convencer de nada, y él tampoco lo hace conmigo. Así nos va bien.



Ayer le acompañamos todos a hacer su Confirmación. Toda la familia más cercana estuvo aquí con él. Los creyentes y no creyentes, los que practican y los que no. Todos le felicitamos porque era algo importante para él, algo que hacía conscientemente y sin que nadie le haya obligado, ni pedido, ni siquiera sugerido que hiciera.

Y la semana que viene iremos todos de nuevo de Comunión, aunque creo que lo del pequeño es más inercia que otra cosa. Le acompañaremos y disfrutaremos del día juntos, y de la celebración.

No sé si es lo correcto, si es bueno enseñar nuestras creencias a nuestros hijos y luego dejar que ellos elijan cuando sean mayores o dejarles elegir de pequeños, pero esto último es lo que hemos hecho nosotros.


Comentarios

  1. A mi me parece la postura más correcta. Cero imposiciones. La religión es algo demasiado personal como para que nos obliguen a ella, así es que creo que el respeto es el mejor consejo.
    Ahhh la religión, gran tema. Sí señor. Horas y horas podríamos estar, ¿verdad?
    :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto. Es un tema del que se podría hablar largo y tendido. Pero también es de esos temas en los que la gente se muestra más inflexible.

      Besos.

      Eliminar
  2. Temita para el lunes por la mañana... Me parece una muy buena opción, no sólo enseñas a tomar decisiones, sino a respetarlas con el ejemplo que les das.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un tema complicado, pero hay que decidir sobre estas cosas.

      Besos.

      Eliminar
  3. Es un tema complicado, y sobre todo personal. Cada uno elige su camino y decide el que quiere tomar, el suyo. es mejor no entrar en juzgar o influenciar al resto.
    Respecto a los colegios... bueno, opino igual, hay temas que son para casa y otros para el colegio. Se complementan pero no deben de meterse en la otra parcela
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo de los colegios y la religión soy bastante radical, no me gusta que esté ahí, y sé por mi experiencia que molesta más de lo que puede ayudar. Pero es mi opinión, claro.

      BEsos.

      Eliminar
  4. Me parece una postura estupenda. Enhorabuena :)

    Yo tengo una amiga, que sus padres no son creyentes. Su madre estudió Historia y desde pequeños cuando preguntaron les contó de las diferentes religiones que hay en el mundo y contestó todas las preguntas que tuvieron. Un día en el colegio a su hijo le preguntaron si creía en dios y él contestó "¿en cuál de ellos?". Fue muy curioso :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también les hablo libremente de creencias y culturas. En mi casa el tema de la historia es quizá la conversación más recurrente, porque mi hijo mayor adora la historia y pasa horas viendo y escuchando documentales. Así que hay que informar, y que ellos decidan.

      Besos.

      Eliminar
  5. A mí también me parece lo más acertado, hay aceptación y apoyo, pero no imposición. No hace falta que te lo confirme, claro. xD
    Una de las cosas a las que te comprometes cuando te casas por la Iglesia aquí, es a educar a tus hij@s en la fe cristiana (esto te lo pregunta el cura y tienes que decir que sí, claro, me resultaba muy curioso :P). Y como mi padre y mi madre lo juraron, así lo hicieron. Siempre nos dijeron que esa era su creencia (aunque tampoco somos practicantes) pero no nos impusieron nada. Las tres estamos bautizadas por voluntad propia y cada una eligió hacer la 1ª comunión o no también por decisión propia.
    Seguro que lo pasáis muy bien en la comunión del peque!
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo que cuando te casas por la iglesia aceptes educar a tus hijos en la fe. Es lógico. Pero las circunstancias de las personas cambian. No somos los mismos que hace diez años, y yo llevo casada 17 años, que son bastantes ya.

      Besos.

      Eliminar
  6. Pues,totalmente de acuerdo con la manera de hacer en vuestra casa...
    ...vamos como que me quito el sombrero..
    Besos,Ro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. No creas que no tenemos nuestros momentos de dudas sobre si lo estaremos haciendo bien, y a veces resulta un poco extraño, pero no queríamos enseñar a nuestros hijos la hipocresía que resulta intentar decirles que sean buenos cristianos y católicos sin compartir muchas de las ideas, así que les dejamos libertad, y el peque creo que después de la comunión se planta.

      Besos.

      Eliminar
  7. Me gusta vuestro planteamiento.
    En nuestro caso es diferente porque las circunstancias son distintas. Tanto mi marido como yo somos creyentes no practicantes educados en colegios religiosos. Yo tengo muy buenos recuerdos de mi colegio y valoro muy positivamente la formación religiosa que recibí. Cualquier religión, bien enseñada, transmite valores positivos, éticos y morales. Otra cosa es que el ser humano tergiverse para conseguir sus objetivos. Pero creo que en el origen teórico de las religiones que conozco hay bondad.
    En cuanto a mis hijos: la niña es muy religiosa desde pequeña. La fe, rezar e ir a la iglesia le da paz. Mi hijo no es religioso, aunque tenga detalles (como rezar por mí ;)) pero se le nota que él no cree, simplemente hace lo que le enseñan. Jamás pide ir a misa ni a una iglesia, cosa que la niña sí hace. Yo respeto ambas posturas. Pero sí me gusta que tengan la formación para que puedan decidir.
    Un beso Ro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy diferente porque los dos sois creyentes y les enseñáis a los niños vuestra fe, lo cual es lógico, pero nosotros no queríamos imponernos ninguno de los dos, tuvimos nuestras discusiones y eso, pero el niño se impuso. Dijo que quería ir a catequesis, y no hubo más que hablar, porque era su decisión, sin imposiciones, con seis años.

      BEsos.

      Eliminar
    2. Lo de tu hijo mayor es increíble, qué personalidad tiene. Me gustan mucho siempre las cosas que cuentas de él.
      Un beso

      Eliminar
  8. Creo que la postura que has adoptado está muy bien porque parte de la base de que aquí no se obliga a nadie a nada. Y eso es maravilloso.

    Yo tengo ciertas ideas de qué haré cuando tenga hijos, si ese día llega. Pero bueno, de la teoría a la práctica...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tenía ideas, pero luego pasa que tus hijos son seres que piensan por sí mismos y toman decisiones, o tienen determinado carácter y piden ciertas cosas. Es un tema difícil. Pero creo que de momento no nos está saliendo mal.

      Besos.

      Eliminar
  9. curiosidad pura y dura, ¿les bautizaste? porque yo lo hago con el mio en dos semanas y el padre que no cree en nada no te creas q está muy convencido. Yo no sé si creo o no creo, toda la vida en un colegio religioso me hicieron que acabase un poco harta del tema. Pero creo que debo bautizarle y que después decida él si hacer la comunión o no... un beso
    blanca

    ResponderEliminar
  10. Pues hija, ojalá todo el mundo se lo planteara con esa tolerancia y respeto...Bravo por ti. Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Muy bien, me ha encantado. Mis padres hicieron igual, y, a pesar de que cuando era pequeña tuve que hacer religión en el colegio obligada y rezar por las mañanas un palabrerío que desconocía, no soy creyente, ni quise hacer la comunión ni nada.

    Por suerte, en los colegios empezaron a ser flexibles con el tema y me mandaban, a mí exclusivamente, a otra clase a dibujar, escribir... hasta que apareció la asignatura "ética", en la que ya éramos 2 y, tras años, llegamos a ser 4.

    Ahora que en mi familia todos pensamos prácticamente igual, exponemos los firmes motivos que tenemos de pensar así, pero si alguien fuera creyente... qué le vamos a hacer, es su decisión. De hecho, mi pareja lo es (aunque no practicante) y, bueno, reconozco que a veces debatimos y me creo con toda la razón del mundo jajaja pero respeto completamente su creencia. Es suya, no mía. No debemos imponer nada a nadie.

    ResponderEliminar
  12. No podría estar más de acuerdo contigo en el tema de la religión en colegios, chapeau! Y bajo mi punto de vista no digamos ya en institutos...
    Yo hice la comunión hace unos cuantos años sin saber muy bien qué estaba haciendo ni por qué. La inmensa mayoría de mis compañeros la hacían, y más que como un evento religioso lo veía como un acontecimiento atractivo que me hacía ilusión . Ahora no soy creyente en absoluto, y discrepo con muchas cosas de la Iglesia, así que si tuviera que volver a elegir, tengo claro que no la haría.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…