Ir al contenido principal

Berlín I. El viaje

Viajar al cargo de cincuenta chavales es, aparte de una enorme responsabilidad, un lío que te pasas.

Vía.


Cogimos el avión en Madrid, y no vivimos precisamente al lado, así que eran las cuatro cuando nos levantábamos de un sueño intranquilo para ir hacia las montañas, coger el autobús, pasar lista, revisar que no se les olvidara nada y decidirnos a hacer un viajecito en bus de casi cinco horas (contando una parada a desayunar) hasta Barajas.

La mayoría de los chavales había aprovechado para hacer esa noche la cena de fin de curso con sus compañeros de clase, así que  venían sin dormir. Una gran ventaja, todo hay que decirlo.

El viaje en autobús fue tranquilo y alguno aprovechó para una siestecita. Llegamos a Barajas con mucho tiempo y cuando pudimos facturar ya estábamos todos en la cola. No hubo problemas con ninguno, nadie había olvidado el carnet ni el permiso que necesitan para salir del país por ser menores.

Vía.


En la zona de embarque empezaron los nervios. Muchos de nuestros chicos nunca habían viajado en avión, ni habían salido del país. Lógico, porque llevábamos alumnos desde quince años hasta dieciocho.

En el avión, no sé si por política de la empresa para evitar problemas o porque sí, nos pusieron a todos en distintas zonas. Casi mejor. Ya me los estaba imaginando haciendo la ola, cantando, gritando y molestando al resto del pasaje.

Muchos, muchos nervios que hubo que intentar aplacar en el despegue, algún grito ahogado (o no tan ahogado) y ¡a volar!

Vía.


Aquí algunos, viéndose con dinero fresco en el bolsillo, empezaron a tirar de él y a comprar chorradas: chocolatinas, caramelos, algo de comer...

Llegamos al aeropuerto en Berlín y nos esperaba un autobús para llevarnos al hotel. Muchos más nervios y primera vista de la ciudad.

Maleta en ristre, nos dispusimos a entrar en nuestro hotel.

Vía.

Continuará...

Comentarios

  1. Vaya aventura!!!
    Deseando la segunda parte
    bsss
    cosicasdenuestravida

    ResponderEliminar
  2. Jajaja yo una vez volé entre más de cincuenta militares de esos que hacían antes la mili, pero que iban los tíos con los uniformes y todo, y yo decía "y estos gallinas van a salvarme a mi de que?????"
    Bueno... más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecitos. Si son unos niños... Y las que me han liado las criaturitas...

      Besos.

      Eliminar
  3. Impacientes estamos por leer el relato de semejante odisea, jeje. Hace poco vi la historia de viaje de fin de curso de otro profe, en el blog "En clase no se dibuja", creo que se llama. Muchas risas.
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El profe de ese blog es un crack, y sus aventuras son muy divertidas.

      Besos.

      Eliminar
  4. Qué valor viajar con tanto adolescente! Tengo muchas ganas de ir a Berlín, espero con ansia el resto del relato. :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de ésta, no sé si volveré a reunir el valor suficiente otra vez...

      Besos.

      Eliminar
  5. pero bueno, si nos dejas cuando empieza lo bueno jajajaja, eso sí que es generar expectación.
    Tiene que ser la re-pera un viaje con estos chavales.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos ha pasado de todo. De todo, de todo. Ya os iré contando.

      Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…