Ir al contenido principal

Mi último sueño

Antes de nada, y sin que tenga nada que ver con lo de mi último sueño, bueno, sí con lo del sueño, pero no con lo que quería contaros hoy... tengo que decir que ayer, para empezar con buen pie, me dormí, y me tuvieron que llamar mis compañeros que llevaban un rato esperándome para llevarme al trabajo. Fui sin desayunar, sin duchar, sin peinar y, lo que es peor, sin lavarme el pelo. Eso es empezar bien el trimestre y lo demás tonterías.

Pero ésa no es la razón del título de la entrada de hoy. Estoy hablando de sueños, de soñar despierta...


El hombre (en este caso, la mujer) no se alimenta de cocidos maragatos y de chocolate (que también), sino que principalmente se alimenta de sueños (por eso a veces incluso se queda dormida y llega tarde a trabajar).




Y mi último sueño, uno que me tiene embelesada, y que no supera al de viajar a Nueva York (aún) pero se le va acercando, es Noruega.




Con lo poco que me gusta a mí el campo, y de pronto me he vuelto incongruente. O quizás es que siempre lo he sido.




Pues eso, que últimamente sueño con vivir en una novela de Henning Mankell, pero no soy la víctima, ni la asesina, ni nada de eso, sólo la vecina de la granja que contesta tranquilamente a las preguntas de Kurt Wallander, y en mi sueño Kurt tiene la cara de Keneth Branagh, como en el serie, pero más joven, y más guapo (todavía).


Comentarios

  1. Pues le ofrecerías café como hacen todos no? ¿Se puede beber mas café que en una novela de Wallander?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, que le haría pasar a mi cocina y le ofrecería café, como todo el mundo por allí, que lo beben a litros. Quiero ver a Wallander en su salsa...

      Besos.

      Eliminar
  2. Yo vivir, vivir no, pero para unos días me apunto a tu sueño con gusto, y mira que cada vez sueño menos por no decir nada, con lo gran soñadora que yo he sido.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para vivir, pues mira, yo tampoco, pero para pasar una temporada, y larga... unos meses en un pueblecito perdido de Noruega, sin más compañía que un par de vecinos lejanos... no me vendrían nada mal. Por cierto, hay que seguir soñando. Siempre.

      Besos.

      Eliminar
  3. Noruega? Sueñas con Noruega??? bueno... si, si hay que ir se va, yo soy de las que iría a todos los sitios. Yo sueño con China y Japón. Y chica es q NY son sueños tan tan tan reales, que parece que he ido ya varias veces... que lastimica hija...
    Lo del pelo Ro trabajando en lo que trabajas hay que cuidarlo más, que por una tontería así luego te cae un mote que no te lo quitas en la vida. Yo siempre que decía uffff lo dejo para mañana que no voy a salir de casa acababa sieeeempre en urgencias con un niño y yo como la moñoño y ya aunq sea por la salud de mis hijos no me descuido ni un día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es sque cada día sueño con cosas más raras.

      Lo del pelo fue lo peor, porque el domingo fue de mantita y peli y no me lo lavé, así que el lunes llevaba unos pelos que me dieron ganas de meterlos debajo del grifo nada más llegar al insti. Gracias a que los rizos, que no son los de Brave pero alguno hay, disimulan un poco, y me peiné y me hice la rayita del ojo por el camino, para no parecer que me había caído de la cama.

      Por cierto, creo que mis alumnos no lo notaron. Solo un día me criticaron mogollón porque la peluquera me alisó el pelo. Todos, pero todos, me dijeron que estaba mejor sin peinar, como todos los días.

      A mí también me pasan esas cosas, que cuando estoy más descuidada, con el pijama más viejo que tengo y esas cosas, justo viene gente a casa, o tengo una urgencia, o bajo al garage a por algo al coche en pijama y sin arreglar y me encuentro con todo el vecindario...

      Besos.

      Eliminar
  4. Pero es que es una pasada, ese también es un sueño mío :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, sólo tenemos que ahorrar un poquito y nos vamos...

      Besos.

      Eliminar
  5. Con ese paisaje quién no soñaría... Me recuerda al paisaje de la peli PD: Te quiero. Creo que no era en Noruega, pero sería también un país nórdico. Lo único que no me acaba de convencer es el clima, pero como lugar lo prefiero a NY (ojo, tampoco he ido y está de los primeros sitios a visitar en mi "lista").

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo estuve en Noruega el año pasado, estuve en Bergen y me gustó mucho, como vivo en una zona turística mis vacaciones son en febrero, así que imagínate el frío que pasé, pero me encantó. Quiero volver con menos frío para poder ir al norte y ver los espectaculares fiordos, por suerte (o no tanta suerte...) tengo familia allí viviendo y me sale gratis el alojamiento porque eso sí es muy caro. Mi sueño también es ir a Nueva York siempre digo que cuando vaya ya me puedo morir que me dará igual el resto, lo deseo!! un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…