Ir al contenido principal

Mirando al agua

En muchas ocasiones, lo único que se necesita es relajarse.




Mirar el amanecer o la puesta de sol.





No importa la tormenta interior.


Source: 500px.com via Tara on Pinterest

O las nieblas que ocupan nuestros pensamientos.



Source: 500px.com via Sara on Pinterest

Relajarse.



Estar solo.



Apreciar el mundo que nos roeda.



Source: tumblr.com via Marco on Pinterest

Y pensar en las cosas importantes de la vida.





Esas cosas importantes que no tienen que ver con el trabajo, el dentista, sino con uno mismo, y con las personas que te rodean.

Es tiempo de reflexión.

Y de relajación.

Respirar hondo y tomar impulso.

Comentarios

  1. De adolescente pasé mucho rato mirando el mar. Es como si me confesara con él. Le pedía a las olas que se llevaran mis males. También bañarme y sumergirme hace que parezca, se alivie mi tormenta. Me has dado una idea. Necesito sentarme un rato con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues házlo, a ver si se te pasa todo eso que en estos días llevas por dentro.

      Besos.

      Eliminar
  2. Soy isleña, no puedo vivir sin estar rodeada de agua. A ser posible siempre el mar, el mar atlántico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de campo campo. Por eso creo que mirar al agua me relaja tanto.

      Besos.

      Eliminar
  3. Pues a mi el agua me dá bastante miedo... soy hidrofobica y le tengo panico a las grandes extensiones de agua... pero reconozco que mirar el mar es maravilloso por mucho que me imponga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces puedes mirarlo desde la ventana o la terraza de casa, de lejos. Verás como te relaja...

      Besos.

      Eliminar
  4. Pues sí,Ro..yo siempre pienso que la tormenta interior debe mirarse desde la cima de una montaña y es ahí donde se relativizan las tormentas interiores....todo pierde importancia y se hace más pequeño...tan pequeño como se nos vería desde la cima de esa montaña...
    Besos y Felices Reyes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto, cuanto más te alejas, más insignificantes te parecen las cosas a las que antes llamabas problemas.

      Besos.

      Eliminar
  5. Me encantan las últimas dos fotos, cómo se nota que soy montuna...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el agua y la montaña, preciosa combinación.

      Besos.

      Eliminar
  6. Yo necesito un poquito de eso. Pero hay veces que estamos tan metidos en nuestras cosas... que no sabemos parar un ratín el mundo, bajarnos, y dedicarnos un momentito de relax, y hacer algunas de esas cosas que tú has puesto.

    Un besín

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…