Ir al contenido principal

Pertenencia

A todo el mundo le ocurre, supongo.



Esa sensación de pertenencia a un sitio, a tu pueblo, a tu barrio, a tu lugar de trabajo...

Tengo facilidad para sentir muy pronto que  pertenezco a un lugar. Y me sentía en casa en mi antiguo centro. Pero me pasó lo mismo con el anterior, y lloré desconsolada cuando me tuve que ir de allí.



Ahora es diferente, pedí voluntariamente el centro en el que ahora trabajo, y me siento bien allí. Pero aún no siento que pertenezca a ese lugar. Es, no sé, como si me faltara algo, supongo que confianza con la gente, reírnos de los mismos chistes, cotilleos, complicidad, algo que cuesta trabajo lograr y que que tardará un tiempo en llegar.



Supongo que me faltan unos meses de trabajo para hacer míos los lugares, para considerar que ese es mi sitio.

No sé, creo que lo conseguiré, estoy en camino de ello. ¿Vosotros qué creéis?

Comentarios

  1. Pues que sí, que llegará, es inevitable, hay un momento en el que dejas de ser la nueva, con tus compañeros y con el alumnado

    ResponderEliminar
  2. Espero y deseo que te pase y espero y deseo que me pase. Yo siempre me doy de margen hasta, al menos, enero en un nuevo lugar. Volveré a este post entonces a ver cómo me siento ;)

    ResponderEliminar
  3. Lo conseguirás seguro. A veces solo hace falta tiempo, en nada nos estás contando que eres parte de ellos, ya lo verás.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hombre... Ahora eres "la nueva", todo llegará ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy la nueva y no me conocen. Pero me conocerán... jajaja.

      besos.

      Eliminar
  5. Tengo ante mí un cambio de ubicación de mi lugar de trabajo. En un mes, seguro que tendré que hacer el mismo ejercicio. Soy afortunada, muy afortunada, porque viviendo en Madrid, mi casa, el cole de los niños y la oficina están muy cerquita. Puedo ir andando. Esto es un lujo.
    Pero ahora se vislumbran cambios para todos... Tendré que utilizar el metro. Me servirá para ponerme al día con los libros que tengo pendientes de leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cambios a veces son un soplo de aire fresco. Yo voy a tomármelo así.

      Besos.

      Eliminar
  6. Por supuesto que lo conseguirás. Sólo es cuestión de tiempo; hasta ahora es pronto.
    Cuando acabe el curso, estarás tan integrada que pensarás que llevas allí años... jeje.
    Buen día, Ro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, ya me acabé el primer libro de la colección de Elena Ferrante, el de "La amiga estupenda" y me ha encantado. Gracias por la recomendación

      Eliminar
    2. Me alegra mucho cuando me cuentas estas cosas. Gracias a ti por seguir mi recomendación.

      Besos.

      Eliminar
  7. Seguro que si.
    Besotes
    Coquelicot

    ResponderEliminar
  8. A mí en los trabajos me cuesta mucho, ahora que llevo casi dos años es cuando empiezo a sentir que estoy en casa. El Bigotes en cambio es todo lo contrario y en un mes es el rey del lugar, de hecho este año ha empezado en cole nuevo y ya tiene comprados unos billetes de avión para irse de viaje con sus compis, me da envidieja poder ser así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos años me parece mucho tiempo para lo que tú eres. Lo del Bigotes mira que no me extraña nada de nada. Pero es cierto que en los centros escolares uno puede ir a su rollo y no integrarse, pero, si lo haces, la convivencia es importante.

      Besos.

      Eliminar
  9. Que seguro será tu sitio y ten sentirás como en casa, pero como bien dices hay que dejar pasar el tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy un poco "cagaprisas". En fin.

      Besos.

      Eliminar
  10. Hombreeeee, no me cabe la menor duda de que así será...es cuestión de tiempo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero. Porque me da miedo que no suceda.

      Besos.

      Eliminar
  11. Seguro que sí. A mí también me cuesta empezar. Y luego me voy llorando. Si no lloro es que no he estado a gusto. Pocas veces me ha pasado...

    Ya te veo medio acoplada. Te queda poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy haciendo lo posible, pero con la edad creo que va costando más.

      Besos.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Sí, habrá que esperar al menos a mitad de curso. Ya os contaré.

      Besos.

      Eliminar
  13. ¡Pero mujer, que llevas dos meses de curso! Hablas del antiguo en el que estuviste 4 años. Espérate que llegue la Navidad y haya unas cervecillas/vinillos de por medio ;)
    P.D.: etiqueta bien este post para cuando tengas que buscarlo y reírte.

    ResponderEliminar
  14. Seguro que vas a sentirte integrada, pero es cierto que cada vez cuestan más los cambios.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Eso es porque llegas de un centro en el que has pasado varios años y te habías acostumbrado a tener el trabajo "de compañeros" hecho. Yo llevo cinco años en mi centro y sospecho que cuando me den el destino definitivo lo voy a pasar mal por eso mismo. ¡Suerte que solo es cuestión de tiempo!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  16. acabas de aterrizar, en nada serás una más! ^^

    ResponderEliminar
  17. Yo no siento que pertenezca a ningún sitio, no tengo esa capacidad o no he tenido esa suerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…