Ir al contenido principal

Leer en verano

El verano y el cambio de rutinas hacen que algunas personas no lean tanto como durante el resto del año. Por ejemplo, mis hijos en verano apenas leen, y habitualmente sus rutinas hacen que lean un rato todos los días antes de acostarse.

https://es.pinterest.com/pin/304767099756622314/


A mí me pasa lo contrario. El verano es la época del año que más leo. Quizá se deba a que durante el curso leo mucho, muchísimo, con mis alumnos en clase, sus trabajos, libros de texto... y tengo menos tiempo y menos ganas de leer lo que a mí me apetece y más de entretenerme con una película o una serie.

https://es.pinterest.com/pin/314759461429978781/


Sin embargo, mis días de verano son relajados, y puedo dedicar bastante tiempo a leer.

Las mañanas, cuando termino de recoger un poco en casa y de hacer compras o lo que sea, aún me queda tiempo para dedicar un rato a la lectura.

https://es.pinterest.com/pin/155514993352678599/

Por la tarde voy a la piscina prontito, y dedico más o menos otra hora a leer mientras van llegando el resto de los amigos. Cuando estamos todos ya no me concentro, y me dedico más a la conversación, pero a veces el libro está interesante y me aparto un poco, a la sombra de un árbol, para seguir con mi lectura.

https://es.pinterest.com/pin/559642691170126420/


Por las noches llegamos a casa tarde, y cuando recojo las toallas y demás son casi las doce de la noche. No me apetece ponerme a ver una película y leo un rato antes de dormir.

https://es.pinterest.com/pin/143833781823917154/


Así que mi ritmo de lectura aumenta muchísimo con el verano, por lo que tendréis que aguantar que os hable de más libros que durante el curso.

Comentarios

  1. ¡Pero bueno! Tanto en verano leo mucho, leo mucho..., ¡y no recomiendas nada! Yo ahora mismo estoy enganchada con Nunca digas nunca. ¿De dónde lo sacaría yo? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, no me declaro culpable, que no he oído hablar de ese libro... jajaja. Venga... hoy recomiendo uno...

      Besos.

      Eliminar
  2. Hola!!!! Yo también leo mucho en verano, me encanta sentarme en la playa o junto a un río y leer, además de mi ratito antes de dormir.
    La diferencia es que tiro de lectura ligera, no me veo capaz de leer algo tipo literatura nórdica, por ejemplo, porue no me meto en ambiente,jejeje, libros de aventuras, amor, juveniles y cosas así, que ya vendrá el invierno con sus lecturas intensas.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es otro tipo de lectura más ligera, pero yo leo mucho juvenil para preparar el próximo curso, y me encanta, la verdad es que no es ningún sacrificio.

      Besos.

      Eliminar
  3. Ahora no noto diferencia e la lectura entre verano e invierno, pero cuando iba al colegio me encantaba que llegaran las vacaciones de verano para quedarme leyendo toda la mañana :)
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durante el curso apenas tengo tiempo, es lo que pasa con los hijos, que te absorben toooooodo tu tiemmpo. jajaja.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yo también más en verano, poque por fin tengo tiempo y no tengo que estudiar y porque leo en los viajes o tirada en toallas o tumbonas. Este año estoy leyendo poco, pero aun así más que en invierno, que no leí nada más que mis asignaturas. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pero el próximo curso no te vas a liar tanto con los estudios y vas a tener un poquito más de tiempo libre...

      Besos.

      Eliminar
  5. Me pasa lo mismo que a ti, no llevo ni dos semanas de vacaciones y ya he leído casi más que en todo lo que iba de año. Es que a mí las toallas y las hamacas no me pegan sin un libro, y parece que hasta el canto de las cigarras me llama a la lectura. Sin embargo me cuesta escribir, algo que con el frío me sale solo y hasta me hace entrar en calor : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tomo el sol nada de nada, me siento a la sombra, y no sé qué otra cosa podría estar haciendo...

      Besos.

      Eliminar
  6. Yo también suelo leer más en verano y eso que entre piscinas y demás hay días en los que se complica...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú en la piscina lo tienes más complicado. Yo pasé unos años en que apenas leía. Ahora, afortunadamente, lo he retomado.

      Besos.

      Eliminar
  7. es una suerte, yo con este calor no me concentro en nada, qué horror :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para darte envidia te diré que ayer sacamos a pasear la chaqueta, y que esta noche hemos dormido con la ventana cerrada porque nos quedábamos fríos. Jajaja.

      Besos.

      Eliminar
  8. El otro dia, precisamente, escribía yo un post sobre esto... porque yo también aumento bastante mi ritmo de lectura en verano. Es uno de mis placeres estivales, mmm!!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  9. yo tambien soy mas de leer en verano!! de pequeña devoraba libros y me encantaba contar cuantos habia leido ese verano

    ResponderEliminar
  10. Por mi parte, encantada. Antes de ser madre mi ritmo de lectura también aumentaba mucho en verano. Desde que tengo dos hijos los días de trabajo se diferencian de los días de descanso por tener sueño o por tener muchísimo sueño. Cada día intento sacar tiempo para la lectura, pero no es mucho. Pero estoy segura de que volveré a tener veranos como los de antes.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  11. Pues a mí me está pasando lo mismo, que leo más durante el curso xDDD ahora me pongo a hacer otras cosas, pero sigo leyendo también. Cabe decir que el calor me agobia, pero bueno el rato que se está haciendo la comida, saco la banqueta y a leer un poco :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…