Ir al contenido principal

Reto 30 libros (II)

7. Un libro injustamente olvidado.

Creo que tiene que haber muchos libros injustamente olvidados, y autores injustamente olvidados. Quizá no sea olvidado, pero hay un autor que he descubierto hace poco y que me parece que es poco conocido, para lo bien que escribe, así que pondré un libro suyo aquí: Carta a una desconocida.



8. Un libro cuya lectura hayas tenido que parar para pensar.

Es la primera vez que leo a Sándor Márai, y me ha encantado su lectura. Repetiré, seguro. He leído El último encuentro (os hablaré de él la semana que viene) Y he tenido que pararme a pensar muchas veces sobre muchas frases del texto.


9. Un libro con un personaje con tu nombre.

Cyrano de Bergerac. La protagonista y yo compartimos nombre.


10. Un libro con un personaje con tu apellido.

No, no tengo conocimiento de ningún libro que tenga un personaje con mi apellido, pero seguramente exista, porque no es un apellido muy raro: Prieto. Si sabéis de alguno, me lo contáis.

11. Un libro bonito.

Al pensar en libros bonitos, suelo pensar en libros y álbumes ilustrados. Precioso es uno de los que he leído últimamente: Aquel verano.



12. Un libro que no leerías aunque te pagaran.

No sé, no creo en los libros prohibidos, y si me pagan, probablemente leería cualquier cosa, o casi cualquier cosa. Pero así, por el placer de la lectura, no leería libros de autoayuda, y tampoco me va nada la novela histórica, así en general, pero tanto como para decir que no leería algo si me pagaran por ello...

13. Un libro que te costó mucho conseguir.

Recuerdo que me costó mucho conseguir, en su momento, Apocalipsis de Stephen King, y no porque no estuviera en todas las librerías, sino porque mi padre cuando iba de viaje me solía traer algún libro (yo me encargaba de meterle en el bolsillo del traje una nota con un par de títulos) y normalmente eran ediciones de bolsillo, las que puedes encontrar en estaciones y aeropuertos. Pero me había leído entonces todo de Stephen King, porque era muy fan,  este libro acababa de salir, y tardé un montón en conseguirlo, o lo que a mí me pareció un montón. Al final me lo compré yo, porque no aguantaba la espera. Tendría, no sé, quizá dieciséis años.


Y hasta aquí por esta semana.

Comentarios

  1. Ay qué bonito, Carta a una desconocida...

    ResponderEliminar
  2. Yo debo de tener un nombre y apellido bastante literarios. Ahora mismo tengo en mente dos libros con personajes con mi nombre y otros dos con mi apellido xDDDDD

    Estaré al tanto del post sobre El último encuentro :) :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho el libro, y creo que puede gustarte.

      besos.

      Eliminar
  3. Hola!! Me gustan los libros que te hacen pensar y eso de pararse en una frase para acabar de reflexionar sobre ella, tomo nota de Sánder Márai, que por cierto no conocía. ¡Gracias!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que te va a encantar, Sara.

      besos.

      Eliminar
  4. De Zweig son incluso mejores los ensayos que las novelas.
    El libro bonito me lo anoto.
    Un libro que no leería ni aunque me pagaran es la segunda parte de Las Sombras de Grey.(Bueno, a lo mejor, si me pagaran mucho, mucho, mucho ).
    El libro que me costó mucho conseguir fue uno de García Andrade, y eso que no me importaba el título.
    Con mi nombre hay varios y con el apellido algún secundario francés e italiano pero usándolo de nombre, es lo que tiene la vulgaridad....que abunda.

    ResponderEliminar
  5. Sé que he leído libros con algún protagonista con mi nombre, pero ahora mismo no los recuerdo (tengo memoria de pez). Con mi apellido no soy consciente ahora mismo, pero seguro que hay varios porque tengo un apellido muy corriente. Y lo de Prieto me suena, pero ahora mismo no lo recuerdo, intentaré hacer memoria.
    Carta de una desconocida y Aquel verano están en mi lista de pendientes hace tiempo gracias a tí.

    ResponderEliminar
  6. Si es que me tengo que fiar de tu gusto literario, mi escritor favorito en la adolescencia era Stephen King y me leía todo de él aunque el que releí varias veces y preferido fue Misery. Aquel verano me parece precioso como bien has dicho y Carta a una desconocida un libro poético y desgarrador. Tendré que ponerme con Sándor Márai.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. yo creo que hay algun libro que no leeria ni aunque me pagaran, me costaria horrores

    Libros de autoayuda si he leido, y algunas me han gustado y mucho

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…