Ir al contenido principal

Oposiciones

No voy a contaros todo lo que voy a vivir (o estoy viviendo) en relación con las oposiciones a profesor de secundaria que se esstán llevando a cabo en mi comunidad y en las que formo parte de los tribunales de selección, pero sí compartiré con vosotros algunas cosas.



El sábado pasado tuvimos las pruebas de la primera parte de la oposición. En mi especialidad (lengua castellana y literatura) esto consiste en una parte teórica y una práctica.

Por la mañana tocaba realizar la prueba teórica. Se realiza un sorteo con todos los temas del temario y se sacan cuatro bolas, cuatro temas. De esos temas, el opositor tiene que escoger uno y desarrollarlo en dos horas.



Muchos nervios pasamos, aunque estoy segura que los míos no fueron nada comparados con los de los opositores. El principal problema es que cada persona que venía a hacer el examen traía una programación didáctica (algo que forma parte de la segunda prueba) y había que recogerla, comprobar que estuviera correcta, hacerle firmar que la había entregado y darle un justificante de que estaba en poder del tribunal, para evitar problemas.

Eso de uno en uno supuso un retraso de casi dos horas sobre el horario previsto; de ocho y media a diez y media.

Después se hizo el sorteo y comenzó la prueba.

Por la tarde ese mismo día teníamos la prueba práctica, que consiste en un comentario de texto. Esta vez todo fue más rápido y se empezó más o menos media hora después de lo previsto, con lo que a las seis y media estábamos recogiendo los últimos exámenes.



¿Qué pasó para que, desde que salí de casa ese día a las siete y media de la mañana no llegara de vuelta hasta las diez y media?

Soy secretaria del tribunal (me ha tocado...) y tengo que realizar todo el papeleo, así que nos encerraron a todos los presidentes y secretarios en un aula de informática para hacer llamamientos a lectura, actas, convocatorias y demás papeleos.

Fuimos de los más "espabilados" y terminamos relativamente pronto. Algunos de mis compañeros de otros tribunales llegaban a sus casas a más de las doce de la noche. Un lío tremendo entre excell, pdf, formatos, ordenadores que no funcionan, impresoras que se atascan y demás historias.



Hoy empezamos con los llamamientos.

En mi comunidad, los tribunales no leemos y corregimos los exámenes sino que son los opositores los que los leen ante nosotros y les ponemos la nota correspondiente.

Estoy nerviosa, porque quiero hacerlo bien, así que... desead suerte a mis opositores.

Comentarios

  1. Mucha suerte para ellos, que tienen la suerte de tenerte a ti corrigiendo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pff en la comunidad donde yo me he presentado se corrige por sistema de plicas, por lo que lo corrigen los tribunales así que aqui estamos, tanto los de secundaria como los de primaria, esperando a que el día 30 habran plicas. Mucha suerte para tus opositores que seguro que la van a necesitar.

    ResponderEliminar
  3. suerte y ánimos a opositores y al tribunal! >.<

    ResponderEliminar
  4. PPfff... qué recuerdos (más desagradables...jajajaj)... y pensar que a mí me tocará volver a pasar por ahí en un año o dos, cuando mi comunidad se digne a sacar de nuevo plazas de filo, aunque por mí aún puede tardar unos añitos...
    Lo de la lectura del examen yo lo encuentro fataaaaaaaaaaal, no sé si agiliza el proceso, pero lo veo un trago para los opositores y una trampilla encubierta... porque uno puede prepararse el tema antes de la lectura para posibles preguntas del tribunal, y es un conocimiento que uno no tenía el día del examen...
    ¡¡Ánimo!!

    ResponderEliminar
  5. Muchísima suerte para los opositores, y a ti ánimo aunque sé que lo vas a hacer genial. Tus opositores ya tienen un poco de suerte en sí porque te tienen a ti de tribunal.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. mucha suerte a todos!! y que salgan bien formados por favor jejeje

    ResponderEliminar
  7. Pues mucha suerte a todos... Seguro que tú, por tu parte, vas a ayudarles a calmar un poco los nervios...Y vas a hacer tu trabajo muy bien...

    ResponderEliminar
  8. Tienen suerte por haber dado contigo...
    ,)
    BESOS!!

    ResponderEliminar
  9. A tus opositores ya les ha tocado el gordo con que estés tú en el tribunal, y te lo digo como lo siento. Sé que no serás la única que intente ser objetiva y que recuerde lo duro que es, pero también hay a quien se le olvida...

    ¡Mil besotes!

    ResponderEliminar
  10. Opino como Bettie :)
    Yo no he estado ni estaré en esa posición pero estoy nerviosa por vosotras xDDD a mí creo que me daría algo jaja y eso que suelo estar en los exámenes bastante tranquila, pero con esto que te juegas tanto >.<
    Suerte para los opositores y ánimo para ti ^_^

    ResponderEliminar
  11. Seguro que lo harás bien, ya verás. Por lo que me han contado algunos compañeros que han pasado la experiencia, resulta más fácil de los esperado saber cuándo lo han hecho bien y cuándo mal. A mí, la verdad, me da mucho respeto saber que depende de mí el futuro profesional de una persona.
    En mi comunidad empezaron el miércoles y, para desgracia de los opositores, no tendrán la posibilidad de leer su examen delante del tribunal... Entre eso y que han sacado un número de plazas ridículo...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Aquí se hace igual, al menos en primaria. Creo que un sistema no demasiado justo y muy subjetivo. En función de cómo se encuentre el Tribunal (todavía dormido si es muy temprano, cansado si es a ultima hora, ....), puede variar su valoración del examen. Y lo mismo ocurre con los opositores anteriores que toquen, si son muy buenos, se les exigirá más, si son muy malos, un examen mediocre puede parecer bueno, etc.
    Así que no sólo a los opositores, a ti y a tus compañeros también os deseo suerte.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…