Ir al contenido principal

Slow life

En la wikipedia dice lo siguiente: El movimiento lento (slow en inglés) es una corriente cultural que promueve calmar las actividades humanas. El movimiento slow propone tomar el control del tiempo, más que someterse a su tiranía, dando prioridad a las actividades que redundan en el desarrollo de las personas, encontrando un equilibrio entre la utilización de la tecnología orientada al ahorro del tiempo y el tomándose el tiempo necesario para disfrutar de actividades como dar un paseo o compartir una comida con otras personas. Los ponentes de este movimiento creen que, aunque la tecnología puede acelerar el trabajo, así como la producción y distribución de comida y otras actividades humanas, las cosas más importantes de la vida no deberían acelerarse.

Me gustaría apuntarme a eso de la Slow life. De verdad que me gustaría.

Pero es que soy de natural un poquito acelerada, y no sé si me estresaría lo de ir despacio por la vida.

Lo que sí puedo hacer, y creo que debo, más que nada por mi salud mental, es tomarme un día slow de vez en cuando.

Puede ser así:


  • 1. Al levantarte dedícate un tiempo a desayunar tranquilo y visionar el día que tienes por delante.


  • 2. Practica un hobbie sosegado.. Pescar, pintar, plantar; pero trata de hacer una sola cosa a la vez.


  • 3. Come despacio. Disfruta de la soledad o de una conversación si estas con más gente.


  • 4. Haz una siesta y tómate una hora extra en la cama, te lo mereces.


  • 5. Escribe cualquier cosa. Sumérgete en el día que has tenido.


  • 6. Sal de casa y practica el noble arte del dolce fare niente. Lee un periódico, observa las fachadas...


  • 7. Cena un menú con alto contenido en frutas y verduras.

  • 8. Lee un libro en la cama, abandónate a tus pensamientos y fluye.



Yo mañana me voy a dedicar a todo esto. He quedado con amigos para comer, no me voy a perder la siesta y voy a tomarme el día todo para mí.


Consejos tomados de esta página.


Comentarios

  1. ¿Slow life? ¿Eso qué es? Explícate mejor, porque yo ahora mismo lo que tengo es un corazónsaltandoenelpechoquesemevaasalir de todo lo que tengo que hacer y ni recuerdo. ¡¡Ay!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, yo tengo el problema contrario: nací para vivir tranquila y todo el mundo me va metiendo prisa. Para mí lo de desayunar tranquila (media horita) es fundamental, si no empiezo el día de mala leche. Y así me pasa, que como hay quien no me deja vivir, pues voy quemada todo el santo día.

    Disfruta de tu día slow. :)

    ResponderEliminar
  3. Yo intento ponerlo en práctica algunos fines de semana, pero en el día a día es prácticamente imposible, por desgracia.
    Disfrútalo mañana, bueno, mejor dicho, disfruta de cada día; o, al menos, de un trocito de cada uno de los días.

    ResponderEliminar
  4. No sabíamos que existía hasta hace un par de semanas que estuvimos en Málaga y ya lo echamso de menos... disfruta!!! :***

    ResponderEliminar
  5. Desde hace años me planteo muchos días vivir así, pero es taaaan complicado!! Ojalá pudiésemos cumplirlo siempre.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Yo intento el slow,a veces lo consigo...
    Vivimos con demasiados horarios y prisas,de vez en cuando hay que frenar.

    Bss

    ResponderEliminar
  7. Me apunto a tu día slow, me parece un plan PERFECTO.

    ResponderEliminar
  8. Lo del desayuno es sagrado, aunque eso significa madrugar más, pero no puedo desayunar a la carrera. Pero prácticamente es mi único movimiento slow. El resto del día son carreras, prisas y miles de tareas por hacer, quedando alguna siempre pendiente.
    Pero es cierto que, de vez en cuando, me tomo un día slow, y sienta de miedo.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  9. Yo empecé a disfrutar de fines de semana slow hace ya tiempo. Empecé un poco por la obligación de buscar planes caseros y no morir en el intento para poder ahorrar. Ahora, la mayoría de mis fines de semana son así, desayuno tranquilamente, leo, buceo por internet, leo, veo pelis... Como mucho, alguna lavadora cae y poco más. Disfruto mucho más de mi tiempo y el resto de la semana me cunde muchísimo más, porque me la como. Además, cuando tengo una época grande de estrés, noto que mi cuerpo me pide "cogerme" una tarde libre incluso entre semana (como el otro día, que la utilicé para leer) Como el cuerpo es sabio, le suelo hacer caso y desde que práctico esta manera de organizar mi tiempo, aprovecho y disfruto de todo muchísimo más. Supongo que no tener niños ayuda bastante a poder realizar esta manera de vivir, sin prisas ni horarios... Pero cuéntanos, ¿qué tal te ha ido la experiencia, Ro?

    ResponderEliminar
  10. Ains, cómo mola... si fuera tan fácil...
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. he hecho trampa...porque sé que no ha sido tu slow sunday como tu esperabas....estoy leyendo tus entradas pasadas...que llevo un tiempo sin entrar por tu casa....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…