Ir al contenido principal

Lo fácil

En las fiestas, con la familia reunida en torno a una mesa, a comer, a cenar, a desayunar, vuelta a comer... tendemos a complicarnos las cosas más de lo que deberíamos.

Ahí van mis autoconsejos para este año:

1. No cocines nunca, nunca, nunca un plato por primera vez cuando tienes invitados. Eso es de primero de anfitriona. Lo ideal es hacer eso que te sale bien o, como mínimo, tenerlo probado y bien probado semanas antes, para no cometer fallos de principiante. Si no, mirad esto.




2. Tirar por lo fácil. A ver si me explico. Mejor un plato de jamón del bueno que un experimento de paté que no has hecho nunca o nadie ha alabado cuando lo hiciste. Unos entremeses buenos, y un pollo bien hecho mejor que esa pularda rellena que no sabemos cocinar ni sabemos si gustará.




3. Nada de cosas de última hora. Hace ya años que desistí de hacer comidas o cenas en Navidad que implicaran que todo el mundo estuviese sentado a la mesa mientras yo estaba en la plancha o en la sartén para que todo estuviese recién hecho. Nada de eso. Mejor un asado o un guiso que puede estar hecho hace un rato que un frito recién sacado de la sartén, sobre todo si somos muchos, porque crea nervios en el cocinero y situaciones de última hora que debamos evitar.




4. No pasa nada por pedir ayuda a los demás. Si a tu cuñada se le da muy bien preparar canapés, le encantará que se lo digas y además los traerá encantada. Lo mismo pasa con tu suegra si le dices que haga el postre (me estoy acordando de la mía y me da la risa, pero solo es un ejemplo, ¿vale?).



5. No hace falta tener la casa de punta en blanco y todo recogido nada más terminar de comer o cenar. Siéntate y disfruta de la sobremesa, pide a alguno que no la disfrute tanto que vaya llevando a la cocina algunas cosas, dejando en la mesa lo esencial, y tómatelo con calma. En Nochevieja, que siempre se celebra en mi casa, la mesa queda como queda hasta la mañana siguiente, y no nos ha pasado nada, nadie nos ha multado por no recoger al instante.



Lo voy a poner en práctica.

He dicho. (oigo risas de fondo, pero debe de ser mi imaginación...)

Comentarios

  1. Grandes consejos. Pero yo tengo mucho morro y siempre voy a casa de mami y de la suegra... Ellas si que saben ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que saben, pero a mí ya me toca cocinar en casa de mi madre y luego invitar a mi suegra, así que va a ser que no me sirve.

      BEsos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. A ver cómo se ponen en práctica...

      BEsos.

      Eliminar
  3. Buenos consejos.
    Espero que los apliques...
    ; )

    Bss

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja, ¿Qué te cuento primero, los seguidos al cien por cien, o los ignorados?
    Nosotros siempre dejamos todo preparado; si hay carne, es fría, los aperitivos todos hechos, incluso el embutido lo compramos en un puesto en el mercado que, te lo sirven ya en unos platitos de estos dorados, que quedan muy monos y solo es sacar a la mesa. Lo único que queda calentándose, es el consomé. Así que por esa parte, somos muy obedientes.
    Ahora la "novedad". Se me ocurrió decir que iba a llevar un aperitivo nuevo, no quise ni decir lo que era exactamente (solo alguna pista para que no se repitiera). Y, ¡sorpresa! Triunfé :)) Me salió bien, y les encantó a todos. Y era la primera vez que lo hacía... Cierto que era bastante sencillo, pero cuando por la tarde me vi en casa metiéndolo en el horno, temblaba.
    Lo de recoger la mesa, creo que depende bastante. Nosotros ayer, antes de irnos, habíamos puesto y colocado tres lavavajillas, más todo lo que quedó de la última copa. No creo que hubiera sido justo dejarle todo eso a los anfitriones. Más que nada, porque el año que viene pretendemos volver ;)
    Besos guapa, y muy buenos tus consejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues tienes mucho valor llevando un aperitivo que no habías hecho antes.

      Besos.

      Eliminar
  5. Muy buenos los consejos, Ro! Nosotros ya llevábamos siendo unos cuantos años anfitriones el día de Navidad. Con las dos familias metidas en casa. Y sin saber cocinar nada de nada ni el uno ni el otro. Así que hemos cometido algún desastre que otro en entregas anteriores. Este año ha sido el primero que hemos quedado satisfechos, y eso que hemos incumplido casi todos tus puntos (receta nueva, experimentos con los canapés, no pedimos ayuda y recogimos al terminar la sobremesa) peeeeero nos creímos tanto nuestro papel de anfitriones, nos dio tan igual que saliera como saliera, nos despreocupamos taaaaaanto... ¡Que nos lo pasamos hasta bien! Ahora a disfrutar de las vacaciones, yujuuuu :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he leído que te ha salido todo genial. Me alegro un montón.

      BEsos.

      Eliminar
  6. La verdad es que con 15 o 20 personas alrededor de una mesa la cosa se puede desmadrar mucho y estos consejitos vienen muy bien :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se termina desmadrando sí o sí. Nosotros no somos muchos, la verdad, pero hay que tenerlo todo controlado.

      BEsos.

      Eliminar
  7. Se la voy a hacer copiar cien veces a mi churri, que cada vez que hacemos alguna comida en casa los incumple todos y se pone súper rarito con el estrés jejejeje.

    Yo me inventé un sistema súper divertido de limpieza en la última movida que hicimos: por turnos. Como éramos muchos, fuimos turnándonos para limpiar por parejas mientras los demás nos íbamos tomando algo. Con sólo unos 4 minutos por pareja (medido con cronómetro con alarma y todo), se quedó todo impoluto y nadie se perdió el cachondeo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen sistema, pero cuando entre los invitados están tus suegros, muy mayores, tu madre, ya tirando a mayor... pues se te va al garete el sistema, porque no les puedes meter prisas ni nada, así que prefiero ponerles al fondo y que no se levanten...

      Besos.

      Eliminar
  8. Buenos consejos, Ro.
    Espero que los hayas seguido y hayas disfrutado de la navidad
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos disfrutado mucho, especialmente por los niños, que le dan una alegría especial a estos días.

      Besos.

      Eliminar
  9. Jajajaja me encantan las fotos de comidas fallidas, sobre todo esas galletas de Star Wars sin forma...

    Yo aún no he sido anfitriona porque vivimos lejos de nuestras familias y nos toca volver a casa por navidad, lo cual ya empieza a desesperarme porque me gustaría algún año ser yo la que pone la casa y el menú, que aunque sea atareado es también más cómodo, según se mire...
    Este año ha ido todo regular, en parte por consejos ignorados y en parte por discusiones internas de familia que dan taaaaanto sopor... Más aún cuando es en tu familia política ^^U
    Bss

    ResponderEliminar
  10. Muy buenos consejos, espero que los pusieses en práctica.

    ResponderEliminar
  11. Muy buenos consejos, pero muy difíciles de aplicar... al menos a mi me cuesta, ains!
    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…