Ir al contenido principal

Tengo una edad

Que ya tengo una edad lo sabéis todos los que pasáis por aquí.



Lo que no sabéis es lo que esa edad significa para la mayoría de mis alumnos, por la zona en la que vivo y el tipo de familias a las que pertenecen.

Porque para mí, mis cuarenta y un años son unos poquitos, soy joven, me siento joven, y no me parece que sea mayor ni que aparente ser mayor.

Tres anécdotas para ilustrar el tema:

Una.

Pongo en el tablón de la clase un papel en el que mis alumnos apuntan su fecha de cumpleaños, y yo apunto también el mío, para no olvidarnos de felicitarnos cuando llegue el día.

Una de mis alumnas me pregunta mi edad. Se la digo.

- Hala, qué vieja, como mi abuela.

- ¿¡¡!!? Pero tu abuela... ¿tu abuela tiene 40 años?

- Bueno, ella es más vieja... Tiene cuarenta y tres.

- Cuarenta y tres (no me lo puedo ni creer, y casi no me atrevo a preguntar)... ¿y tu madre?

- Mi madre tiene veintiocho.



Sí, os digo la edad de la criatura, trece. Trece años como mi hijo mayor, y su madre no llega ni a treinta, así que es normal que su abuela sea de mi edad.

Dos.

Un alumno que lo ha sido los dos últimos años. Un chaval muy inteligente, preocupado por la actualidad política, reivindicativo, pero que no da un palo al agua y que este año repite.

El otro día al salir de clase veo a un tipo esperándole. Sé que lo que os voy a decir está lleno de prejuicios, pero fue tal y como lo pensé. Un tipo con largas melenas descuidadas, pendientes en varias partes de su cara y tatuajes que se veían salir por los puños y cuellos de la camisa. No con pinta de hipster, precisamente, sino de drogadicto o exdrogadicto, la verdad.

Al día siguiente le comento:

- Ayer te vino a buscar tu padre...

Se echa a reír.

- No tengo padre, profe, no lo he conocido.

- Vaya, lo siento, no lo sabía.

- Era mi abuelo.



(Tierra trágame)

Tres.

Tengo en una de mis clases un alumno nuevo en el instituto, que viene del colegio de monjas. El chaval tiene catorce años y es de los pocos chicos verdaderamente hiperactivos que yo haya conocido.

Entro a clase y todos quieren contarme algo...

- S. se ha pirado la clase, profe.

- Sí, S. se ha marchado. Estaba antes, pero ahora se ha ido. Le hemos visto marcharse, profe. Iba con una jamba... (la palabra jamba la utilizan como sustituto de "tía")

- Menuda jamba, profe, se ha pirado la clase con una tía.

- Y estaba buenísima.

- Pero si era su madre.

- Como iba a ser su madre.

- Sí, era su madre, que yo la conozco, y les he visto, pero si hasta he estado hablando con ella.

- Pero si era una chica, no una madre...

- Es que su madre es muy joven.

- Pues está buenísima.




Pregunto a los compañeros y me comentan que la madre tampoco llega a los 30. Y el chico tiene catorce.



Ahora me entenderéis cuando os digo que tengo una edad...

Comentarios

  1. Por lo que dices hasta yo soy vieja! Hombre..pero esque no es lo común que sean tan jóvenes!!! Yo estoy en preescolar y te aseguro que la mayoría pasan de los 40...Algún joven hay pero pocos. 13 años y la madre tiene 28?!?!?!?! Con 15 años?! Madre de dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy de las más jóvenes entre las madres de mi peque, con eso te digo todo, pero resulta que en este pueblo soy una abuela.

      besos.

      Eliminar
  2. Joder, y con perdón!!! No es que tú tengas una edad....es que hay muchos suspensos en primero de condón por esa zona....creo yo...estoy con Hache, lo normal son padres de 40, hijos de 6....7....8....
    Uffff...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No séra que no les damos clases, les atendemos... y siempre tenemos alguna niña que cree que está embarazada, que puede que esté embarazada, o tiene sospechas, o todo el mundo lo dice o algo así...

      bEsos.

      Eliminar
  3. Madre de Dios!!!!! Impactada me dejas. Nos creemos tontamente q casi todas las vidas son como las nuestras. Nada que ver. Hay vidas de todo tipo dentro del país, no te digo ya a nivel mundial.
    Demasiados segmentos sociales como para generalizar tanto como hacemos.
    Un beso de otra con una edad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu reflexión. Es cierto que nos pensamos eso, que la gente tiene vidas parecidas a la nuestra, y no es así...

      Besos.

      Eliminar
  4. Ro, como le digo a mi marido, que también es profe y el pueblo donde da clases es parecido al tuyo, no bebas agua de allí. POR DIORRRRRR. Tu no tienes una edad querida, tienes una edad normal con hijos de edades correspondientes a tu edad.....

    Rachel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este pueblo no sabemos si es el agua o que está por aquí el eslabón perdido, pero algo pasa...

      Besos.

      Eliminar
  5. Lo de los prejuicios es inevitable, por cierto, ..¿tu cole está en una zona marginal?¿el nivel de estudios de los padres es proporcionalmente inverso a la edad en que tienen su primer hijo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO, de zona marginal nada, pero sí, el nivel de estudios es inversamente proporcional, por supuesto.

      Besos.

      Eliminar
  6. Madre miiiiiia!!! yo tengo 33 y no tengo hijos ni de momento ganas de tenerlos. Y no me siento un bicho raro, apenas hace un par de años que mis amigos del colegio han empezado a ser padres. Yo pensaba que estas situaciones de chicas embarazadas en la adolescencia eran excepciones cada vez más raras, pero parece que está más generalizado de lo habitual.
    Pues me dan mucha lástima esos niños, porque por muy buena voluntad que pongan esos padres tan jóvenes, si no se tiene un grado mínimo de madurez no se puede educar a un niño y darle la seguridad y atención que merecen.
    En fin... la vida para algunos es muy cuesta arriba desde el principio.
    Un saludo y buen fin de semana, Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres un bicho raro, aunque en este pueblo sí lo serías, desde luego.

      besos.

      Eliminar
  7. Pues lo primero que se me viene a la cabeza es que qué pena. Porque no creo que sean embarazos de casualidad, en ambientes "normales" en los que los abuelos ayudan a criar al nieto mientras las madres siguen estudiando :(
    Tengo tu edad, y mi hija un año más que el tuyo. En su clase todo han sido siempre padres bastante más mayores que yo, casualidades, pero además con hijos más mayores. En Secundaria, con nuevas incorporaciones, a las reuniones de principio de curso con la tutora del año pasado y este vino un CHICO. Este año en concreto yo lo tenía delante sentado, y pensaba, "a lo mejor es el hermano mayor; los padres faltan, y él es su tutor (no le preguntamos evidentemente por qué alumno venía)". Pero creo que no, que realmente es un caso como los tuyos, y el chico no debía llegar a los 30. Insisto: qué pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una verdadera lástima, pero son vidas muy diferentes a las que estamos viviendo tú y yo.

      Besos.

      Eliminar
  8. No se que decir sin ser politicamente incorrecta, así que mejor no digo nada...
    Tue stás estupenda, por cierto, abuela!!
    Un beso!
    Marialu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy una abuelita, pero no estoy mal, todavía.

      Besos.

      Eliminar
  9. Pues sí, resulta un poco desconcertante, deprimente o no sé ya cómo calificarlo... Yo tengo 40 y una amiga de mi edad tuvo a su hijo a los 17 años recién cumplidos (fue su cumple y a la semana siguiente dio a luz...). A veces, cuando tomamos café, aún me resulta extraño hablar de nuestros hijos, porque la mía tiene 11 años y el suyo 23 y está ya independizado. Curiosamente, la semana pasada hablábamos del tema y ella me decía que prefería ser madre joven que mayor, que no le parece bien que ahora se tengan los hijos con cuarenta y tantos años. Y yo pienso: ni tanto ni tan poco... Debería haber un término medio...
    De todos modos, hay casos y casos. Pero no deja de resultar, cuanto menos, chocante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que se pasará mal teniendo un hijo muy joven, pero luego es verdad que cuando esa etapa pasa, pues todo se ve de otra manera.

      bEsos.

      Eliminar
  10. Jajjaja
    Pues yo tengo 46,así que imagínate!
    Bueh...que nos quiten lo bailao...

    Buen finde y besos

    ResponderEliminar
  11. Pues yo tb estoy en edad de ser abuela.... pero mis hijas están aún en primaria!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que a veces, como tuve al primero con 28, me creía una madre joven... Pero estos chavales me han chafado.

      Besos.

      Eliminar
  12. En mi pueblo no es tan bestia, aunque algún caso hay. Pero que a partir de los 25 tienes que estar casada y tener un hijo o una hipoteca -si no ambas- es ley.

    No sos vos, profe. Son ellos. :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, tradicionales donde los haya. Hay que estar casada y endeudada para ser persona.

      Sí, lo sé, son ellos, pero a veces me siento viejuna.

      besos.

      Eliminar
  13. Muerta me hallo :O que flipeeeeee!!!!
    Hombre mi pueblo no es que sea muy pequeño pero ahora mismo solo recuerdo un embarazo adolescente de mi época...aquí debemos tener matrícula en primero de condón como diría Perry jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces en tu pueblo aprendéis rápido. Es que éstos míos son muy lentos. Pero muymuy muy muy lentos.

      Y rápidos para otras cosas.

      besos.

      Eliminar
  14. Jolines!!!! Yo fui madre joven, pero entre joven y adolescente hay diferencia, y mi marido es algo mayor que yo, así que fuimos jóvenes pero no niños. De todas formas va mucho en la madurez de la persona y del tipo de vida, mi marido y yo venimos de familias normales y nosotros educamos a nuestros hijos de forma normal, con madurez y dedicación, que con el peque en los estudios nos costó como ya te dije alguna vez, pero creo que hemos hecho las cosas de una forma normal. Yo siempre he sido de las madres más jóvenes del cole y de las extraexcolares, pero un poco más joven, no 15 años menos. Ayyyy, también creo que cuando una niño de 13 o 15 años se embaraza tal vez en casa no han estado muy pendientes, igual suena mal pero es lo que pienso, y de un chico igual claro, hay que hablar mucho y vigilarlos que la adolescencia es una edad muy complicada. Yo hice algún post de lo que hacía para dirigir el ocio de mis hijos adolescentes y evitar estos casos y seguramente podría hacer miles, porque es un tema que da para rato. Por cierto, eres requetejoven, yo tengo 40 y me considero joven, claro que comparada con esas madres que dices...en fin. Un beso y vaya rollo te he soltado.

    ResponderEliminar
  15. Jajajaj, pues fíjate yo... casi soy la bisabuela!
    De esas anécdotas también tengo yo, claro, a veces soy hasta más mayor que las abuelas!
    Horroreur!, yo sí que tengo una edad!


    Besos con edad!
    ;)

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué curioso! Debe ser normal por esos lares...jaja

    ResponderEliminar
  17. Estoy alucinando. Si ya me parece que con 18 ó 19 años se es jovencísima para ser madre, no te quiero ni contar con 15, pero por lo que veo por tu zona es bastante habitual.
    Y tú tienes una edad estupenda.

    ResponderEliminar
  18. Madre mia!!!!! ¿pero donde das clases, por dios??? jajajaja.
    Ahora en serio, por lo que he visto laboralmente hablando, "ésto" se pega, quiero decir que cuando hay varias generaciones donde se producen embarazos adolescentes, pues se naturaliza y "a su casa viene". Yo trabajo en una zona muy variopinta, con clase media, media-baja y baja y veo muchas familias que no tienen para comer pero donde las hijas se quedan embarazadas con 16 años, dejan de estudiar y no hay ningún drama...hay muchos mundos...y todos están en éste

    ResponderEliminar
  19. Alucina!! siempre he creido que mi madre era joven, pero si tu tienes una edad, entoces yo? 27 años recien cumplidos, viviendo en casa de mi madre, con un sueldo que no llega a 600€
    mamma mia,,,me acabo de hundir y ahogar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…