Ir al contenido principal

Reflexiones tontas, o no

Ayer no fui a trabajar.

Se me juntaron tantas cosas que pedí el día, y luego resulta que lo aproveché más de la cuenta, y menos de lo que quería.

Estaba pendiente de una reunión con la tutora de mi hijo mayor, y me dio cita para ayer a la hora del recreo.

Así, como también estaba pendiente de una consulta médica y unos análisis, aproveché a pedir el día y matar tres pájaros de un tiro.

imagen
Pero por la noche el peque se puso malo, algún virus intestinal, y la cosa se me complicó un poco. Le dejé en casa y fui a las ocho a ver si me recibía el médico y hacía los análisis en el rato en que la chica estaba en casa limpiando.

Mi gozo en un pozo. El consultorio médico cerrado hasta las nueve. Los análisis sí estaban abiertos, pero no podía ir hasta que pasara por el médico para que me diera el volante. Llevaba la noche en pie, y levantada desde las siete, así que a las ocho y media, esperando a que abrieran, me dije que desayunaba y que los análisis iban a quedar para otro día si no quería desfallecer. Ya veía puntitos negros a mi alrededor...

Salgo del médico y me digo, un par de compras antes de ir a casa. Ja, ilusa de mí, son las nueve y diez, no hay nada abierto. Nada de nada.

imagen

Y yo me pregunto ¿de verdad que así vamos a algún sitio?

No entiendo nada de los horarios comerciales en este país, que se están alargando por la noche hasta el infinito y más allá y por la mañana abren tardísimo.

Mi razonamiento es el de una persona madrugadora, pero a veces me dan ganas de cambiarme de país.

imagen

Dejas a tu hijo en el colegio a las nueve y en mi barrio no hay nada abierto. No hablemos de comprar en el pequeño comercio del barrio, porque con un poco de suerte, a las diez y pico, largas, les da por abrir...
imagen

Luego, eso sí. Por la tarde las ocho y media, a las nueve o más están abiertos muchos comercios de por aquí.

A lo mejor la rara soy yo, pero a esas horas estoy con la cena y el pijama puesto.

imagen
¿Y la conciliación de los que tienen horario comercial? No sería mejor un horario continuado, o con una hora de descanso para comer, hasta las cinco o las seis, porque me pregunto si esas personas verán a sus hijos por las noches.

No sé, ya imagino que este tema da para largo, pero yo ayer llegué a casa indignada.

Comentarios

  1. Yo soy de esas que compran a las 8-9 pm. xD Al menos la cena atropellada para ese día o el siguiente (¿se nota que aun no tengo hijos?) pero lo de abrir a las 10..aunque en mi barrio al menos las tiendas a las 9 abiertas, que ya es algo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Yo a veces también lo hago, no creas, y te gusta que esté abierto, pero yo pienso que si trabajara ahí me daba algo, yo que a las siete o las ocho empiezo a no ser persona.

      Besos.

      Eliminar
  2. si, los horarios de las tiendas a veces son de lo más absurdo, pero es que los del resto de trabajos también. Imposible conciliar cualquier tipo de vida, a mi personalmente me viene bien, que estén abiertos hasta las 9, porque llego a casa sobre las 8.30, asi que media hora deprisa y corriendo para comprar. O dejar todo para comprar el viernes o sabado..... ya no te digo ni ir de tiendas de ropa y demás... así no hay manera de comer cosas frescas y del día la verdad. Los horarios en este pais son incompatibles con cualquier cosa, y luego nos equiparamos al resto de Europa JA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el tema, son los horarios de todo en general.

      Besos.

      Eliminar
  3. Lo de los horarios comerciales es una locura

    ResponderEliminar
  4. Te comprendo perfectamente aunque yo, ya sabes, sin queja: en Madrid centro todo abierto a cualquier hora. :)))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cualquier día de la semana. Y a mí me parece bien, si con eso se consigue crear empleo.

      Besos.

      Eliminar
  5. En "Ejspaña" a las 7.00 a.m. los únicos que abren son los bares....así nos va. :(((((

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, tuve que irme a un bar a calentarme porque era lo único abierto. Y ya desayuné.

      Besos.

      Eliminar
  6. Complicado el tema de los horarios. A mí me tiene pasado alguna vez, por la mañana, que me doy cuenta que no tengo jamón en la nevera para hacerle un sandwich a mi hija para llevar al cole y no tengo dónde ir a comprarlo (quien dice jamón dice un botellín de agua u otra cosa...). Vivo en las afueras y justo al lado de casa tengo dos supermercados; uno abre a las 9:30 y el otro a las 10:00, así que nada, es imposible comprar algo antes de ir al cole...Yo trabajo en una tienda de barrio y abrimos a las 9:30 (porque no es nada de alimentación) lo cual me viene bien, porque dejo a mi hija en el cole a las 9 y aún me da tiempo a tomar un café o hacer algún recado, pero pocos porque la mayoría de los comercios aún no han abierto... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto, o poder comprar una barra de pan a primera hora, antes de que los niños vayan al cole, y no hay manera...

      Besos.

      Eliminar
  7. Tienes toda la razón. Lo único que aquí abre a las 9 son las farmacias, el comercio de 10 en adelante y cierran a las 9 de la noche. Yo no voy a ir un día a las 8ymedia a comprarme un bolso o unos zapatos, a esa hora estoy en casa. También es verdad que yo soy de hacerlo todo a primerísima hora y me irrita esperar tantísimo a que abran.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa lo mismo, soy como esos abuelos que se pasean por el Carrefour a las nueve, en cuanto abren, para comprar una barra de pan... jajaja.

      BEsos.

      Eliminar
  8. Los horarios comerciales son totalmente incompatibles con los horarios laborales de la mayoría de la gente...pero, vamos, que en Bélgica una amiga se quejaba amargamente porque todos los comercios cerraban a las 6 de la tarde y ella salía a las 5.30 y por la mañana tampoco estaban abiertos a las 7 de la mañana...así que me da que en todos sitios cuecen habas :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que no abren muy pronto, pero creo que esas personas tienen mejor horario que los trabajadores del comercio aquí.

      Besos.

      Eliminar
  9. ¿Desde qué "lado" te hablo? Como compradora te diré que me gusta encontrarme los comercios a mi disposición el mayor número de horas posible. De hecho, lo que peor llevo de los festivos, domingos incluídos, es el saber que los comercios están cerrados, aunque luego no necesite comprar nada. En mi barrio además todo lo relacionado con "la casa" está funcionando desde temprano: Mercadona y Lidl están aquí al lado y abren a las 9, y los pequeños abren bastante más temprano, desde las 8 o así están en marcha. Cuando llego del cole a las 2 y pico, siguen abiertos, por si me olvido de algo, y por la noche, hasta las 9 y algo, también.
    Otra cosa es desde el punto de vista del comerciante. Lo he vivido en mi casa (tema hostelería, imagínate los horarios), luego con mi novio y marido, y finalmente hasta me decidí y abrí yo mi propia tienda. Lo de los horarios para los trabajadores no tiene nombre. Solo te digo que gracias a Dios que ya no hay en casa nadie relacionado con ese tema, y nuestros horarios no dependen de eso, porque no sé si puedes imaginarte lo que es tener que trabajar sábados, domingos, festivos, llegar a las tantas, turnarte los descansos con tu marido para que el que libre cuide a los niños... Para mí fue un verdadero infierno.
    Si, ya sé que parece incoherente, pero es lo que me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es incoherente. A todos nos gusta tener un comercio a disposición cuantas más horas mejor.

      Aquí, en mi barrio, han abierto un pequeño supermercado que abre todos los días, domingos y festivos también, de 9,30 a 9,30. Está muy bien si lo piensas, pero ha obligado a cerrar en un par de meses a una carnicería cercana, porque no se puede comeptir con esos horarios.

      Besos.

      Eliminar
  10. uy!! como te entiendo. Creo que antes la gente trabajaba y le daba tiempo a hacer sus quehaceres. Ahora sin embargo abrimos los domingos y festivos, ole!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con esa reflexión. Ahora hay que ir a hacer las compras los domingos, cosa impensable en otros tiempos, en los que daba tiempo a todo.

      Besos.

      Eliminar
  11. Lo de los horarios en este país da mucho la risa!

    ResponderEliminar
  12. Es que el horario de los comercios es un tema complicado, porque tendrían que estar de 9 de la mañana a 9 de la noche para que llueva a gusto de todos... La verdad que nunca me había planteado lo del horario de apertura, porque teniendo que ir a trabajar nunca hago la compra por la mañana, pero me viene fenomenal que estén hasta tarde porque así voy con más calma después de trabajar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, por la tarde viene bien a todos, porque la gente sale muy tarde del trabajo, pero, y si todos saliéramos pronto? Entonces no tendría mucho sentido tener abierto hasta las nueve o las diez.

      Besos.

      Eliminar
  13. Aquí en general los horarios de trabajo dejan mucho que desear...Tanto para unos trabajos como para otros, porque quienes trabajan en tiendas no creo que tengan mucha conciliación familiar, no. Pero cuando he ido a otros países (que no es que sean muchas veces tampoco, pero me fijo en esas cosas) tampoco abren los comercios mucho antes de las 10. Cierran mucho más temprano, eso sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, para todos los trabajos. Lo del comercio es sangrante, pero hay mucha gente con horario partido y que llega a casa a la hora de acostar a los niños y encima madruga.

      Besos.

      Eliminar
  14. Vaya mañanita, profe... :/

    Yo lo del horario... Pues no sé qué decirte. Supongo que los comercios se amoldan a los horarios de la mayoría.. Si la gente trabaja hasta tarde, tendrán que abrir hasta tarde, yo que sé. O no, porque si cuando tú puedes ir no están abiertos, pues te chinchas. No sé :/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es un tema muy difícil, pero no es solo el horario comercial, sino el de mucha gente que llega a casa a unas horas que no son normales.

      Besos.

      Eliminar
  15. Tienes razón. En muchos sitios de Francia, por ejemplo, a las ocho y pico hay comercios abiertos, que cierran pronto pero que permiten disfrutar del día a los de los comercios y a los demás. Un besín y que lo de los análisis no sea nada.

    ResponderEliminar
  16. Me encanta tu reflexión porque después de vivir una temporada en el extranjero todavía me pregunto más cómo podemos ser tan zoquetes en el tema de los horarios en éste país... No hay manera de hacer cuadrar horarios comerciales con escolares y laborales ¡una pena! Ya que como bien dices la gente que trabaja de cara al público también tienen familia ¿llegan a ver a sus hijos despiertos? ¿o es que se van a dormir a las doce? ¡Qué horror todo!

    ResponderEliminar
  17. El tema de los trabajadores de los comercios debería ser sencillo: turnos. De mañana y de tarde.
    A mí que abran a las 10 de la mañana no me gusta, lo veo tarde. Pero me ha venido mal en un par de ocasiones, no más. Me es más útil que cierren tarde. Pero lo que más me repatea es que tengan horario partido. Cierran a las 14 y abren a las 17. Es el horario en el que más iría yo a comprar jaja. De hecho hay comercios que algunos días sí abren en ese horario, y nunca acierto. Alguna vez me he plantado a las 14:30 y me lo he encontrado cerrado en las narices. Teniendo en cuenta que una gran parte de trabajos son a jornada partida, ¡hay gente que sale a las 14 y quiere comer!
    Claro que también es una cuestión de previsión y organización personal... pero, no sé... no hay por donde cogerlo.
    Siempre he pensado que lo ideal es hacer jornada intensiva, en cualquier trabajo. De 7 a 14. Y los comercios también de 14 a 21. Pero entiendo que quedan horas muertas y es dinero perdido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…