Ir al contenido principal

Insomnio

Durante las últimas semanas, apenas duermo.



Paso la mayoría de las noches, como la de hoy, por ejemplo, totalmente en blanco.

Algunos días duermo un poco, ya a eso de las dos o las tres de la mañana, un sueño intranquilo y nervioso que no me deja descansar bien, y luego me levanto a las seis con mayor sensación de sueño que si no hubiera dormido nada.


Lo que más me apetece cuando estoy así es levantarme y ponerme a hacer cosas, cualquier cosa. Pero me obligo a permanecer en la cama y descansar, al menos.

Sé que debería tomarme algo, que una dormidina o algo así me ayudaría algo a conciliar el sueño, pero ya he dependido de pastillas para dormir en algunas etapas de mi vida, y no quiero volver a eso.



También sé que si hiciera algo de ejercicio todo mejoraría, pero tampoco puedo, materialmente me resulta muy difícil, no diría que imposible, pero casi, encontrar tiempo para hacer algún deporte. Llego a casa muy tarde y cansada, e inmediatamente empiezo con deberes y extraescolares con el peque. Cuando terminamos suelen ser las siete y media o incluso más. Cenamos a las ocho, ocho y cuarto, así que me da tiempo a hacer la cena e ir preparando la comida del día siguiente. Después preparo alguna cosa para clase, o miro internet durante media hora. Con un poco de suerte, me apetece ver el capítulo de alguna serie, aunque ahora la mayoría de los días tampoco tengo ganas. Leo un poco en la cama y luego intento apagar la luz pronto a ver si me entra el sueño... Y vuelta a empezar.



Es una etapa, lo sé, pero resulta difícil ir a trabajar día tras día durmiendo muy poco o nada.


Comentarios

  1. Venga ánimo!!! Aunque no tengas mucho tiempo y ganas te recomiendo salir a córrer, en media hora lo tienes listo y a mi me fue genial para las epocas de insomnio. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pobre. Te entiendo bien porque he pasado rachas de esas. En mi caso, seguir todas las recomendaciones típicas: baño por la noche, cena frugal, ejercicio diurno, no echar siesta, etc etc, solo lo mejoraban levemente. Lo que de verdad me saca de esa situación es solucionar el problema que me tiene tan inquieta que no me deja dormir.
    Mucho ánimo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. A veces de tanto cansancio uno no puede pegar ojo...
    Últimamente yo también estoy durmiendo muy poco y me empieza a pasar factura.
    :S

    Besos

    ResponderEliminar
  4. El insomnio es una lata... y si se prolonga en el tiempo, tu cuerpo termina pagándolas. Yo no soy nada partidaria de tomar pastillas para dormir, pero sí, por ejemplo, una infusión de pasiflora antes de ir a la cama, te puede ayudar, y es algo natural, sin contraindicaciones. Lo de hacer ejercicio funciona, pero reconozco que a veces es muy difícil compatibilizarlo con el resto de tareas. Yo este año estoy yendo a clases de bodybalance dos días a la semana. Salgo de trabajar a las 8 de la tarde y voy a la clase de las 9. Salgo a las 10 y cuando llego a mi casa son las 10:45. Esos dos días dejo que mi marido se encargue de nuestra hija. Al principio me sabía mal, y sólo iba un día a la semana, pero en cuanto pude comprobar los beneficios y pusieron la clase dos días a la semana, no lo dudé. Te aseguro que esos dos días duermo como un angelito, casi de un tirón y llego a casa como nueva... tarde pero relajada. Tenemos que darnos cuenta que también necesitamos tener nuestro momento para nosotras solas, para cuidarnos...
    Espero que esta racha se te pase pronto. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Madre mía Ro y encima conduciendo. Ve al medico y que te recete algo. Es falso que crean adición, luego vuelves a dormir bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Joer... Qué mierda!! Y si te marcas una rutina como los niños pequeños?? Aunque por lo que cuentas, parece que ya la tienes y no te funciona.
    Un beso y mucho ánimo,
    Marialu

    ResponderEliminar
  7. Ánimo Ro! yo también he pasado por rachas de insomnio y no me quiero ni acordar, en esos momentos parece que no pasará nunca, pero como bien dices, pasa, sólo que mientras pasa y no, es una tortura. Yo sigo algunas indicaciones como ducharme por la noche, cenar temprano y ligero y alguna que otra vez, en casos puntuales, he tomado dormidina y me va fenomenal (no me he vuelto adicta y ahora duermo como un lirón sin necesidad de ellas) Lo que no hago es quedarme en la cama sin sueño, leí hace tiempo que es mejor salir de la cama y hacer alguna actividad relajante, o tomar un vaso de leche caliente, pero que no es buena idea quedarse en la cama dando vueltas. Entiendo que te sea prácticamente imposible encontrar un hueco para hacer ejercicio pero, si pudieras al menos caminar durante media hora a paso ligero, te vendría genial. Leí un artículo de un cardiólogo que decía que caminar es más saludable que correr, media hora caminando a buen paso es más beneficioso que una hora de gimnasio, pero claro, si no hay tiempo material...
    Espero que pase pronto esta mala racha y puedas descansar a pierna suelta con ronquidos incluidos :)
    Un beso. Ánimo y suerte!!

    ResponderEliminar
  8. No sabría que decirte, nunca he tenido problemas con el sueño, aunque duermo poco, lo que duermo me llega. Animo!

    ResponderEliminar
  9. Jo, yo tuve problemas para dormir durante AÑOS. Pero en mi caso eran "miedos", pesadillas... Hasta que el médico que mandó unas pastillas, solo para un mes, para coger el hábito. Yo pensaba que cuando me las dejara de tomar volveríamos a las mismas, pero gracias a Dios funcionó. Eso fue hace muuuuuuucho tiempo, si ahora tuviera esos problemas no sé qué haría, porque la verdad, el sueño y yo nos llevamos demasiado bien.
    Espero que se te pase pronto la racha.

    ResponderEliminar
  10. Yo en estos casos siempre recomiendo una cosa que a mí me ha ido muy bien: meditación o relajación. Me cojo un mp3, con varias pistas de audio dedicadas a relajación o meditaciones guiadas, y no llego nunca a la mitad. Me quedo frita xD

    Al principio cuesta un poco "desconectar", pero vamos, a mí me funciona siempre :D

    ResponderEliminar
  11. Gracias, chicas. Estoy un poco abatida últimamente, quizá por eso no puedo dormir, y todo se me viene encima. Quizá ya voy necesitando vacaciones, no sé.

    Besos y abrazos a todas.

    ResponderEliminar
  12. Vaya, pues que pase lo antes posible, sé de lo que hablas y así no se puede estar. Un besote!

    ResponderEliminar
  13. Si estás reguleque no vas a dormir bien... La idea de Bettie es buena, relajación y música. Y, si necesitas tomarte algo un par de semanas para coger una rutina de sueño, pues tampoco pasa nada, oye.

    Un achuchón de mosca tsé-tsé

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Bufff, tener insomnio es horroroso, te comprendo muy bien. Por suerte sólo me ha pasado una vez, y lo pasé fatal. Como tú no quería tomar pastillas, y lo que hacía era tomar infusiones e intentar relajarme antes de ir a dormir (porque deporte hacía muchísimo), pero no me funcionó. La verdad es que dejé de tenerlo cuando se solucionó algo en mi vida... Ánimo Ro. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. A mí a veces me cuesta mucho dormir también... aunque normalmente no me tengo que levantar temprano así que paso de tomarme nada, pero te entiendo. El momento de saber que tienes que dormir y no poder. Espero que se solucione pronto o encuentres tu forma de poder relajarte y dormir a pesar de todo.
    Pide que te abracen más, eso siempre ayuda ;)
    Bsitoss

    ResponderEliminar
  16. Hola Ro, yo he pasado varias veces por algo así, unas he tenido motivos para el insomnio y otras no. Te comiendo tomar Valeriana KNEIP, 2 por la noche y otras dos por la mañana. No es una pastilla para dormir pero te ayudará a estar más relajada. También he tomado vitaminas con triptófano, es básicamente el componente de la leche que ayuda a dormir, funcionan bien para regular los ciclos del sueño.

    Espero haberte ayudado, Susana.

    ResponderEliminar
  17. Necesitas relajarte y ya decía el dr.Estevill que para eso, nada de tele ni ordenadores un par de horas antes de irse a dormir.
    Así, que de postre mandarina o manzana.Luego una valeriana(es natural y empieza a hacer efecto diez días después de empezar).
    Algo de lectura y ya.
    Que me da a mi que eres algo hiperactiva..

    ResponderEliminar
  18. Ains, pobre... yo tengo algunas etapas así, y es horroroso. Seguramente sí que ayuda un poquito de ejercicio, porque yo ahora que hago con más regularidad duermo genial... por si te ayuda, me compré una bici estática hace casi un año. Lucía muy bien en mi cuarto como colgador de ropa, hasta hace un par de meses, que descubrí que puedo leer y contestar correos mientras hago bici (pongo el portátil sobre el manillar) y así se me hace más ameno. Intenta buscar algún tipo de ejercicio que te canse pero que puedas combinar mientras haces otra cosa, para que no lo notes apenas... Eso, paciencia, y un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Vaya ¡¡qué mal!! Yo he tenido algunas noches así, pero por suerte, nunca he encadenado varias seguidas. Me parece bien que no tomes pastillas, pero quizá cambiar de rutina te ayude.
    Dicen que no es bueno leer en la cama (aunque yo lo hago), así que procura leer en el salón o en alguna otra estancia y, cuando vayas a la cama, ve directa a dormir.
    También dicen que, si no eres capaz de dormirte, mejor que te levantes de la cama. Vete al sofá o al sillón, y acuéstate cuando te gane el sueño.
    No sé, espero que tengas suerte y pronto puedas descansar como te mereces.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…