Ir al contenido principal

Cuentos en verso para niños perversos

El título no me digais que no es precioso.



El autor, un acierto seguro, Roald Dahl.

El otro día me daba cuenta de que no había dedicado este año demasiado tiempo a la poesía. No es mi género, la verdad, y siempre leo un montón en clase con los chavales, así que no leo demasiado fuera de las aulas.

Pero este libro es para mí especial.

Lo he utilizado en clase muchas veces.

Y este año también voy a hacerlo.

Ya os contaré u os enseñaré lo que sale.

Os pongo un par de fragmentos para que veáis el tono en que está contado, que a mí me encanta. Porque las versiones dulcificadas de los cuentos tradicionales son demasiado poco atractivas para los niños, pero en éstas hay intriga, sangre, mala uva... Y nos gustan más.




Comentarios

  1. Lo tenemos en casa,es muy bueno!
    Ya contarás...

    Besos y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya os contaré lo que sale de esto.

      Besos.

      Eliminar
  2. Pues que me lo voy a agenciar pero ya... en cuanto esté en condiciones de salir a la calle a trotar por las librerías!
    Beso y agradecida por la recomendación.
    ;)

    ResponderEliminar
  3. Lo cogí en la biblio para estas hace un tiempo...genial, genial,genial.
    Isthar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es genial. A mí me lo descubrió una compañera hace unos años y es una lectura recurrente en clase.

      Besos.

      Eliminar
  4. ya mismo bajando pdf y audio para usar en clase, pero en inglés! Me viene bárbaro para las ultimas semanas (acá en Uurguay terminamos en diciembre)
    Besos
    Fer

    ResponderEliminar
  5. Yo lo leía en alto cuando estaba embarazada :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio? yo con los embarazos escuchaba música extraña a toda caña, cada uno con sus cosas... jajaja.

      Besos.

      Eliminar
    2. Te lo prometo!! Era el único libro de cuentos "clásicos" que tenía a mano ^^

      Eliminar
    3. Te creo, de verdad. Jajaja.

      Eliminar
  6. Recuerdo haberlo leído de pequeña... y tienes razón, el título es genial.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Yo no lo conocía Ro, pero me ha encantado los fragmentos que has compartido. Me da que tengo otra excusa perfecta para agenciarme otro libro en papel... Jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier excusa es buena, que lo sepas.

      Besos.

      Eliminar
  8. No lo conocía y buscaba algo así para los Reyes de mis sobris porque los libros que he mirado, muchos pasan de hablarles como si fueran tontos y demasiado infantilizados a ser demasido complejos para ellos, y este parece ideal. Tengo que conseguir 4, les quiero dar el mismo a los 4 intermedios. Unbesín.

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Son muy buenos, y muy divertidos. Pensamos grabar un vídeo con alguno de estos. A ver lo que sale...

      Besos.

      Eliminar
  10. ¡¡Qué bueno!! A Peque, de momento, prefiero seguir contándoles las versiones "originales", pero lo anoto para un futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tú peque de momento le llega con cualquier historia bonita, y más si el libro tiene unos preciosos dibujos. Pero de más mayores piden otras cosas, ya lo verás.

      Besos.

      Eliminar
  11. Ayyy que casualidades de la vida... justo hoy me topo con este libro. Soy bibliotecaria y actualmente me encuentro inmersa en un proyecto de animación a la lectura con poesía infantil, y ahí ando, buscando títulos y autores, poniendo mi imaginación en marcha pensando en actividades para acercar este género tan "rechazado" y desconocido para los más pequeños. Un besazo de una chica que te lee siempre siempre siempre!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me alegro de que esto te haya servido para algo... Ya verás como a los niños les encantan estos cuentos.

      Besos. Y gracias por leerme.

      Eliminar
  12. Este libro lo descubrí de una forma muy rara! Estaba yo en una cafetería que tiene muchos libros, y me puse a ojear, y de lo original que me pareció me leí unas cuantas historias mientras estaba allí

    ResponderEliminar
  13. Yo leí este libro cuando era pequeñita!! que buenos recuerdos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. he empezado a leer un libro, infantil. Y ya solo el título me hizo acordarme de tí: El asesinato de la profesora de lengua (Jordi Serra I Fabra). No lo he terminado, pero leelo por favor y haznos una entrada. Lo poco que llevo creo que te gustara

      Eliminar
    2. Ya lo he leído, hace bastante tiempo, la verdad. Jajaja.

      Eliminar
  14. Me ha "encantao" y estoy segura que a mi hija de ocho también le gustará.
    Pero tus alumnos ¿no son adolescentes?:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hija, sí. Y la primera lectura de este curso la leyó mi hijo mayor hace no sé cuánto, y es de Barco de vapor para ocho años. No comento nada más...

      Besos.

      Eliminar
  15. Me encanta este autor, pero este libro no lo conocía...
    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…