Ir al contenido principal

Un baño de realidad

A propósito de lo que os comentaba el otro día sobre lo que algunos aparentan ser en las redes sociales, el viernes pensaba, mientras venía conduciendo del trabajo, que todos aparentamos, nadie cuenta toda la verdad en un blog, o en instagram, y mucho menos en Facebook o en cualquier otro medio.

imagen

Eso no quiere decir que mintamos, sino que la realidad es compleja, y a veces nada fotografiable, o poco interesante, o quizá demasiado, así que hay facetas de nuestra vida que nos guardamos para la familia, para los amigos, para otra gente, o para nosotros mismos.

imagen

Y eso que yo creo que sí os cuento muchas cosas, buenas y malas, que no pinto mi vida y lo que me pasa o me gusta de color de rosa, pero lo normal, la rutina, lo que no destaca, aquello de lo que no puedo reírme a gusto, eso no lo cuento aquí.

Bueno, no siempre.

imagen

Porque ahora, un lunes de buena mañana, toca un baño de realidad en mi trabajo, mi realidad de cada día, esa no tan agradable como la que os suelo contar. Sólo cuatro cositas, a modo de ejemplo:

1. Ya sabéis que viajo todos los días doscientos kilómetros (cien de ida y otros tantos de vuelta) para ir a trabajar, y los llevo cada vez peor.

imagen
2. Llevo tres cursos (contando con éste) en un centro que me gusta mucho, que funciona bastante bien pero en el que el ambiente de trabajo entre compañeros no es muy bueno ( ¿qué centro educativo tiene buen ambiente?... en fin)

imagen

3. Este curso, a finales de octubre como estamos, llevamos ya tres horarios distintos, que en mi caso ha sido un camino desde un horario bastante bueno, a uno peor y terminando por LO PEOR. Eso está influyendo negativamente en mis ganas de trabajar.

imagen

4. Estoy inmersa en el inicio de una depresión (y no hablo a la ligera) de la cual la culpa la tienen estos dos cursos y pico de poner buena cara e intentar llevarnos todos bien aunque me estén pisando, y claro, los que pisan se deben de creer que me va la marcha y están presionando más de la cuenta...

imagen

Pero bueno, mañana, o pasado mañana, encontraré de nuevo el camino hacia la sonrisa que tanto me está costando en las últimas semanas.

Comentarios

  1. Bueno, pues aunque no de forma tan explícita, pero sí habías hablado de estas cosas. Creo que tu blog es muy sincero.
    Mucho ánimo y a por esa sonrisa.
    Ah, y para el punto 4, se me ocurre eso de más vale una vez roja que ciento amarilla. Hay personas a las que hay que pararles los pies en seco, no se puede siempre ser buena y conciliadora...
    Un beso Ro

    ResponderEliminar
  2. Mi madre estuvo trabajando un tiempo a muchos km de casa y se le notaba el agotamiento,Al menos ella estaba en un colegio con bastante buen ambiente de trabajo.
    Es fácil decir que no te dejes pisar,pero supongo que el tema no es sencillo.
    Lucha cuanto esté en tu mano,porque tú no mereces ni como persona ni como profesional que nadie te pise.
    Venga ánimo!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Supongo que a casi nadie le apetece leer un blog o visitar un instagram o algo así para ver cosas feas, demasiado corrientes o con tintes bajoneros... pero a mí sí que me parece que la mayoría se pasa un poco de chupiguaísmo... eludiendo las cuestiones preocupantes, negativas o incluso desesperantes que nos rodean, y mostrando sólo una cara del prisma que termina por cansar de puro ñoño y súper chachi. A mí me gusta ver que la gente capaz de encontrar la belleza y la alegría en lo cotidiano también se caga un día en tooo lo que se menea (con perdón por la expresión, pero es que es la adecuada), se cabrea, se angustia, se entristece, las cosas le salen mal o mete la pata hasta el zancarrón. Hay demasiada pose en todos sitios, no sólo en la red...

    ResponderEliminar
  4. Ay, Rosana, que me has puesto tristona... Espero que ese inicio de depresión no siga adelante, que eres una mujer impresionante, y pareces una curranta imparable.
    Entiendo que ese ambiente y ese horario hagan mella en tu estado de ánimo. Pero tienes una familia estupenda y el trabajo no lo es todo.
    Un abrazo muy fuerte y mucho ánimo!!
    Marialu

    ResponderEliminar
  5. Muchísimo ánimo guapa, piensa que tenemos una de las profesiones más bonitas del mundo, y si, hay gente cabrona que siempre intentará pisarte, pasarte por encima, pero por lo que he visto eres una profesional maravillosa, ojalá yo hubiera tenido una maestra como tú. Creo que eres de esas profes que marcan y dejan huella. Un beso enooooooorme y arriba ese ánimo!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Un horario malo más doscientos kilómetros se hacen cuesta arriba, si encima tienes un regular ambiente de trabajo más todavía...pero no vas a dejar de ser la excelente profesional que eres porque le plantes cara a quien tengas que plantársela!! que una cosa es dar la mano y otra cogerse el brazo ;)))
    Seguro que encuentras una solución que te satisfaga, así que mucho ánimo!!!...porque como ha dicho El collar de Hampstead es fácil decir lo que hacer pero muy difícil hacerlo :S

    ResponderEliminar
  7. Ahora mismo vengo de ver un maravilloso blog en el que habían preparado una decoración preciosa para Halloween. ¿De dónde leches sacan el tiempo? ¡Que yo no trabajo fuera de casa y no me llega! Yo creo que tu blog es muy sincero, sin aparentar, cuentas cosas buenas y malas, las que te apetece, que para eso es tuyo. Dicho lo cual...
    ¡ARRIBA, ARRIBA, ARRIBA ESE ÁNIMO, RO! Venga, que es que estamos en una estación muy mala para estas cosas, ya sabes cómo influyen estos cambios en el ánimo, y si encima no te lo están poniendo fácil, pues es comprensible. EXIGE, si tienes derecho, no cedas a que otro tenga un horario mejor mientras tú te fastidias. E ignora. A todo aquél con el que no te cuadre mucho la cosa. Seguro que tienes compañeros con los que si hay buen rollo, búscalos, déjate arropar por ellos, y de lo que hagan los otros, procura pasar. Si, ya sé que eso es lo que tú quisieras poder hacer tan fácilmente, pero nosotros te lo recordamos, y así a lo mejor nos haces caso. ¿Vale?
    Un beso. QUE ESTAMOS AQUÍ PARA LO QUE QUIERAS.

    ResponderEliminar
  8. Llevas razón sólo a medias: es verdad que en las redes sociales no se cuentan más que cosas buenas, eso no es mentir, es contar sólo las cosas agradables, los que nos leen cada cual lleva su mochilita a la espalda y el personal con lo que está cayendo es mejor hacerle asomar una sonrisa, pero todos llevamos cosas menos agradables en nuestra cabecita.
    Y en cuanto a lo de tu depre, de verdad que no lo creo, estarás pasando momentillos bajos pero nada más, de cualquier forma aquí tienes mi mano si la necesitas
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Hola, lo primero, mucho ánimo que a veces es muy duro y cuesta, pero tú puedes.
    Lo segundo, estoy de acuerdo contigo en un 90%. Yo por ejemplo cuento cosas buenas porque cuando abrí el blog me propuse que era para hacer un poco mejor la vida de mis hijos en aquel momento y en general luego,para hacer ver desde la experiencia que por muy dura que fuera la situación a pesar de la crisis había que buscar lo bueno. Sí que he contado cosas tristes, nunca he ocultado que pasamos una racha económica horrorosa y hablé de los problemas de salud graves que hubo en mi familia porque me saturé y conté un poco, pero no me gusta contar lo triste, aunque tengo claro que no querría enfocar una vida irreal, yo no soy maravillosa, mi matrimonio no es el más ideal del mundo y mis hijos no son perfectos, pero sí que intentamos ser felices y me gusta ser optimista y que se refleje en el blog, pero un optimismo real, de una persona que a veces lo ha pasado fatal y encuentra la solución porque trato de animar a la gente. También es cierto que hay gente que se inventa su vida, hace poco encontré un blog cuya persona parecía llevar una vida de ensueño y al ver la foto de perfil flipé porque era una conocida mía con una vida bastante hueca, la típica que prefiere que le corten una mano antes de que su hijo no sea el prota de la función de Navidad y que solo le importa destacar y ser más que los demás, ya sea con sus hijos, en el trabajo o entre las mamis, el caso es ser más.
    Bueno guapa que te he soltado la biblia en verso, perdona. Un besín y ánimo, o mejor aún, párales los pies a los que te pisen, eso no se consiente que tu vales mucho.

    ResponderEliminar
  10. No dejes que te pisen te estoy avisando, si le dejas hacer acabarás aplastada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabés lo bueno de todo esto? Que ya sabés, ya identificaste lo que no te gusta, lo que hay que cambiar y ese es el primer paso, porque podés hacerte responsable de tus desiciones a partir de ahora y elegir desde el amor ,el amor como fuerza universal, el interior, no la versión light y edulcorada de las sonrisitas fingidas, el amor que es tan capaz de dar la vida como de quitarla. Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Mucho ánimo, profe.

    Los institutos donde hay buen rollo entre compañeros son mi cosa mitológica favorita xD

    ¿Sabes qué me costaría a mí más? Lo de los kilómetros. Uf.

    Pero te mando un súper abrazo lleno de admiración -como todos los que te mando siempre. Ánimo.

    ResponderEliminar
  13. Fuerza y paciencia,Ro!Algunas adaptaciones son especialmente complicadas para profesores,padres y alumnos!
    Un abrazo bien fuerte!

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias a todas. Hoy he aprovechado la llamada de una amiga, que además es compañera, y nos hemos ido a la fiesta del cine. Acabo de llegar a casa. Así que el día no ha estado mal.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. ¿Qué decirte que no te hayan comentado ya? Ro, yo llevo mucho tiempo leyendote, pero casi no comento. Entro todos los días que puedo por aquí (últimamente no diariamente porque mi situación ha cambiado y dispongo de menos tiempo libre) Pero si tu blog es uno de los fijos en mi lista es precisamente porque a mi no me transmites nada de postureo (esos blogs donde todo es tan bonito, son tan ideales, tan perfectos... al final, carecen de interés... Por lo menos para mi. Acabas acudiendo a ellos en contadas ocasiones) Tú, eres auténtica. Con tus cosas buenas, las no tan buenas, una dosis de realidad.

    En cuanto al curro... bonita profesión la nuestra (yo también soy profe, bueno, maestra) y que dura. Lo curioso es que a veces, son los adultos los que hacen más dura esta profesión (leyes sin sentido, padres, otros compañeros que se limitan a ser "funcionarios"...) Pero seguro que no hace falta que te diga que nosotros cambiamos el mundo. Ayudamos a nuestros niños, a crecer, a pensar, a ser personas... Así que a plantar cara, que eres una profesional como muchos deberían serlo!!! (Sí, es muy fácil decirlo pero no tanto hacerlo. Aunque también viene genial que nos lo recuerden) Mucho ánimo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los niños estoy encantada. Tengo problemas, de vez en cuando, como en todas partes, pero son los compañeros los que me están haciendo duro el trabajo. Y no todos, claro, sino un grupo reducidísimo de ellos, pero precisamente un grupo que no puedo evitar. En fin, que tiene que ser así y no va a cambiar. Lo único que puedo hacer es plantarme, ponerles mi postura aún más clara y aguantar cosas peores, o callar y hacer mi vida, pasando de ellos.

      Besos.

      Eliminar
  16. Y luego dicen que vivimos muy bien, ¿eh? Vaya tela, entre la inestabilidad de los destinos, trabajar lejos de casa, los roces entre compañeros y el trabajo en sí, que resulta agotador y, a menudo, frustrante, raro es no tener de vez en cuando una racha de bajón.... En fin, nena, un abrazo y enorme y, bueno, ya sabes, mímate y regálate tiempo, que eso siempre ayuda. ¡Muack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Lo estoy intentando. Pero ayer salí de casa a las siete y llegué a las ocho de la tarde. 13 horas, claustro, y demás historias de por medio. Ya sabes, trabajamos poquísimo.

      Besos.

      Eliminar
  17. Vaya guapa, siento leer esto tan tarde. Espero que estés mejor y que esa sonrisa esté ya asomando. Odio cuando la gente habla de depresión a la ligera y se nota a la legua que tú no lo estás haciendo así, por eso espero que se quede sólo en el principio de una, y no pase de eso.
    No te dejes pisotear, nunca. Bastante duro es hacer 200 kilometros al día (me parece una auténtica barbaridad) como para aguantar ese tipo de cosas en el trabajo.
    Eres una gran profesional y una gran compañera, pero una cosa es ser buena compañera y otra cosa es dejar que se aprovechen.
    Tienes un trabajo precioso, que puede llegar a ser muy gratificante, pero de los más duros que conozco y de los menos reconocidos, así que, hazte valer.
    Ojalá pronto la situación mejore (si los roces no terminan al menos que tus circunstancias sí) y lo que compartas por aquí con nosotros sean sonrisas.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  18. Seguramente no muestras en tu blog todo lo que eres (ni tu, ni yo, ni nadie), pero sí que muestras muchas cosas de tí, y vales un montón.
    Precisamente por ello, tienes derecho al pataleo, a hacer un post "menos bonito" como este, a llorar en casa y a tomarte unos días de no sonreír. Pero cuidadín con no apalancarse en el lado negativo de la vida, eh? Sobre todo revisando y cuidando el punto número 4, que no me ha gustado nada...
    Un abrazo muy, muy fuerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…