Ir al contenido principal

Amigos

A lo largo de la vida, hay momentos en que nos olvidamos de lo importantes que son los amigos.


Nos olvidamos de ellos cuando tenemos pareja, ESA pareja, ésa que nos parece perfecta y con la que vamos a pasar toda nuestra vida. Entonces descuidamos las amistades, las hacemos esporádicas, las cambiamos por las de la pareja...



Y cuando tenemos hijos. Mirad, cuando tenemos hijos, en los primeros meses si somos un poco listos y en unos cuantos años si no lo somos tanto, todo nuestro mundo son ellos, sus necesidades y sus despertares a la vida, pero también sus caquitas, sus mocos... Si te descubres más de una vez hablando de cacas con mujeres a las que apenas conoces, vete a dar una vuelta con tus amigos, y diles que no te dejen mencionar a tu hijo ni una sola vez en toda la tarde.



Y luego, la rutina se instala en tu vida, y empiezas a pasar los fines de semana en familia o en pareja, a trabajar mucho, a llevar a  los niños a la piscina o al fútbol y no tienes tiempo para los amigos.



Pero los amigos son importantes, nos recuerdan que somos personas, aparte de esposas o esposos, padres o madres, hermanos o hijos. Nos recuerdan lo que nos gusta y lo que no, de qué nos reímos y cuándo nos ponemos serios.

imagen

Este finde tuve una comida con amigos. Una comida en la que disfrutamos, nos reímos, nos emocionamos y recordamos lo importante que es tener a alguien que te conozca bien y, a pesar de ello, te quiera.

Comentarios

  1. A los verdaderos amigos hay que cuidarlos,son un tesoro.
    ; )

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto. Pero a veces como que no tenemos tiempo, como que lo dejamos para otro momento. Y no debería ser así.

      besos.

      Eliminar
  2. Cuánta razón en todo lo que escribes en esta entrada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Tienes mucha razón! Yo estoy en un momento que nunca quise que me pasase y es que todas mis amigas tienen novio menos yo. Estoy asqueada jajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Los amigos son importantes, pero los buenos amigos casi son inexistentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy muy difíciles. Y a lo mejor los tienes, pero las circunstancias de cada uno hacen que no se ejerza como debiera ser...

      Besos.

      Eliminar
  5. Qué interesante esto que dices, es una cosa que se dice, que los amigos son muy importantes, pero me gusta más tu reflexión desde la experiencia.
    De hecho, ahora que te releo y me gusta tanto, he decidido apuntármelo, a ver si aprovechando que tengo algún año menos que tú (y dos hijos menos jeje) puedo aprender en cabeza ajena (la tuya). :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, lo de los hijos menos te lo acepto, pero lo de los años... si soy una niña... Jajaja.

      BEsos.

      Eliminar
    2. Jajajaja. Es cierto. Es que a mí los que tienen hijos me parecen todos mayores aunque tengan cinco años menos que yo jaaaaajajaja.

      Me pasa como una niña a la que hice un cuestionario para que le dieran 6 euros de saldo cuando era teleoperadora en Movistar:

      -¿Tiene usted hijos?
      - (Silencio. La niña contrariada) No. Yo soy la hija.

      Entonces pensé: A mí me pasa igual, ¡yo soy la hija! Jajajaja.

      Eliminar
    3. Aprovecha a ser la hija. Si tienes hijos dejas de serlo, y tus padres no te vuelven a mirar a ti nunca más, solo para reprocharte que no vengas con el niño. O porque le riñes, o porque no le das lo que quiere, esas cosas...

      Besos.

      Eliminar
  6. Te doy la razón, aunque desde una perspectiva diferente. Mis mejores amigos están a muchísimos kilómetros (desde 400 la que menos a 12.000 el que más). Solo podemos vernos (con suerte) una o dos veces al año (y nunca todos juntos), así que imagino que por eso, por la falta de disponibilidad y habitualidad, movemos cielo y tierra cuando hay oportunidad de quedar.
    Pero estoy segura que es porque, como casi todos estamos fuera de nuestra tierra, nos echamos de menos y nos gusta volver a "los orígenes". Estoy convencida que si estuviéramos a menos de 1 hora de coche, la situación sería diferente y muy parecida a la que relatas.
    Pero sí, los amigos son muy importantes. Indispensables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo a mis amigos lejos, no tanto como tú, los más cercanos están a casi doscientos kilómetros, y los veo muy poco. Pero aprovecho también cualquier momento.

      besos.

      Eliminar
  7. Una entrada para reflexionar un poco y cambiar el paso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces es necesario eso de cambiar el paso.

      Besos.

      Eliminar
  8. He tenido una racha de bastantes años en los que apenas me he relacionado con mis amigas de siempre, por su residencia, trabajo, o simplemente el día a día. Ahora estamos retomándolo, y es muy gratificante que hasta los demás te digan "cómo se nota que es que sóis amigas de toda la vida", por la forma de tratarnos, por la forma de tratar a sus familias, por la "conexión". Intentamos que no pase demasiado sin vernos, y que nuestros hijos disfruten juntos de algunas cosas.

    ResponderEliminar
  9. Los amigos, los de verdad, los amigos con mayúsculas... lo siguen siendo, y demostrando, aunque tengas pareja, hijos, trabajo y lo que sea. Quizás con los años vas reduciendo el tiempo que disfrutas junto a ellos, pero se cambia cantidad por calidad. ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. ¡Cuánta razón! A los amigos (los buenos amigos) hay que cuidarlos. Vale la pena. Es verdad que con el paso de los años las circunstancias van cambiando. Algunos desaparecen, otros siguen ahí... A unos les ves más que a otros. Pero con los amigos de verdad, aunque pasen años sin verse, sigue siendo una conexión especial, no hay distancias ni tiempos... Me río cada vez que veo a alguien en cuyo perfil de Facebook pone 500 amigos (es un decir); deberían cambiar eso y poner "conocidos" o algo así. La amistad es otra cosa (independientemente de que puedas tener grandes amigos agregados a tu facebool... jeje).
    Me ha gustado tu reflexión de hoy.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Tienes mucha razón, a veces por esa "confianza" descuidamos a los amigos, mi pareja y yo intentamos quedar no sólo con los amigos en común sino con nuestros propios amigos al menos una o dos veces al mes, como norma, que no puede ser eso de echarse novio y desaparecer del mundo!

    ResponderEliminar
  12. Tienes mucha razón, cuando va pasando la vida y nos cambian las circunstancias tendemos a dejar un poco de lado a los amigos. Un besín.

    ResponderEliminar
  13. ¿Y que me dices cuándo tienes a tus mejores amigos, los de verdad, los que son sólo dos, a muchos kilómetros de distancia? Nosotros nos obligamos a vernos, al menos, 2 veces al año.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…