Ir al contenido principal

Juntos

Tengo aún un montón de lecturas de verano sin comentar, pero lo iré haciendo poco a poco, para no aburrir a nadie. Sobre todo porque este verano le he dado a la saga juvenil un montón, y sin demasiado éxito, la verdad.



Después del desastre que supuso aquel Maravilloso desastre, aún me he atrevido con otra saga juvenil, pero es la última en mucho tiempo.



Otra saga distópica.



Otra trilogía.

Cassia vive con su familia dentro de la Sociedad. Llega el día más importante en su vida: el Emparejamiento. La Sociedad va a decirle quién va a ser su pareja.

Así comienza esta historia, que tiene un argumento aceptable pero al que la autora no ha sacado demasiado partido. Los personajes no te resultan cercanos, sino fríos, y no te llega demasiado su historia.

Me la habían recomendado mis alumnas, y les dije que este verano la leía, pero no sé si me estoy haciendo mayor, o es que hay demasiadas sagas juveniles y no muchas que merezcan la pena...

He leído en estos días que Disney ha comprado los derechos para hacer una película, o varias, de esta trilogía. Ya veremos lo que sale.

Comentarios

  1. No la he leído, pero por lo que cuentas, tampoco me pierdo nada.

    Como lecturas juveniles te recomiendo a Jordi Sierra i Fabra, aunque me imagino que ya le habrás leído.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Lo conozco bastante, de lecturas de clase con mis chavales,

      Besos.

      Eliminar
  2. Ahora solo te falta ponerte a leer fanfics para ser una más jejeje (en serio hay alguno realmente bueno)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis alumnas lo están intentando, pero no creo que caiga...

      Besos.

      Eliminar
  3. Me dan una pereza la sagas juveniles...uuufffff...tengo en el ibook los juegos del hambre y no acabo de encontrar el momento para ellos :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con sideral que Los juegos del hambre es de las mejores sagas juveniles de los últimos tiempos. Si te ánimas, esa es la mejor para hacerlo.

      Besos.

      Eliminar
  4. Pues nada, otra que me salto :)
    Por fin vimos Bajo una misma estrella. Me gustó, pero, excesivamente predecible, en todo, ¿no? Ahora quiero ver las de Ezra Miller, aunque esas, al menos Kevin, creo que es demasiado dura para mi hija. Tendré que buscar otro hueco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las ventajas de ser un marginado es un Pelin dura, pero la de Kevin ni de te ocurra verla con tus hijos cerca, porque es angustiosa. Sobre todo para padres.

      Besos.

      Eliminar
  5. Ehmmmm...

    Yo me inclino por lo de que están saliendo muchas sagas juveniles últimamente, MUCHÍSIMAS. Debe de ser que han descubierto un filón y que el movimiento FAN se ha trasladado de la música a los libros -o ha incluido ese ámbito. La cuestión es que están saliendo un montón, especialmente de temática distópica, y no todas tienen una calidad especialmente reseñable. Hace poco caí en Goodreads en la saga "Uglies" y pensé: "Afú, qué perezón". Supongo que son sagas que están bien para adolescentes, pero que a un adulto le aportan poco. No todos los libros juveniles son así, pero yo ya he asumido que los hay, que no todos me van a emocionar. Así que he decidido apartarme por una temporadita de los libros juveniles. Especialmente de las sagas. Divergente me decepcionó bastante, tengo por terminar El corredor del laberinto,... no, no está siendo satisfactoria mi relación con el género últimamente, jajaja.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco la mía. Se ve qeu lo que era más interesante ya lo hemos leído.

      Besos.

      Eliminar
  6. Lo bueno de todo es que este verano has sacado mucho timepo para leer. Yo, desde que nació Peque, leo mucho menos de lo que me gustaría, y ahora, con el segundo embarazo, casi todo sobre maternidad. Espero poder recuperar "el tiempo perdido" cuando los dos enanos sean mayores.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Yo me leí el primero hace unos años y me tocó unos meses después para clase leerme "Un mundo feliz" de Aldous Huxley y la verdad me pareció una manera diferente y moderna de contar la historia de "Un mundo feliz". No sé, veía demasiadas similitudes con el libro de Ally Condie. Creo que fue uno de los motivos de no leerme el segundo y tercer libro de esta trilogía, aunque espero terminarla algún día (soy muy curiosa y quiero ver cómo acaba)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…