Ir al contenido principal

Trece años

En estos días mi chico grande ha cumplido trece años.

imagen

Me parece increíble que ahora me mire desde arriba, me rodee con sus brazos y me dé besos en la frente.  Me hace sentir mayor y a la vez un vértigo bastante considerable...

Mi niño nació un ocho de agosto de 2001, diez días después de salir de cuentas, después de un verano muy muy caluroso y un embarazo que para mí duró muchísimos meses...

imagen

Ya me habían ingresado dos veces a ver si el niño estaba listo para salir, y a la tercera sabía que sería la vencida.

Fue un parto provocado, así que se suponía que sería corto. Pero no lo fue, nada en absoluto.

No voy a ponerme en plan madre contando todo lo que fue aquel día, porque mi mente ha decidido borrar muchas de las cosas que viví.

Solo sé que cuando por fin salió, yo no tenía ya muchas ganas de verlo, ni de nada. La matrona me dijo:

- Es un ternerín. Cuatro kilos de niño.

Eso me había supuesto un montón de puntos que en ese momento me estaba dando el médico, así que no le hice mucho caso...

imagen

Pasé la noche entera mirándole dormir en la cuna, aprendiéndole. Si llego a saber que era la única noche que nos iba a dar de tregua en años no lo habría hecho. O sí...

No fue amor a primera vista, ni mucho menos.

En los siguientes días me pregunté una y otra vez si estaba hecha para ser madre. No entendía a esa pequeña criatura, y él no dejaba de llorar, yo aún no tenía leche, luego vino la lactancia, que fue un calvario, y el niño seguía llorando a todas horas.

Y a pesar de los tres años que pasé sin dormir, de los lloros y de los nervios, fui queriéndole cada día un poco más, hasta hoy, que se ha convertido en una persona (medio)independiente, despistado, soñador, buen chico,...

imagen

Hemos recorrido juntos un largo camino, aunque ahora me parezca un suspiro. Primero en mis brazos, más tarde de la mano, hasta que ha empezado a caminar solo. Con errores y aciertos. Y ahora, a sus trece años, tengo que ir dejándole tomar su propio camino, aunque siempre me encontrará a su lado, o un par de pasos por detrás, por si me necesita.

Comentarios

  1. Muchas felicidades para él!!!! Me gusta que cuentes las cosas de manera tan sincera. Estoy un poco saturada de maternidades perfectas, donde todo es de color de rosa....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me creo, nunca me he creído esas maternidades perfectas en las que los hijos son maravillosos, no lloran ni se hacen caca y todos somos felices...

      Besos.

      Eliminar
  2. Eso sí es una manera bonita y real de hablar de la maternidad. Felicidades para el ternerín ( cuatro kilos ¡ole tú!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ole yo, pero mejor si hubiera pesado un kilo menos... ufff.

      Besos.

      Eliminar
  3. Felicidades a tu muchachito!
    Le has dedicado un post muy emotivo,sincero...
    Me han emocionado las cuatro líneas finales...me han hecho identificarme totalmente con lo que dices ya que mi muchachito,mi hijo mayor, dentro de 15 días cumplirá doce años..
    Besos,Ro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Largo camino el que llevamos recorrido. Y lo que nos queda... A veces uno debe quedarse con la sensación de que algunas cosas se están haciendo bien...

      Besos.

      Eliminar
  4. Eres como mi madre, que aborrece esas maternidades de cuento, dónde nunca lloran, sólo saben comer y dormir. Y me encanta que reconozcas que al principio no querías ni verlo, yo creo que eso le pasa a muchas mujeres, pero no queda "bonito" contarlo. Un beso y felicidades :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que puede haber alguna a la que la cosa le haya ido como vemos en las películas, con prisas, tres empujones y ya está, pero no creo que sea lo normal. Y luego los que dicen que su hijo es buenísimo y no llora ni nada... yo hasta ahora he conocido en mi entorno cercano uno así, los demás no lo son aunque sus padres lo digan.

      Besos.

      Eliminar
  5. Muchísimas felicidades para tu hijo, pero para ti también, que fuiste quien aguantó más de cuarenta semanas de embarazo, el parto de un ternerito de 4kgs, la que pasó por una lactancia que según dices fue bastante dura, pero sobre todo, felicidades por ser una de esas madres que cuentan las cosas como son, y por ser una de esas madres que saben que a los hijos hay que dejarlos buscar su propio camino.

    Felicidades por haber criado a un chico bueno y soñador :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me has emocionado con tus palabras. No creas que no me cuesta trabajo dejarle espacio y más aún dejarle equivocarse...

      Besos.

      Eliminar
    2. No soy madre, pero me imagino que esa es la parte más difícil de la maternidad, pero al mismo tiempo la más reconfortante cuando ves que tus hijos a base de caídas han sabido levantarse y convertirse en grandes personas.

      Me alegra haberte emocionado, jeje.

      Feliz lunes :)

      Eliminar
  6. Aplaudo tu honestidad. En la maternidad -como e ntodo- nada es perfecto.

    Felicidades a tu gran chico :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, la vida está muy lejos de ser perfecta, pero creo que nos gusta así.

      Besos.

      Eliminar
  7. Felicidades!!!.
    Mi primer embarazo también me resultó eterno y vino con retraso un 5 de agosto, justo el día antes de que me lo provocaran... Qué calor y hartura pasé. Ah!, otra coincidencia, mi lechona pesó 4,070 kg...
    Felicidades para él y para ti, por 13 años de maternidad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tres días se llevan nuestros mayores (bueno, creo que la tuya tiene doce).

      Gracias, Matt.

      Besos.

      Eliminar
  8. A mí me da pánico la maternidad... No me refiero a ser madre sino el estar embarazada, parir, la lactancia, todo eso que cuentas... No sólo no me seduce sino que me parece algo dificilísimo. Y cuando las que sabéis lo que es lo contáis, más. El Bigotes me tendría prohibido acercarme a un post como éste jajaja, menos mal que no sabe lo que leo :)))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Y aunque te lea a escondidas jaja me ha encantado este post, que conste. Felicidades!!

      Eliminar
    3. A mí no me daba ningún miedo, y lo pasé mal en los dos embarazos y los dos partos. Pero es cierto que luego se te olvida todo, porque el premio es muy importante. Lo que no me creo es a esa gente a la que todo le resulta perfecto. Entiendo que hay buenos embarazos y malos, y los partos, lo mismo, y niños más llorones y menos, pero no entiendo esa gente que te cuenta lo maravilloso que es todo respecto a la maternidad. Una de las cosas que más miedo dan del mundo es ésta.

      BEsos. Y gracias por leerme a escondidas...

      Eliminar
  9. Snif...que mi Carmen los cumple en septiembre...
    Ayssss el tiempo vuela!

    Felicidades a tu hijo
    Y bsss pa ti

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Muchísimas felicidades a los dos!! ¿Con trece años ya te da besos en la frente? Pues sí que da vértigo, la verdad, que trece años pasan en un suspiro.
    Me encanta la imagen de una madre siempre dos pasos por detrás de sus hijos, ¡es tan cierta!
    Muchos besos y disfrutad del día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con trece años está cerca del 1,80. Yo no soy baja, pero está creciendo demasiado deprisa, a lo tonto, y es por lo que me da más vértigo, lo veo tan grande, tan mayor, y es un niño...

      Besos.

      Eliminar
  11. Qué bonito, Ro... ¡¡¡Felicidades a los dos!!! Vaya chicarrón que tienes ^^

    ResponderEliminar
  12. Con 13 años y ya medio independiente?? Madre mía entonces todo esto de disfrutar de los hijos hay que hacerlo cuando son muy chicos...
    Me ha gustado mucho leer la historia de su nacimiento, un abrazo muy fuerte a la madraza que eres

    ResponderEliminar
  13. Muchas felicidades atrasadas a tu niño mayor!!
    Un beso para ti, guapa :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



12 pequeños cambios: enero

La de hoy es una de esas entradas que me dan más vergüenza que otra cosa. Sí, vergüenza porque enseño un rincón de mi casa, y no precisamente uno bonito (que alguno hay, os lo aseguro). Enseño el rincón más desordenado y vergonzosillo de toda la vivienda. Y todo por el reto #12pequeñoscambios.



Mi reto este mes estaba en el baño. Estas eran mis estanterías. Que nadie se asuste. Usamos normalmente este baño tres personas a diario y ahora que mi madre lleva más de un mes en casa somos cuatro, y cuatro personas muy desordenadas (bueno, tres, mi madre no es nada desordenada), así que todo termina muchas veces allí donde cae. Luego no sabes dónde lo tienes, ni qué productos están acabados, o compras champú porque crees que no queda y tienes cinco botes sin empezar (real)...





Así que estas son fotos reales de una vida real y estas también son las fotos reales de cómo ha quedado.





Los cambios son pequeños, pero son cambios.

También he organizado algunos cajones, aprovechando la fiebre "min…