Ir al contenido principal

Este trabajo

En los últimos años ha cambiado mi percepción del trabajo que realizo. Un trabajo que sabéis que me gusta, que me encanta, pero que creo que se está haciendo (lo estamos haciendo), en general, mal, alejado del mundo en el que estamos.

Todos los años hago pequeños cambios para adecuarme un poco a mis alumnos, porque ellos no son como lo era yo con su edad, y esto no lo digo para mal, ni para bien, simplemente son distintos, con muchas, muchísimas cosas buenas y otras no tanto.

imagen
La principal característica de la sociedad actual es que el conocimiento, de cualquier tipo, está al alcance de cualquiera, a un click de distancia.

Pero eso no significa que nuestros chavales sepan acceder a él. Ni que les interese, ni que sepan discriminar lo que es cierto de lo que no, lo que es mera publicidad y engaño de lo que es real.

Y creo que nuestra labor ha dejado de ser enseñar a nuestros alumnos conocimientos, y ha pasado a ser, totalmente, sin lugar a dudas, enseñarles habilidades y destrezas, enseñarles a aprender, a buscar, a seleccionar, a informarse.

imagen

Hay días, cada vez más, en que me descubro hablándoles del complemento directo y me aburro hasta yo, no me interesa, y a ellos, me lo puedo imaginar. Me veo a mí misma explicando, y ellos allí sentados y quietos, como era el instituto cuando yo estudiaba. Y no me gusta. No, porque no creo que eso sea hacer las cosas bien.

Cada vez mis clases son menos así, y más con ellos participando, trabajando solos o en equipo, buscando, informándose, realizando sus trabajos, sus pequeñas investigaciones, pero no es suficiente.

imagen

Ya os digo que voy haciendo pequeños cambios, pero que me tienen insatisfecha, y hacen que cada año por estas fechas me sienta mal por el trabajo realizado.

Y todos los años en mayo y junio pienso qué puedo mejorar para el curso siguiente. Pero luego están los contenidos, la materia, los mínimos exigidos, el departamento, los criterios de calificación  y no sé cuántas cosas.

Espero que el curso que viene el cambio sea mayor. Al menos, lo voy a intentar.

No sé lo que saldrá de esto, pero vamos a intentarlo, aunque ello me suponga una nueva preparación de todo el programa durante el verano.

Lo sé, últimamente sólo hablo de trabajo, pero es el exceso del mismo, y las ganas de vacaciones, mezclados con nervios, estrés, exámenes, notas, calculadora, ... Y a tres días de mi viaje...

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, pero, ¿qué hacemos con los contenidos "clásicos"?? ¿Es que ya no hace falta saber lo que es el complemento directo? ¿Falla el contenido o falla la didáctica?
    Por cierto...¿Dónde vais de viaje?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los contenidos clásicos se pueden aprender de más formas, y además hay contenidos que ya no me parecen tan necesarios. No sé. Es difícil.

      Besos. Y me voy a Grecia.

      Eliminar
  2. Relájate,es el final de curso,el año que viene más y mejor.Seguro.
    Vas bien encaminada.

    Y a disfrutar del viaje que te lo has ganado!

    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Creo que me lo he ganado. Estoy aprendiendo a decir cositas en griego.

      Besos.

      Eliminar
  3. Yo también creo que el sistema educativo está obsoleto, que hay que cambiar las reglas y adaptarse a las nuevas tecnologías. Está claro que estos chavales han nacido en la era de la información (y la de la desinformación, porque como bien dices no todo lo que se lee por la red es verdad, y ellos no son los únicos que no saben diferenciarlo) Por eso son importantes los profesores como tú, que hacéis tan buen trabajo que siempre os quedáis insatisfechos...

    Oh capitán, mi capitán!!

    Un besito y que tengas un buen viaje,
    Marialu

    Por cierto, no se si te lo dije en mi último comentario, pero me gustó mucho "La nieta del señor Linh"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, gracias, Marialu. Estamos de acuerdo en que la forma de educar tiene que cambiar porque la sociedad ha cambiado. A ver ahora cómo lo hacemos.

      Me encanta que te haya gustado La nieta. Es uno de mis libros preferidos. A ver ahora si me recomiendas tú algo.

      Besos.

      Eliminar
  4. Te comprendo perfectamente. Yo me estoy planteando involucrar totalmente la tecnología a mi práctica docente, y tengo como proyecto de verano inciar una web en la que resuma todos los contenidos con actividades interactivas. Sé que suena muy utópico, pero al menos lo voy intentar poner en práctica, ya te contaré...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no es solo la tecnología, y un día hablaremos de por qué los colegios se han puesto en contra de la tecnología como si fuera el enemigo, sino la forma de aprender. No hace falta un ordenador ni un cañón para hacer la clase participativa, para que ellos indaguen, se involucren, enseñen a sus compañeros y los evalúen...

      Besos.

      Eliminar
  5. Si alguna vez fuera profesora me gustaría llegar a parecerme a tí. Creo que tus alumnos tienen mucha suerte y no lo digo por decir. Motivas, te implicas, reflexionas, buscas, eres inquieta...No creo que el balance del curso sea negativo y mucho menos cuando vas a intentar hacer lo posible por mejorar el próximo año. Eso no es fracasar, eso es avanzar. Creo que necesitas esas vacaciones, te las has ganado, aunque solo sea para no hacerte el montón de km que te haces cada día. Disfruta del viaje y vete muy satisfecha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, no me veo como dices. Soy bastante vaga, y sí, intento motivar, involucrarlos, pero luego a veces me puede la fuerza de la rutina y termino haciendo lo de siempre, porque es más fácil que cambiar. Esta vez quiero que el cambio sea más profundo. A ver si lo consigo.

      Gracias.

      besos.

      Eliminar
    2. Creo que he encontrado una ro de estas que nunca está conforme del todo con lo que hace. Valora lo que SÍ haces. Que hay gente que sigue con la misma inercia desde hace años y ni se plantea cambiar nada.

      Eliminar
  6. Pues yo creo que la única opción que tienen los alumnos de echar raíces es estudiando a la manera clásica. ¿Por qué? Porque es más pausada. Integrando las tecnologías demasiado pronto ayuda sólo a que no fijen la atención en nada.
    Y sí, leer lleva tiempo, estudiar lleva tiempo, conocer la estructura de las lenguas lleva tiempo. Y a lo mejor no es lo más divertido del mundo, pero sí muy apasionante. Y eso es una enseñanza valiosísima.
    ¿Qué se le puede dar diferentes enfoques? ¿Enseñar trigonometría usando el fútbol? Seguramente, pero sin perder de vista el objetivo.

    Por cierto, una pregunta. Mis hijos están aún en Infantil, pero quería preguntarte como profesora. Me gusta agradecer a los profesores su labor, con detalles más simbólicos que materiales, siempre involucrando a los niños para que dibujen algo a sus profesores. Este año serán tarjetas para los profes auxiliares y un cuaderno customizado para las tutoras. Como profesora, te parece cutre?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece un regalo precioso. Nada cutre, por supuesto. Los regalos con valor material son más difíciles de aceptar para los profes. Conozco a más de uno que ha devuelto algo que le regalaban. Yo no lo haría pero entiendo que puede ser violentó que te regalen algo por hacer simplemente tu trabajo, así que un dibujo, un cuaderno, unos lapiceros, me parece muy muy adecuado porque ya estás dando las gracias sin causar malestar en el que lo recibe.

      Besos.

      Eliminar
  7. Lo importante,Ro, es la percepción de que los actuales alumnos no son como los de antes..y también, las ganas y necesidad de querer cambiar..
    Yo sé que el año que vienen la liaré..junto a mi paralela que por suerte la quiere liar también..
    s´olo te digo que aún no hemos acabado este curso y ya la estamos montando para el curso que viene...nos hace una ilu..jijijiji...
    Besos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelante. Ya somos cada vez más los que, poco a poco, y a pesar de reformas y contrarreformas, queremos que esto funcione y mejore.

      besos.

      Eliminar
  8. Ayyyyy, ay, ay, ay, ayyyyyyy, que me tocas el punto débil. Esta mañana, para variar, estábamos hablando un grupo de madres de lo mismo. Pero si eres tú, profesora, con mucho interés, y no sabes lo que hacer, pues te puedes imaginar nosotros. Yo digo que el sistema está claro que no funciona, pero que no puedo hacer una crítica constructiva, porque no sé por dónde lo arreglaría. Una cosa si tengo clara: no eliminaría totalmente el estudiar de memoria, creo que hay cosas que si no es de esa manera, no se aprenden. Pero no tengo ni idea de por dónde seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las conversaciones de muchos padres está el rumor: esto no funciona, en los de muchos profesores también. El problema es que muchos de mis compañeros echan la culpa de que no funcione a los alumnos, que no saben qué tienen en la cabeza, que no les interesa nada... si tuvieran un poco de contacto con ellos sabrían que hay alumnos muy brillantes que se aburren miserablemente en clase. Este curso tengo uno en segundo de la ESO que tendría que estar en cuarto. No ha aprobado ni una materia en todo el curso, pero el tío lee muchísimo, es muy bueno en todos los deportes del mundo (rugby, voleibol, kárate, parkour...), es educado, inteligente... pero no le interesa nada de lo que le decimos sus diez profesores. Y eso no puede ser. Los chavales no tienen la culpa, no así en general. Ni los profesores, tampoco en general. El sistema nos va empujando en una dirección y nos tenemos que dejar llevar...

      Besos.

      Eliminar
  9. Me gustan estas reflexiones, me interesan. Porque yo también las tengo y a veces me dicen cosas como: "Eso es porque no has trabajado aún, ya verás como se te pasa en cuanto entres en un aula". Y dudo, claro, porque quien me lo dice son maestros con muchos años de experiencia. Lo que pasa es que a lo mejor eso, por sí mismo, no es bueno. Si llevas 25 años haciendo lo mismo que hacías cuando empezaste...

    Yo lo he comentado muchas veces: el modelo memorístico -que es el que rige en las leyes educativas de España, tristemente- está muerto. Si tengo mi smartphone para consultar las provincias de Castilla y León, o los metros que mide el Teide, o cuántas constituciones tuvo España en el siglo XIX... ¿de qué sirve memorizarlo? Yo lo veo, y los alumnos a lo mejor no lo saben como nosotros, pero lo intuyen. A lo mejor, como dices tú, es importante que salgan de la wikipedia y aprendan a moverse, a consultar fuentes fiables, a buscar revistas, a buscar en bibliotecas (digitales y físicas)... Esas cosas que les van a valer para lo que sea. Pero claro, ahí estás tú, intentando ampliar el campo de actuación, y pegándote contra esos requisitos que te imponen y que a veces son difíciles de combinar con las necesidades actuales.

    No es ninguna tontería esto. Igual te digo, si encuentras la solución, dame un toque ;) jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que encuentre la solución ni que sea fácil, porque entonces alguien ya la habría encontrado. Pero si aporto algo, me valdrá. Hicimos una encuesta este curso sobre el uso de móviles y smartphones entre los alumnos y una de sus demandas es utilizarlos en clase con fines académicos. No se hace, porque nosotros lo que hacemos es prohibir, que los traigan, que los usen, que les suenen en clase... como si por prohibir no los fueran a usar. Piden, y eso no se me pasa por alto pero a muchos sí, piden que les dejemos el móvil en clase para consultar, para buscar en el diccionario cuando están haciendo ejercicios de inglés o de lengua, como lo hacen en sus casas, pero nos negamos como si las escuelas fueran centros sagrados que fueran a profanar. No sé, vamos mal, y tampoco se trata de que en clase cada uno esté con su móvil y a su rollo. Tenemos que encontrar la manera...

      Besos.

      Eliminar
    2. Ro, lo siento, pero aquí tengo que quitarte un poquitín nada más la razón. Te voy a explicar con un ejemplo.
      Hace unos 4-5 años (todavía los smartphones no "estaban", lo que tenían todos los críos era tuenti), implantaron en un instituto de aquí toda la tecnología posible; vamos, lo hicieron creo que se llama un centro "TIC", lo que significaba ordenadores por todas partes, con conexión a internet y libre acceso. Como tenemos un sistema tan maravilloso, pues hay críos de 12 años con horas libres en medio de la mañana. Así pues, ¿para qué utilizaban los ordenadores? Pues para conectarse al dichoso tuenti. Cómo sería la cosa, que terminaron por caparlos después de unos meses. Y es que es muy difícil dejarle a un crío un teléfono para que busque información, y evitar que use ese rato de conexión para wassapear con el compañero de la otra clase, o la niña que tiene enfrente y con la que está saliendo. Vamos, como siempre. ¿Dónde ponemos el límite? Aunque si, lo suyo es que fueran lo suficientemente responsables como para poder hacerlo. Jajajajajajajajajaja

      Eliminar
    3. Claro, es que se les permite usar el smartphone para ciertas cosas y al final piensan que todo el monte es orégano. Supongo que porque no acaban de asociar que el móvil o el ordenador tienen cabida en clase... O no sé, la verdad. No creo que haya que dejar de hablar de historia, de complementos directos o de lo que sea, pero hay que moverse y cambiar, porque si no nos movemos un poco con la sociedad, vamos a acabar en la cuneta.

      Pero moverte con la sociedad no significa hipertecnologizarse. Eso no es garantía de nada, que hay que quien con todos los medios tecnológicos a su alcance sigue haciendo lo mismo de siempre. >_< Es complicado, desde luego.

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…