Ir al contenido principal

Deseo de ser punk

No sé exactamente dónde vi este libro, pero fue en una de las páginas que visito normalmente. Quizás alguno de vosotros me lo pueda decir.



El caso es que me llamó la atención y enseguida me hice con él.

No había leído nada de su autora, Belén Gopegui. Y estoy esperando a leer alguna obra más, pero me ha sorprendido gratamente su fuerza, y me ha resultado bastante original.

Lo he terminado en un par de días, porque es muy breve.



Me ha gustado muchísimo el estilo del libro, la forma de narrar, de adentrarse en la mente de una joven de dieciséis años.

Me ha parecido muy acertada su forma de ver el mundo, su aparente radicalismo, que es el de su edad. pero a la vez su inocencia, su deseo de que las cosas cambien pero su forma infantil de ver el mundo.

Comentarios

  1. Yo lei en mi juventud :-) la conquista del aire, que después fue llevada al cine, me gustó mucho aunque no me pareció una lectura fácil
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es una lectura fácil, es cierto, ni juvenil aunque lo parezca por el título.

      Besos.

      Eliminar
  2. ¿Quizás en mi blog (http://canelaynaranja.blogspot.com.es/2013/09/rock-me-babe.html)? A mí también me encantó, me hizo recordar perfectamente muchas sensaciones de la adolescencia ;)

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Por cierto, que también tengo que buscar un par más del autor de Carta de una desconocida. Ya te diré.

      Eliminar
  4. Al azar, de Tocarnos la cara (1995):
    Hay libros que son como un subconjunto matemático dentro del conjunto mayor de nuestra vida. Otros se superponen y crean una zona de intersección, un órgano. Simón, para Ana, se estaba convirtiendo en esta segunda clase de libro. Prescindamos, en fin, de la metáfora: Ana le deseaba con la intensidad de la mujer que ha rebasado los treinta años sin padecer humillación, peligro, desesperanza.

    La recuerdo como una lectura difícil, pero intensa. Tuvimos café literario con ella y fue muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que pensemos más menos lo mismo. Es un libro complicado de leer, a pesar de ser muy breve, pero me gustó.

      Besos.

      Eliminar
  5. Pues debo decirte que no me gusta ni el título ni la portada, pero sabes que tengo mucha fe en tus recomendaciones, asiq me lo apunto!

    ResponderEliminar
  6. Bonita definición de la esencia de la adolescencia.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Si esa forma infantil (que teníamos / tenemos) de ver el mundo no cambiara en nosotros con los años, otro gallo cantaría.. Aunque igual acabaríamos todos con piedras en el riñón y los nervios destrozados.. quien sabe! xD

    Tengo que retomar la lectura, que últimamente la tengo un poquito abandonada :P

    tesigo^^

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…