Ir al contenido principal

Mi bibliotecaria

Es muy difícil recomendar un libro a alguien sin conocer a la persona, qué ha leído y si le ha gustado o no.

A veces me atrevo a recomendar algún libro a alguno de vosotros en concreto porque pienso que, por lo que conozco de él o de ella, le gustará.

También muchas veces es así con mis alumnos.

Unos libros, además, nos llevan a otros. Y terminamos leyendo libros que nadie nos ha recomendado, nadie más que los propios escritores.

Pensando en esto me he acordado de una de las personas que, en otros tiempos, más influyó en mis lecturas. Fue mi bibliotecaria.

En mi pueblo no había biblioteca pública, así que me apañaba con el bibliobús que llegaba una semana al pueblo y la siguiente al colegio. Los libros que cogía en el pueblo los devolvía en el cole y al revés. De esa manera tenía siempre algo qué leer.



El bibliobús llegaba a mi pueblo cada dos semanas. Se ponía un cartel en el ayuntamiento señalando día y hora.

Siempre he sido tremendamente despistada, pero nunca me olvidaba del día de llegada del bibliobús.

La bibliotecaria que venía en él me conocía casi desde que nací.

Me dejaba, con carácter excepcional, llevarme tres libros, incluso cuatro.

Me observaba pasearme por el autobús y buscar libros del mismo autor hasta que los agotaba. Los cinco, Los Hollister, Los cuatro secretos, Puck...

imagen


Si algún día me veía indecisa, me decía: llévate este.

Recuerdo que ella me puso en la mano un libro gris sin dibujos ni nada en la portada y me dijo: toma, te va a gustar. Era la poesía completa de Miguel Hernández. Fue el primer libro de poesía para adultos que leí, y me encantó, no sabía decir por qué, ya que no entendía muchas cosas, aún así lo disfruté.


A veces me tenía algún libro guardado, bajo su mesa, no porque yo se lo hubiera pedido, sino porque lo había visto y se había acordado de mí.

Me acercó a Patricia Highsmith, de la que lo leí todo por entonces, a un montón de autores del momento que mi memoria de pez no me permite decir..., a los best-sellers, a colecciones de cuentos...



Una vez, siendo ya una jovencita de 16 o 17 años, estaba allí mirando las estanterías y ella me miraba.

- ¿Qué me llevo?

- Ya no sé qué recomendarte.

Le sonreí.

- Ven a ver una cosa.

Me acerqué. Ella me enseñó mi ficha de biblioteca.

- Hace años que me digo, tengo que pedirle una foto nueva, pero es que ésta me gusta tanto...

Allí está mi foto, con mis trencitas, a los cinco o seis años, sonriendo a mi bibliotecaria favorita.

Comentarios

  1. Qué ternura...
    Hay vente que vale para su trabajo lo que no está escrito.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. Y esa gente se merece un monumento

      BEsos.

      Eliminar
  2. Ay Miguel Hernández! Este fin de semana hemos celebrado el aniversario de su muerte, con la senda del poeta y el museo que tenemos al aire libre. Te dejo este enlace por si te apetece ver lo que se hizo por el aniversario.
    https://www.facebook.com/media/set/?set=a.659630307436588.1073742019.589238417809111&type=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que echarlo un vistazo. Yo siempre celebro todo alrededor de Miguel Hernández con mis niños, a ver si este año hacemos algo, de cara al día del libro.

      Besos.

      Eliminar
  3. Si pudiera leer esta entrada tuya, tu querida bibliotecaria, lloraría de la emoción!
    Me ha encantado este homenaje a todos los bibliotecarios del mundo, personificado en la tuya, que, más entrañable y cercana, imposible!
    Lo del bibliobús, es algo como tan... no sé qué adjetivo usar, romántico, entrañable, familiar, cariñoso, acogedor, íntimo, particular....???
    Una gozada!
    Yo llevé muchos años la biblioteca de la escuela, hasta que empezaron a dejarla en manos de los de reducción de jornada lectiva directa. Yo era y soy la única que tiene un curso de biblioteconomía en todo el centro.... espero llegar a la edad de reducción, si es que vuelven a ponerlo, y poder hacerme cargo de nuevo de mi querida biblioteca...! Ay!

    Besitos de ratocita de biblioteca!

    Y tú andas leyendo a una velocidad, que vamos...!
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he encargado de la biblioteca en uno de los centros donde he estado. Y me encantaba, a pesar de ser una biblioteca nueva y nada activa...

      BEsos.

      Eliminar
  4. qué lindo camino lector y qué relindo final! *-*

    ResponderEliminar
  5. Oh, ¡que me acabo de leer La biblioteca ambulante! Muy buena descripción "de la otra parte".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo recomendaste y no lo eché en saco roto. Lo tengo entre mis pendientes porque tiene una pinta fabulosa.

      BEsos.

      Eliminar
    2. Ay, que ya no sé ni a quién recomiendo qué, jajaja.

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho la historia, de hecho parece sacada de un libro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pudiera ser, pero es mi historia...

      Besos.

      Eliminar
  7. Qué bonita historia! yo tengo en cuenta tus recomendaciones, pero no me da la vida...
    La poesía nunca me ha gustado...qué pena, no?
    besos
    Diana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco soy de las que lee poesía todos los días, pero fue un camino por el que pasé y me gustó recorrerlo.

      Besos.

      Eliminar
  8. Precioso post,muy,muy entrañable...
    ...bibliotecarias como ésas...vocacionales...pocas..
    Yo tuve la suerte de tener, también,una bibliotecaria ...."mi bibliotecaria"..Ella tenía cierta sensibilidad hacia mí, viendo que ya de niña era una ferviente lectora..una devoralibros...
    ..ella me aconsejaba y también me dejaba llevarme más libros de los que se podían llevar...
    ..parecía que te leía el alma...era muy curioso..

    Besos,Ro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES cierto, es como si supiera lo que pensabas, y lo que necesitabas.

      Besos.

      Eliminar
  9. Qué ternura. Últimamente estás más tierna que un bizcocho, profe :)

    A mí nunca me recomendó nada mi bibliotecaria. Se limitaba a fichar y sonreirme. Ahora es ella la que me pide que le recomiende libros. O cuando devuelvo alguno me dice: "Estaba esperando que lo trajeses para que me dijses qué te ha parecido" jaja :)

    (Ains, qué suerte que en mi pueblo sí hubiese bibliioteca!)

    ResponderEliminar
  10. Que bonita historia!! A mi me hubiera encantado tener una historia así de entrañable para contar. Pero a cambio disfruté de la biblioteca del cole, de la cual creo que me leí casi todos los libros y una de las tantas bibliotecas que había por la zona donde me crié... Así que todo no se puede tener! Historia bonita o biblioteca al lado de casa! :)

    Por cierto, a mi me recomendaste un libro de Sherlock Holmes. Pendiente está y esperando a encontrar el mejor momento para ser devorado. Probablemente lo haga en un vuelo larguiiiiisimo que tengo dentro de unos días... Ya te contaré la experiencia!!!

    ResponderEliminar
  11. Me hiciste emocionar. Qué felicidad que exista esa gente tan necesaria.

    ResponderEliminar
  12. Ro, esa bibliotecaria, al igual que tú con tus alumnos, son personas que dejais huella.

    Un besazo y me ha encantado la historia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…