Ir al contenido principal

House of cards

Anoche, mi chico y yo terminamos la primera temporada de House of cards.



Todo el mundo hablaba muy bien de esta serie, pero a mí me daba mucha pereza, incluso empecé a ver el primer capítulo y lo dejé. ¿Política? No tenía ganas de ver más series sobre políticos.



Pero, afortunadamente, le dimos otra oportunidad.



Es una serie sobre el poder. Así sencillamente.



Y a mí me da mucho miedito. Más miedo que American Horror Story. Lo que más miedo me da es que esto se acerque a la verdadera historia americana.



Uff.

Ya os dije que ayer vimos el último capítulo de la primera temporada.



He soñado toda la noche con los personajes. Y no han sido sueños agradables...

Comentarios

  1. Asusta Kevin Spacey con solo verlo en esas fotos.
    :S

    Bsss

    ResponderEliminar
  2. Spacey siempre es una buena opción pero tengo claros prejuicios contras las series de tono político...precisamente por lo que comentas, se acercan demasiado a la realidad y por eso prefiero evadirme con zombies o cualquier bicho inmortal...pero si está Kevin y Robin...seguro que es excelente.
    ¡Buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa lo mismo con todos los temas políticos, me pasó con The Newsroom y no pude con ella, la dejé. Pero esta merece la pena.

      BEsos.

      Eliminar
  3. Kevin Spacey me encanta, y la serie tiene toda la pinta de gustarle a Marido. Candidata a ser buscada. Gracias!!!

    Sigo siendo Sara M. A secas. Anónima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta Spacey, te va a gustar, porque es él en estado puro.

      Besos.

      Eliminar
  4. Siempre lo que más miedo da es lo que vemos como posible y, lo que es peor, probable. Encima sabiendo que en muchas ocasiones, la realidad puede superar a la ficción :S
    A mí me está pasando con Juego de Tronos... que aunque tiene partes de ficción, la parte de las barbaridades que llegan a hacer los humanos, son muy reales por desgracia (me toca tanto la moral, que le voy a hacer un post, ea).
    Bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juego de tronos es en exceso violenta, y ahí está su atractivo en muchas ocasiones, por lo descarnado y falta de moral que presenta al ser humano. Esta serie también lo hace, pero con algunos seres humanos. Y es terrible verlo como probable.

      bEsos.

      Eliminar
  5. Y yo que no arranco con esta serie...No sé, siempre la dejo en la cola de las pendientes. En fin, habrá que empezar siguiendo tu recomendación.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, conociendo un poco ya tus gustos, creo que te va a gustar. Me pasaba lo mismo, seguía en la lista de pendientes indefinidamente, pero ahora estoy deseando empezar hoy con la segunda temporada.

      Besos.

      Eliminar
  6. Creo que me gustaría, pero también creo que no es el momento idóneo para que me meta en este embolao.

    Ains.

    ResponderEliminar
  7. La empezamos y no nos engancho. Igual debería darle otra oportunidad, pero me da pereza 😉

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…