Ir al contenido principal

Puntualidad

Lo que hoy os voy a contar puede parecer una tontería, pero no lo es.

En nuestro trabajo hay una cosa que importa bastante, y es la puntualidad.



Si a uno le espera una mesa llena de papeles, esos papeles no gritan, se pelean, se tiran tizas, se asoman y gritan por las ventanas, corren por el pasillo...

No pasa nada por llegar un día tarde a clase, por entretenerte con algo, unas fotocopias, un yoquéséqué, pero lo normal es que vayas a tu clase a la hora, porque no ir genera trabajo a los demás.

Me explico.

En mi insti toca el timbre una única vez para cambiar de clase, y la costumbre es que, si tú tienes tres clases seguidas, por ejemplo, las tres de antes del recreo, te lleves tooooodos los bártulos de las tres clases desde el principio de la mañana, y de una clase vayas directamente a otra.

Esto se hace para evitar ruidos por los pasillos, carreras y distracciones. Así las clases empiezan más pronto, a los chicos no les da tiempo a irse por ahí y tienen que estar en clase cuando tú llegas. En mi caso, entro en clase cuando sale el profe anterior, porque tengo todas las clases en el mismo pasillo.

Si tú no llegas a tiempo, hay profesores de guardia que vigilan los pasillos, que se quedan cuidando a los chicos mientras tú llegas, y también el equipo directivo: directora, jefes de estudio y secretario, hacen la ronda en la mayoría de los cambios de clase.

imagen

Este curso, desde que empezó, hay una profesora que llega a toooodas sus clases tarde. A todas.

Puede parecer imposible. Si tengo con primero A, y luego con primero B, que están al lado, no me puedo perder.

Pues sí, se pierde. Muchas veces a fumar un cigarro, que puede ser hasta comprensible, pero tarda entre quince y veinte minutos en bajar, fumar y volver. Hemos llegado a verla tomando un café en la cafetería del insti entre una clase y otra.

imagen

Desde la primera semana, ya sin alumnos, se veía venir. Se salta reuniones, se salta sus guardias... Y desde que empezaron las clases, ha recibido una bronca tras otra de los jefes, día tras día. No sabemos qué hacer con ella, porque nos está dando trabajo a todos con su falta de puntualidad, que yo llamaría más bien jeta.

Comentarios

  1. totalmente de acuerdo....es una jeta

    ResponderEliminar
  2. Hombre, es que la puntualidad a mi me parece SIEMPRE importante, pero en tu trabajo más, claro. ¿No la pueden despedir por eso?

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah! En mi trabajo me hacían empezar 10 minutos antes e irme 10 minutos después. Yo los primeros días llegaba a menos cinco y me echaban bronca. En realidad aluciné bastante.

      Eliminar
    2. En lo nuestro es que hay que llegar cinco minutos antes, como mínimo, por lo menos a primera hora, porque los chavales un minuto solos ya la pueden estar liando.

      Besos.

      Eliminar
  3. Siempre hay un compañero así, escaqueador, si te toca una guardia a su hora sabes que tendrás que hacerle veinte minutos del horario durante todo el año. Y poco se puede hacer, si la junta directiva no decide quitarle dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es. No se hace nada, broncas, como mucho, pero no se hace nada con la gente que no cumple, y esos son los que nos dan mala fama al resto.

      Besos.

      Eliminar
    2. Muy de acuerdo. Ese es el verdadero problema: que si uno es jeta (siempre hay alguno), no le pasa nada. Y eso es castigar al que cumple. :/

      Eliminar
  4. Adoro la imagen del reloj roto y que sepas que odio con todas mis fuerzas la impuntualidad y si afecta a otros ya apaga y vámonos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me importa que mis amigos lleguen tarde cuando quedamos. Es ma´s, tengo amigos que nunca llegan a la hora. Y se lo perdono, porque tienen otras cualidades. Pero en el trabajo no se puede. Más cuando por tu causa hay un grupo de treinta chavales desmadrándose en un aula o en el pasillo, han pegado a uno, a otro le faltan los rotuladores y todo está manga por hombro.

      Besos.

      Eliminar
  5. Y por radical que parezca, ya que el compañero puede sentirse en una encerrona... ¿no os planteáis hacer una reunión con todos los profesores y ponerle las cartas sobre la mesa? Es penoso que se tenga que llegar a eso, pero es que si no espabila... no hay más remedio. Además de que estáis cubriendo a una jeta y que si se salta a la torera veinte o quince minutos de clase no me quiero ni imaginar el nivel de enseñanza que da a los alumnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es fácil lo que palnteas, a veces están protegidos por la junta directiva y otras, aunque se les llame la atención, pasan olímpicamente.

      Eliminar
    2. Lo que dice Norma es cierto, muchas veces pasan de todo, va pasando el año y tú has trabajado lo tuyo y parte de lo suyo, porque nunca aparece a su hora.

      Besos.

      Eliminar
  6. Lo has definido muy bien...es una jeta...con todas sus letras, vamos!!

    ResponderEliminar
  7. Pues si, vaya morro... Por lo que dices parece que no es de la plantilla habitual, ¿no? Y luego querrá que la busquen para darle trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, es interina, pero no tengo nada en contra de los interinos, que yo lo he sido durante diez años, y hay gente que cumple funcionarios e interinos, y gente que no cumple de los dos tipos.

      Besos.

      Eliminar
    2. Lo decía por la actitud, no por el hecho de ser interina.

      Eliminar
  8. Pues esto es sancionable... Es un instituto público o privado? Es que vamos a ver, si las clases empiezan a las 8, por ejemplo, la hora del profe son las 7:50, y se puede entender tardar un poco en los cambios de clase porque alguna vez has podido entretenerte con alguna actividad, pero por ir a fumar o tomar café... para eso está la hora del patio.
    Puntualidad y seriedad es esencial en un trabajo, especialmente cuando debes dar ejemplo a unos chavales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la pública, yo trabajo en la pública, y me parece indignante que haya tan poca seriedad por parte de algunas personas.

      BEsos.

      Eliminar
  9. La puntualidad es buena siempre, pero debes estar educaDo en ellA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que hay gente que es impuntual por naturaleza, y luego, si eso va acompañado de trabajo como el que más y esfuerzo y que te dé igual llegar tarde pero también salir tarde, no pasa nada y no importa a nadie. Pero cuando sales el primero y entras el último, eso ya es mucha cara.

      Besos.

      Eliminar
  10. " Enseñamos más con el ejemplo que con las explicaciones" no sé de quién es la frase (no es mía) pero siempre me ha parecido muy cierta. Además de que la falta impuntualidad de esa compañera vuestra me parece que debía ser sancionada por los canales adecuados (en los centros en los que yo trabajé los retrasos de los "jetas" eran sistemáticamente registrados en el libro de guardias para que constara por escrito y la dirección/ inspección tomara las medidas oportunas), me pregunto qué tipo de ejemplo a seguir está dando esa profesora.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gusta apuntar a un compañero en el parte de guardias, pero voy a empezar a hacerlo con ésta y con un par de ellos más, porque hacen que te entre mala leche sin necesidad.

      BEsos.

      Eliminar
  11. Sí,te entiendo perfectamente...pero a veces pienso..eso es lo que más se parece a una fábrica...a la esclavitud ...la esclavitud de los horarios...hay que cambiar el sistema..no se puede vivir así..
    pero te entiendo perfectamente...
    Besos,Ro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo sería más fácil si los colegios e institutos no fuesen como fábricas, con horarios tan estrictos. Pero entonces todos sabemos que algunos trabajarían muchas horas y otros ninguna, que la buena voluntad que se nos sobreentiende existe en una parte del profesorado, pero no en todos, y que si dejáramos, como sería lo ideal, que los alumnos fueran a su ritmo y descansaran cada veinte o treinta minutos, o cuando terminaran una tarea, algunos profes no harían nada de nada y otros tendríamos la clase llena de chavales y nos pasaríamos la mañana resolviendo dudas.

      BEsos.

      Eliminar
    2. Esclavitud de los horarios!? seamos serios, la esclavitud es otra cosa... Hablamos de responsabilidad.

      Eliminar
  12. Pues no se como se hacen estas cosas, pero la apertura de un expediente es lo mínimo que se merece. Y la pérdida de su plaza tampoco estaría mal, que esas horas de asueto las pagamos todos y las pierden los chavales. Me parece una falta de profesionalidad inasumible y ella una completa irresponsable.
    Espero que tomeis medidas.
    Un saludo, Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco sé cómo se hacen: el sistema está montado para que está gente vaya de un centro a otro año tras año sin que se haga nada al respecto. Porque es muy difícil hacer un expediente por estos temas, incluso por otros mucho más graves, y va pasando el tiempo y nadie coge el toro por los cuernos.

      Besos.

      Eliminar
  13. que no sabeis que hacer con ella? suspendida de empleo y sueldo 3 días y ya verás como se le quita la tontería

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendría que ser así, pero es mucho más difícil de lo que parece.

      Besos.

      Eliminar
    2. No es tan fácil. Soy profesora, y he sido directora de mi centro (público) los últimos seis años. Cuando te toca alguien así en la plantilla(y hay mucho jeta por el mundo) es desesperante. Aunque des parte a la inspección educativa (después de hablar, aconsejar, echar broncas impresionantes, amenazar... a la persona en cuestión), no les pasa nunca nada.
      Desde luego viven mejor que nosotros y sin remordimientos ni consecuencias.

      Pati.

      Eliminar
  14. Pues no sé pero por la experiencia que tengo lo mejor es movilizar a los padres, si hay quejas sobre su trabajo en clase creo que es lo mejor que podéis hacer, eso si con la dirección implicada claro, si no olvídate!! Y jetas hay en todos los trabajos públicos y privados, hay que tener suerte y que no te toque trabajar con niguno.

    ResponderEliminar
  15. Se podría sancionar, pero me temo que si se le quita dinero de la nómina ya sean 3 días o lo que sea, como sanción, sólo va a derivar en que se escaquee más (como "compensación"). Es lo peor de esta gente, que como hagas algo con lo que se sientan ofendidas de algún modo, encima te putean más! No sé si será a mala leche o es que simplemente no se está dando cuenta porque a ella no le molesta el caos que se monte, o que l@s alumn@s se queden sol@s o pierdan horas de clase...

    ResponderEliminar
  16. Me parece vergonzoso que haya gente así de irresponsable y considero que deberíais de reuniros con ella. Supongo que este post es una manera de desahogarte o de darnos a conocer lo que ocurre porque te apetece compartirlo con tus lectoras/es. Pero no me parece correcto hacer público un tema que considero muy delicado. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que alguien diría esto jaja. A mí me parece bien que hables de todo, no sabemos cuál es tu centro, el nombre del jeta ni te hemos visto la cara nunca. Esto no es "hacer público" nada, es tener un blog y contar cómo ves las cosas... y al final, si tenemos taaaanto miramiento, no podemos hablar de nada. Creo que con no vulnerar la intimidad de nadie (aunque sea un jeta jaja) es suficiente.
      Y te digo lo que pienso, Conchy, porque hay confianza! ;)
      Mua!

      Eliminar
  17. Uf, se merece una sanción. Un profe de mi trabajo llegaba tarde, no se preparaba bien las clases y cuando los jefes iban a revisar sus clases lo notaban. Un día los niños dijeron que el profe se había dormido unos segundos en clase en dirección,le llamaron al despacho del director y le echaron. Duro solo 5 meses.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…