domingo, 7 de octubre de 2012

Yoga

No me gusta el deporte. Es más, lo considero gravemente perjudicial para la salud. No hay más que ver las lesiones que tiene toda la gente que practica algún deporte, sobre todo los que más en serio se lo toman.

Lo único que se salva para mí es el tenis, y tal vez la natación, pero como espectadora, porque no doy para mucho más. Y es que soy torpe por naturaleza. Pero eso es otro tema.

Sin embargo, el yoga es mi actividad física favorita. Aunque no creo que el yoga sea una actividad física. Al menos no es sólo eso. Para mí es una actividad de superación.

Y ahora diréis: ¡Vaya una chorrada!

Si buscas imágenes de yoga en internet sólo ves a gente haciendo posturas de lo más extrañas. Y eso no es el yoga, bueno, sí, se hacen posturas, pero no se trata de eso.

Cuando empecé a practicarlo, hace ya diez años, pensaba que me vendría bien simplemente para la espalda, y quizá para relajarme, porque en casa tenía las 24 horas del día al niño más llorón del mundo y del universo.











Y así fue. Me sirvió para relajarme, para que no me doliera la espalda, para encontrarme mejor físicamente... Pero también produjo un cambio en mí. No puedo explicarlo. Pero creo que me ayudó a ver que los límites que uno se pone cada día (yo esto no puedo hacerlo, a mí esto no se me da bien), esos límites que nos impiden hacer muchas cosas, pueden ser franqueados con relativa facilidad.

En yoga adoptas una postura, la que sea, y la mantienes, ganando un milímetro, o menos, con cada respiración. No se trata como en otro tipo de deportes de llegar al máximo, doblarse, hacer una flexión y luego volver. Lo importante es permanecer. Lograr una postura estable aunque tu pierna derecha mire a Cuenca y la izquierda a La Coruña, mientras tienes un brazo debajo de la cadera y el otro apuntando al techo. Permanecer, no temblar, no moverse, dejar que la energía interior haga que eso se mantenga, y, cuando ya no puedes más, cuando ya te vas a derrumbar, mantener la postura tres segundos más, luego diez, luego veinte, un minuto. Entonces te das cuenta del poder de tu mente.

Creías que no podías, pero sí, puedes.










Source: flickr.com via Amber on Pinterest












Source: via Yoga on Pinterest




 De eso trata el yoga, de ver que se puede llegar mucho más lejos de lo que uno creía.

25 comentarios:

  1. Practiqué yoga durante un tiempo y coincido contigo en lo que explicas. Para mí, además, el yoga da la posibilidad de hacer un alto en la locura del día a día que , a menudo, no nos arrastra y dificulta la percepción de nuestras sensaciones y pensamientos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo llevo dos cursos que no puedo hacerlo, por diversas razones, pero lo echo terriblemente de menos, y sé que me vendría genial, aparte de gustarme un montón.

      Besos.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con orange. Aparte de lo importante que es prestar atención a nuestro cuerpo, significa PARAR un momento y dedicarse a uno mismo, física y mentalmente y eso, solo eso, ya tiene beneficios seguros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que ir al gimnasio o a alguna actividad te permite pararte y dedicar un tiempo a ti misma. Sin nada más.

      Besos.

      Eliminar
  3. vi una vez un video que me dejo impactada y siempre he querido practicarlo, quizas esta sea una buena ocasion para hacerlo

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pasada, sin embargo hay gente a la que le aburre, y que se pasa las clases mirando el reloj, porque es una actividad que requiere lentitud y concentración.

      Besos.

      Eliminar
  4. Yo hago pilates y llevo tiempo detrás de apuntarme a una clase de yoga..Espero que pueda ser este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el pilates, después de intentarlo por dos veces, no me llena, no me gusta demasiado y me aburre. Sin embargo hay gente que lo prefiere al yoga. No sé, creo que también influye el monitor que tengas. Mucho.

      Besos.

      Eliminar
  5. Hoy vengo a cantarte las cuarenta. Jajaja, no, pero sí voy a discrepar un poco.

    En cualquier deporte, y es que yo sí soy deportista y me parece lo mejor del mundo, ejercitas la mente. Para aguantar el tiempo que dura un ejercicio, hay que dosificar. Que yo aguante tres horas en una bici y otra persona no aguante una clase no es por los músculos de las piernas, sino de la mente.

    Creo que la primera vez que lo pensé fue cuando era adolescente y tenía que correr en el instituto el test de Cooper. Se me daba muy bien, y eso que yo era Lisa Simpson, de esas a las que la educación física les baja la media! Jajaja. Me di cuenta de que esa prueba era pura inteligencia, pues en las pruebas de velocidad era dlejos la peor, y aquí en cambio tenía que pensar hasta dónde apurar o dónde controlar.

    Luego fui a Chile este año y subí un volcán y confirmé mi visión del asunto. Se trataba de subir por tierra y nieve hasta el cráter, y eso eran unas seis horas cuesta arriba. Era un día de viento y no estaban las circunstancias a favor. Salimos 17 en el grupo y llegamos a la cima sólo siete. Que una señora de mediana edad y sobrepeso no llegase, puedo aceptarlo. Pero había niñas patilargas de veinteaños que no pasaron de la primera hora. Ahogadas. Sin parar de quejarse. Era sólo andar, y mentalizarse. A esas chicas no les faltaba fondo físico, sino fondo mental. Capacidad de sacrificio.

    Yo creo que el deporte hace feliz, por las endorfinas y todo eso (es increíble pero yo me llego a sentir taaan bien después), pero es que además hace trabajar muchas más cosas que los músculos.

    Ya me callo. Jajajaja.

    Besos y feliz domingo, guapa!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me dice mucha gente, el tema de las endorfinas, pero a mí el deporte me da una pereza terrible. Vengo de llevar al niño a clase de tenis, y el dilema que se me presenta es ¿me meto en el gimnasio mientras o me voy a tomar un café por ahí? Siempre gana el café, y eso que el gimnasio está pagado. No puedo con ello.

      Y del test de Cooper no me hables. YO sí era de las que la gimnasia le bajaba la nota media. Es que soy muy torpe. Sin embargo, con el yoga es diferente. Ejercito el cuerpo pero no me siento que me estén presionando por ningún lado, soy yo la que me presiono, y consigo más que si voy a clase de aerobic o spinning o cualquier otra, que ya he probado.

      Aún así, me cuesta moverme. Soy vaga.

      Besos. Y me gusta que discrepes así. Sabía que esto de que el deporte es malo para la salud te iba a llegar al alma,jajajaja.

      Eliminar
    2. Eso que dices de que eres tú la que te presionas es justo lo que me pasa a mí con correr o hacer spinning frente a jugar a cualquier deporte de equipo (o individual, pero contra otro). En un deporte de equipo te mides frente a otro, pero en la carrera o en la bici compites sólo contigo mismo. En realidad es lo mismo que el yoga!

      Pero, por supuesto, yo hago deporte porque me apetece, y me parece no bien, lo siguiente, que te vayas a tomar un café si te apetece más, sólo faltaba! Está la vida como para no hacer lo que a uno le apetece cuando lo tiene a mano, jajaja.

      Eliminar
  6. Hola Ro! Coincidimos en varios blogs que ambas seguimos y comentamos (como el de Anita) y hoy he llegado hasta el tuyo. Yo como tú, no soy nada deportista y el yoga es lo único que practico. Volví a clases después de un parón de 2 años y estoy encantada, me gusta porque es mucho más importante la intención que el resultado en sí mismo y creo que por eso transforma a quien lo hace.

    Un beso y feliz domingo. ¡Te sigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantadisima de qué me visites y de que te quedes. Gracias.

      Besos.

      Eliminar
  7. Hace tiempo que quiero probarlo, pero no me animo...creo que me da vergüenza...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pensé que fueras vergonzosa. De todas formas, creo que es una disciplina muy fácil, no requiere nada en especial.

      Besos.

      Eliminar
  8. Precisamente estos días estoy pensando si apuntarme o no a clases de yoga, lo estoy pensando por el precio, no por falta de ganas...Otros años he estado tentada de apuntarme pero no sé muy bien qué me voy a encontrar y además siempre ganaba el Tai Chi, que me encanta y me sienta genial (lo he hecho 2 años). Me has animado, yo odio el deporte yo suspendí el primer año del insti por no querer hacer el pino! y las veces que lo he hecho...las endorfinas esas ni se han presentado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí las endorfinas tampoco me deben de querer mucho, porque cuando salgo del gimnasio solo me siento cansada y hambrienta. Y al día siguiente más cansada y con pocas ganas de volver.

      Besos.

      Eliminar
  9. Yo nunca lo he practicado, a ver si me animo alguna vez porque son todo ventajas...

    ¡Besitos!
    milowcost

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, ya sabes que depende de los gustos de cada uno, pero para mí sí son todo ventajas.

      Besos.

      Eliminar
  10. Quizás sea esa mi asignatura pendiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mía es el deporte en general. Pero con esto he dado en el clavo.

      Besos.

      Eliminar
  11. Siempre me han alucinado las posturas de yoga, alucinado!!!yo la verdad es que siempre he sido de ir al gimnasio a hacer máquinas, y siempre he hecho muchos abdominales en casa sobretodo, pero ahora que tengo las cervicales echas una mierdiña, me mareo, me duelen horrores!mis adorados abdominales han pasado a mejor vida!tengo que apuntarme a natación sin falta o quizás debería hacer yoga!!y no te preocupes, yo era de ir al gimnasio, pero lo que son los deportes, buff, no creo que la haya más nula que yo, jeje

    besines!!!

    ResponderEliminar
  12. Yo por ahora hago un poquito de yoga en casa, con videos de youtube y demás, pero estoy deseando encontrar una clase de yoga que no tenga un horario extraño o un precio desorbitado para comenzar a practicarlo de verdad. Y ahora que he leído una interpretación tan bonita de lo que es el yoga tengo más ganas!

    ResponderEliminar
  13. Debería hacer yoga...cualquier día me sorprendo y ya me he apuntado!
    Bsss!!

    ResponderEliminar

Cuéntame...