Ir al contenido principal

Mediocridad

Ayer me mandaron un correo con este texto atribuido a Forges. No sé si será cierta su autoría. Lo que sé es que pone palabras a gran parte de mis sentimientos con respecto a la crisis.



"Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo.

Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes o una huelga general.

 Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel.

Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre. Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente. 

Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan. Porque son de los nuestros.

Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.
 Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera mínimos conocimientos sobre política internacional.
 Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir incluso a las asociaciones de víctimas del terrorismo.
 Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo trece veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.
 Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.
 Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro que sin embargo encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.
 Es mediocre un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.
Un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que se insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.
 Mediocre es un país que ha permitido fomentado celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad."





Comentarios

  1. Triste pero cierto... así nos va.
    Musus

    ResponderEliminar
  2. Esto ya lo había leído, creo que también en un blog y nadie sabe si es de Forges o es un bulo, como la Ricky Martin, el perro y la mermelada, jajaja.
    Yo hoy estoy algo más relajada, gracias a Dior.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Anita, no había vuelto a acordarme del perro y la mermelada de Ricky Martin. Jajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. SÍ!!!!No es este un país para sentirse orgulloso...Es un país acomplejado desde siempre...Un país de pandereta que encima se encuentra ahora en una de sus horas más bajas...pero no es capaz de reaccionar..no,mientras no le quiten el fútbol o bazofias como Sálvame...Un país dormido,fácil de manipular!Bss,Ro!

    ResponderEliminar
  5. Ay, se me ha quedado un nudo chungo en el estómago. Sí, somos un país mediocre, en el que además se margina a los que no lo son.

    ResponderEliminar
  6. It's sad because it's totally true!

    Great post: I like these pictures so much!!
    What about following each other? Cosa mi metto???

    ResponderEliminar
  7. Buen post, la realidad y las verdades siempre cuestan de asimilar y aceptar, ¿verdad? pero es así, comparto tu opinión!

    ResponderEliminar
  8. Uuuuuuuffffff... no puedo estar más de acuerdo, y el cambio, como siempre, empieza en la cuna y las aulas, y como eso lo tenemos en pelotas...mal...mal...

    ResponderEliminar
  9. Tristemente no podrían ser más ciertas las palabras, las haya escrito quien las haya escrito, así nos va... cada vez me espanta más ver las noticias, y ya no por lo negativo de las mismas, si no por tener que horrorizarme al ver que dedican más minutos ha hablar de los giñoles franceses y los goles de tal o cual futbolista que ha los nuevos emprendedores, las investigaciones y descubrimientos que se está llevando a cabo. Este es un país de bombo y platillo y los que vuelen a otros países en busca de mejores oportunidades no serán los mediocres, serán las cabezas pensantes, las buenas ideas y los mejores preparados.

    ResponderEliminar
  10. Jooooooder, enorme verdad. Me dan ganas de llorar, pero todo es verdad. Qué mierda.... qué poco amor propio, sentido de la obligación y del sacrificio...

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Que post tan bueno ro!!estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Yo llevo mucho tiempo avergonzada de ser española!!me parece un país patético por todo lo que acabas de decir...es muy triste que tenga que decir esto pero, me avergüenzo muchísimo!

    besines

    ResponderEliminar
  12. Está claro que esta mediocridad interesa. Interesa que nos conformemos, que bajemos la cabeza, que nos resignemos. Da mucha tristeza, duele, pero así son las cosas, la creatividad, el esfuerzo, la inteligencia y el afán de mejorar están mal vistos. Incluso a veces toca disimular...

    Besos. Gracias por compartir

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…