Ir al contenido principal

Pies

Es extraño lo que ocurre con los pies (y extraño también que la entrada anterior también tratase de pies y de zapatos. Estoy obsesionada)

Una parte del cuerpo que olvidamos, salvo cuando nos duelen...

o cuando llega el verano y hay que enseñarlos...

y sin embargo nuestros pies pueden decir tantas cosas...



Recogiditos debajo del culete cuando están jugando...



Muuuuuuyyyyyyyy relajada...


Source: weheartit.com via Ceri on Pinterest

Celebración de la amistad...



Tengo frío, dame calorcito, plis...




Confío en ti, nuestros pasos irán juntos de ahora en adelante...




Bésame...






Source: google.com via Laura on Pinterest


Ahora somos tres...







La familia sigue creciendo... (Madre mía, ¡¡¡cuántos!!!)

Comentarios

  1. Y yo que a los pies los encuentro no sé un poco raros,feuchos ??!!!me encantan los zapatos eso sí. jeje. Sí me quedo un rato mirándolos fijamente los acabo encontrando como manos raras. Pensarás que estoy loca...

    ResponderEliminar
  2. Qué fotos más bonitas! Los pies son uno de mis puntos débiles y a medida que me hago mayor, peor se van poniendo. Para escoger unos zapatos tengo que tener mil ojos, muy planos no que me duelen los talones, muy altos no, que me molestan y no aguanto nada. Casi siempre voy de plano, imagínate, lo que gano con tacones, yo que mido 1,58!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Uau, me han encantado las fotos :) Sobre todo la de la orilla del mar. Yo también he llegado a pensar que los pies pueden llegar a ser una parte del cuerpo muy significativa.

    Saludos^^

    ResponderEliminar
  4. Que bonito ver tantos pies en la familia!!

    ResponderEliminar
  5. Ver tu entrada y acordarme de un poema que me encanta:
    "Los pies de mis hijas", de Amalia Bautista
    Qué feos son los pies de todo el mundo,
    menos los de mis hijas. Qué bonitos
    son los pies de mis niñas. Los mofletes
    redondos y rosados de los ángeles
    envidian sus talones, y sus dedos,
    vistos desde la planta, diminutos,
    tienen la suavidad de los guisantes.
    Los tienen a estrenar. Y me conmueve
    pensar en cada paso que aún no han dado.
    Un beso y buen lunes

    ResponderEliminar
  6. Yo me fijo muchísimo en los pies... allá donde veo pies tengo que mirarlos... y es que los míos son horrorosos, :-S
    Según he ido creciendo mi complejo ha ido disminuyendo, pero aun así... no puedo evitar mirar los del resto de la gente, jeje!
    Qué le voy a hacer... :-)

    ResponderEliminar
  7. Que post mas bonito! Me ha encantado!
    Esos piececitos pequeñitos han sacado mi lado tierno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Angeles, me gusta mucho el poema. No lo conocía.

    Los pies son una parte del cuerpo que muchos consideran fea, y causan muchos complejos. De cría no me gustaba enseñarlos, y apenas me ponía sandalias. Ahora he perdido todos los complejos. Y me encanta morderles los pies a mis hijos cuando les doy crema después del baño...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…