Ir al contenido principal

Cincuenta sombras de Grey

Una compañera, con la que siempre hablo de libros, y que está al día de todo (¡no sé cómo lo haces, C.!) me habló por primera vez de este libro. Como ella es profesora de inglés, me lo tradujo como Cincuenta sombras de gris. Me pareció un título muy sugerente.



Fui a informarme (a google, claro) y me di cuenta de que Grey no era el color sino el apellido del protagonista. Es igual. El significado es el mismo. Cincuenta tonos de gris, desde el más oscuro al más claro, ese es el perfil de Grey. Personaje difícil, oscuro, tenebroso en ocasiones, que no sabes si te gusta o te da un miedito que...


Tiene detrás una campaña de marketing impecable. Se habla de él en todas partes, y ha sido catalogado, muy despectivamente, creo, como porno para mamás. Si hubieran dicho porno para mujeres, me parecería bien, pero el matiz despectivo en lo de las mamás está bastante claro.

No es un libro que recomendaría. Y no está muy bien escrito, la verdad. La protagonista se pasa el tiempo frunciendo los ojos, frunciendo los labios, poniendo los ojos en blanco o mordiéndose el labio. Creo que no he visto menor uso de sinónimos en una novela que el de esta autora. Siempre usa las mismas palabras para describir las mismas cosas.

Bueno, si lo de fruncir y fruncir y poner los ojos en blanco es demasiado, el resto del tiempo los personajes se lo pasan practicando sexo (follando, que no haciendo el amor)





Por tanto, no recomendado para las altas temperaturas del verano. Ni para personas muy impresionables o timoratas. Ni para llevar a  la piscina, a la playa o leer en el metro. Te entran unos calores...


Source: tumblr.com via Courtney on Pinterest


Por otra parte, Belén, de La isla interior me mandado un premio o un meme, o no sé exactamente mucho de estas cosas.


Tengo que contestar a cinco cosas.

1) Una fragancia: mandarina.
2) Un nombre que odias: no sé, no se me ocurre nadie...
3) Algo que no comes: coliflor.
4) Un color que no te pones: verde, no me veo.
5) La canción que cantas en la ducha: no canto en la ducha. Solo en el coche cuando voy sola.
Gracias, Belén.

Comentarios

  1. Cuando lo vi en la librería se me levantó una ceja. Yo tampoco lo recomendaría.
    yo también canto en el coche cuando voy sola :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Tengo yo un "sin Dios" personal con este libro...me tienta, pero luego seguro q es malo rematao....no sé q haré...

    ResponderEliminar
  3. No había oído hablar de él, pero por como lo pintas tampoco me mata mucho, la verdad. Un besín

    ResponderEliminar
  4. jajja yo estoy como Dina, estoy viendo que hago pq es que tiene pinta de ser malo malo pero malo. Yo de estos temas he de reconocer que no he leido mucho, es más solo he leido a Robin Schone, os recomiento El Tutor, he de reconocer que me encanto... el resto de sus libros es lo mismo de lo mismo... pero si,. esto da unos calores... y alguna vez he intentado leer algo más, pero chicas es eso malo, remalo y este pienso que es algo asi...

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti, me encanta el olor de la mandarina.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, chicas. No digo que no me gustara, y lo he recomendado por ahí a alguna conocida, pero no es para todo el mundo. Ahora, hay mucha gente por ahí enganchadísima a la trilogía, porque es que hay otros dos!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Es verdad, está en todos lados. Y no me llama para nada...
    Y por supuesto, ¿quién no canta en el coche? Yo hasta acompañada ;)

    ¡Besitos!
    milowcost

    ResponderEliminar
  8. He estado mirando el blog para leer tu enctrada sobre el libro, razón tienes al decir que "literalmente" no es un gran libro... pero por lo menos a mí me enganchó la historia no la "escritura". Me ha gustado mucho tu blo, te sigo.
    Musus

    ResponderEliminar
  9. Ayyyy he llegado tarde a este debate de Grey! Me he leído el primero y menudo rollazo de libro. Está escrito muy mal ( o traducido...no sé de quién ha sido la culpa), y desde luego nada recomendable para quinceañeras impresionables. Los 17,90 € peor invertidos de la historia. Aunque tengo amigas muy queridas y respetadas enganchadísimas al fenomeno Grey... YO DIGO: AYYYY DIOSITO QUE ROLLASOOO. Lean a Lucia Etxebarría por favoreeee, escribe de miedo, y es patria!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me he leído el primero y el segundo. No los compré porque estaba segura de que no merecían la pena. El primero me dejó con la intriga, y el segundo es más de los mismo, una y otra vez, en todos los escenarios posibles... pufff. Así que el tercero ya no me pilla.

      Beso.

      Eliminar
  10. pero que son fomes, es verdad es que el libro no está bien escrito y tiene mucho detalle de las relaciones sexuales, lo cual aburre un poco después de un rato pero es una historia bien romántica.

    ResponderEliminar
  11. mmm en ciertos puntos tienes razón sin embargo no le das los méritos necesarios a la novela/libro a pesar de su ''mala escritura'' una vez que lo vas leyendo te adentras mas a la historia y te acostumbras a la narración sin embargo tiene cierta verdad eso de que te sube los calores pero yo en lo personal lo recomendaría es interesante y entretenido a pesar de el alto contenido sexual que tiene pero te aseguro que cuando leas el final te parecerá una historia mas bien huumm romantica/erótica :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



No quererse

Hace bastante tiempo que os hablé de mis alumnos, en este caso alumnas, y las autolesiones. Creo que es algo, no sé si se podría decir que está de moda, pero sí que cada vez es más frecuente.


El curso pasado acabé muy estresada en junio. Y gran parte del problema era una de mis alumnas, una alumna que se producía a menudo unos daños tremendos en forma de cortes en piernas, brazos y tripa. Y luego, al día siguiente, venía a clase con las heridas a la vista, en una especie de alarde que a mí me dejaba confundida y que nadie entendía. Hablé cientos (literalmente) de veces con su madre, pero os diré que, como su hija daba problemas, la había mandado al pueblo con los abuelos. Hablé con sus conocidos, con sus amigos. Era un chica absolutamente tóxica con su entorno, pero especialmente con ella misma. Provocaba problemas constantemente para llamar la atención sobre su persona. Yo entendía que aquello no era una llamada de auxilio, sino un grito a pleno pulmón, pero no me dejaba acercarme. S…