Ir al contenido principal

Hoy

Hoy pensaba hablar sobre cosas banales, sobre fotos curiosas, o algo así, aprovechando que media España está de puente y la otra media de víspera de fiesta. Pero esta mañana ha sido una mañana de locos en el trabajo, y voy a contaros más o menos cómo ha ido.

A las 8,15 he llegado al insti, que estaba helado y desapacible, porque estamos intentando ahorrar en calefacción, y también porque se supone que no tenía que hacer tanto frío en vísperas de empezar el mes de mayo. Tres graditos marcaba el termómetro de mi coche a esas horas.


Nuestro hábitat desde que llegó la crisis.


Empiezo la jornada echando broncas a un grupo de chicos que se había atrincherado en las escaleras y no dejaban pasar a sus compañeros. Eso, además, les hacía una gracia tremenda. Y yo a esas horas no estoy para bromas.

- Todos para abajo hasta que suene el timbre.
- Ya empezamos desde por la mañana...- protestan.
- Sí, ya empezamos desde bien temprano por la mañana dando guerra.

Se me pone ya la cara de profesora cabreada, cara que no se me ha quitado todavía, creo...

Mi primera clase y faltaban seis alumnos.

-¿Dónde están los que faltan?
- David está malo.-se apresuran en contestar.

Me da más mala espina...

Termino la primera clase y aparecen en el patio del insti dos furgonetas de la policía nacional cargadas de chavales, siete en concreto. Uno de ellos, el tal David que estaba malo.

Por diversas circunstancias que no vienen al caso, tengo que atender yo a los policías, que están entre enfadados y divertidos. Los alumnos, que son todos menores, habían quedado, con chicos de otros institutos también, en no ir a clase hoy, pensando que con lo del puente no se notaría mucho. Como hacía mucho frío por la calle, decidieron calentarse con una garrafa de cinco litros de calimocho y, como llovía, intentaron meterse en una casa medio en ruinas. Un vecino que los vio llamó a la policía. Hicieron falta cuatro furgones para recoger a los chicos y repartirlos por los institutos.

Sé que la trastada no es nada del otro mundo, que es algo que todos hemos hecho, saltarnos alguna clase, o hacer botellón, o estar donde no debemos, pero el papel que me tocó esta mañana no es el de tía enrollada y comprensiva.

Los adolescentes no son taaaaan malos.

Les tuve que meter en un despacho, echarles la madre de todas las broncas y llamar una a una a sus casas. Un método cruel y despiadado que he aprendido con los años es dejar que sean ellos los que le cuenten a sus padres lo que han hecho.

- Buenos días, ¿es la madre/el padre de...? Le llamo del instituto. Voy a pasarle con su hijo/a.

Ha habido llantos, peticiones de perdón, castigos por doquier, arrepentimientos varios,...

Así que os cuento que hoy me he tenido que meter en el papel de mala malísima, ponerles las cosas muy negras, hablar con padres y madres, escuchar sus problemas, su indignación,...uff, cuando en realidad no me parecía un hecho tan grave, y ellos ya traían el susto en el cuerpo de ver aparecer a la policía, de tener que identificarse, montar en un furgón policial...
 

Y no me siento nada contenta con haber tenido que ser la mala de la película, ¿no es ése nuestro papel como profesores?

El caso es que la mala leche aún no se me ha quitado.


Comentarios

  1. Ro: muchas gracias por pasarte por mi blog y seguirme! Me encanta el tuyo, es divertido, fresco y diferente. Te sigo.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tus palabras y por seguirme. Estoy empezando, y da gusto que alguien te comente y te anime. Y más alguien con un blog como el tuyo, que me gusta mucho.

      Eliminar
  2. Jaja¡Una profe buena!
    Me gusta tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sí que me gusta tu blog. Te sigo hace tiempo y todas tus entradas son muy originales.

      Y los profes, como norma general, somos buenos,jajajaja. A ver, si no, cómo íbamos a aguantar a tanto elemento que hay por ahí. ¿no será por lo que nos pagan? qué te voy a decir a ti de la palabra recortes. Sanidad y educación, dos cosas completamente prescindibles, según parece.

      Eliminar
  3. Y eso de disfrutar hechando broncas es solo en el cole ...

    o también será aquí

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Buenooooo, un poco sí se disfruta...

    ResponderEliminar
  5. Bufffffffff, vaya tela!!! Dios mio que dentro de nada tengo a mi peque en el furgón!!!!

    B*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo. Pero es algo habitual en los institutos que la policía te traiga chicos que ve por ahí en horario escolar.

      Por cierto, vivimos en la misma ciudad...

      Eliminar

Publicar un comentario

Cuéntame...

Entradas populares de este blog

Letras o ciencias

Tengo un cabreo monumental. Es de esos que te dura media vida, pero esta semana lo tengo recién despertado y con ganas de guerra.



Si pensáis que según el sistema educativo actual no existe la eterna división entre ciencias y letras, estáis completamente equivocados. Largos nombres, muchas palabras, para acabar diciendo prácticamente lo mismo de siempre. Lo mismo, pero con algunos matices, claro.
Cuando yo estudiaba el BUP, hace ya una eternidad, en tercero, escogíamos si nos apetecía más estudiar letras (puras, como fue mi caso, o mixtas, como muchos otros) o ciencias (también puras o mixtas).



Hoy por hoy, si tu hijo es un buen estudiante, sean cuales sean sus aspiraciones, sus profesores le instan a escoger en cuarto de la ESO y en Bachillerato las ciencias: Física y Química, Biología, Matemáticas. 
Las letras son para los mataos, los que no lo van a sacar, aquellos a los que les cuesta, que se vayan a estudiar cosas como el latín, la cultura clásica, la música o la plástica. Los bu…

Tortitas de avena

Algunas me habéis pedido la receta de tortitas que suelo hacer.

Y este fin de semana por fin tuve tiempo de hacer unas fotos con un poquitín de luz (no mucha, la verdad) para ilustrar la receta.

Los ingredientes.




80 grs de copos de avena.
Un huevo y 6 claras.
6 Cucharadas de queso fresco batido 0%
Una pizca de levadura.

Primero tenemos que triturar los copos de avena. Yo lo hago en la Thermomix, pero cualquier batidora de vaso os sirve perfectamente. Si tenéis harina de avena, no será necesario, claro.


Después añadimos el resto de los ingredientes.



Nota: no le pongo edulcorante porque no soy nada "dulce", pero podéis añadir el edulcorante que queráis.

Batimos un poco.



Preparamos una sartén que no se pegue. Yo utilizo siempre la misma. No me hace falta ni aceite ni nada.



Ponemos en la sartén unas cucharadas de la mezcla, a fuego suave y, cuando le salen burbujitas, le damos la vuelta.




Con esta mezcla me salen tortitas para dos días. Suelo hacer unas tres o cuatro para cada día.



Ofensas

No soy una persona polémica, y no suelo tener comentarios negativos en el blog, ni mucho menos hirientes o insultantes. Alguno ha habido, pero ya son unos cuantos años por aquí y lo extraño sería lo contrario. No me refiero precisamente a este espacio, que es un poco mi casa y en la que entráis y comentáis personas a las que voy conociendo, a algunas personalmente y a otras de manera virtual, pero que sois siempre educadas y correctas, y que, por supuesto, podéis siempre mostrar vuestra opinión y vuestro desacuerdo a lo que digo, y lo hacéis sin indignación ni escándalo.


Me refiero a que en general, en las redes sociales especialmente, y en twitter en particular, últimamente muchas personas se sienten ofendidas a la primera de cambio. Hay gente a la que le ofende todo, hasta les ofende que no te ofendas. Y cada palabra tuya podrá ser utilizada en tu contra por alguien en algún momento.

A mí me resulta agotador. Quiero decir, que por supuesto que me molestan cosas que leo, sería insens…