lunes, 19 de marzo de 2018

En Grand Central Station me senté y lloré, Elisabeth Smart

Creo que este libro lo vi en instagram, pero ahora no encuentro dónde, así que vete tú a saber de dónde saqué el título. El caso es que hace unos días me dispuse a leerlo, más que nada porque es breve y necesitaba una lectura corta después de libros tan extensos. Y me dejó impactada desde la primera línea.



Título: En Grand Central Station me senté y lloré
Autora: Elisabeth Smart
Editorial: Periférica

Creo que es la novela menos novela que yo haya leído. Es decir, es la novela menos narrativa y más lírica que conozco, y en la que el lector tiene que hacer un mayor esfuerzo por ver qué está pasando, porque la narradora (por llamarla de alguna manera, porque no narra) no cuenta lo que sucede, sino lo que ella siente acerca de los hechos, así que tenemos que imaginar la historia a través de sus sentimientos. Me ha supuesto un ejercicio importante de trabajo como lectora, que quizá no había hecho desde que me empeñé en leer Rayuela, pero esto es otra cosa.


Lo terminé con ganas de volverlo a leer, de empezar de nuevo con más calma y saborear cada página, porque es una historia muy especial. Y más aún sabiendo que se trata de un relato autobiográfico que cuenta la tremenda historia de amor entre la autora y el poeta George Barker. La escritora leyó un libro de este autor y se enamoró de sus versos y de él, hasta el punto de que hizo lo posible porque él la visitara en la colonia de escritores donde vivía, a pesar de que él estaba casado. Allí empezó una tormentosa relación que es la que cuenta en esta novela.



Aviso: No creo que sea para todos los públicos. Ni mucho menos. Es un libro corto pero difícil. Y duro, muy duro. Es incómodo, a ratos desgarrador y lleno de referencias que seguro que se me escapan.



Os he puesto algunos fragmentos para que veáis el estilo, poderoso, lleno de fuerza, y cómo los sentimientos son mucho más importantes que los hechos.

16 comentarios:

  1. Con Rayuela yo no pude...así que no sé...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, son cien páginas, o menos...

      Besos.

      Eliminar
  2. Estos libros son los que me gustan a mí, este mes he leído dos "novelas poco novelas" y he disfrutado como una enana. Eso sí, esta semana empezaré algo ligerito, aunque sea largo, para desengrasar. ;)
    Me lo apunto.
    Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puede ser todo tan intenso.

      BEsos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. No, creo que no, si se te hizo bola Mar de mañana... ajajaja

      Besos.

      Eliminar
  4. Guau, potente sin duda. De esos que revuelven cosas que no sabías que existían. Gracias, Ro.

    ResponderEliminar
  5. Pues no sé si lo veo o no, es que el título me bloquea, porque lo que si leí fue A orillas del río Piedra me senté y lloré 😳

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte. Y no había oído nada del río Piedra.

      Besos.

      Eliminar
  6. Iba a decir lo mismo que Sara, eso no era de Coelho? jaja xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está sacado el título de la biblia, creo, así que podría ser en cualquier sitio me senté y lloré.

      BEsos.

      Eliminar
  7. Los retos como estos me encantan! Siempre es bueno leer algo diferente, y que viva la lírica XD.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno ir cambiando de estilo de lecturas, es verdad.

      besos.

      Eliminar
  8. No creo que sea para mí.
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. NO, no es para todo el mundo, de verdad. Si no te llama, no hay nada que hacer.

      Besos.

      Eliminar

Cuéntame...