viernes, 31 de agosto de 2012

Katie Rodgers

Hace semanas que me persiguen estos dibujos.














Los veo por todas partes.












Me parecen realmente maravillosos.












La autora es norteamericana y se llama Katie Rodgers, y tiene una página en internet que se llama Paperfashion. Ahí, si vuestra economía aún lo permite, podéis comprar sus dibujos, originales o copias impresas.

jueves, 30 de agosto de 2012

El padrino

Mi hijo mayor es un gran aficionado al cine. Supongo que le viene de familia, ya que a todos en casa nos gusta una buena película.

Ya va formando sus gustos y sabe lo que le gusta y lo que no, aunque nunca, o casi nunca, deja una película a medias. Siempre termina de verla aunque no le esté gustando.

Este verano, por las noches, hemos estado viendo algunas películas para él antiguas, para nosotros clásicas. Las cuatro partes de la jungla de cristal, Las del Caso Bourne, Dirty Dancing, Shakespeare in Love, El último Mohicano...
Hace unas semanas, Dina hablaba en su blog de este clásico del cine. Y me di cuenta de que aún no la había visto con mi hijo. Así que anoche nos pusimos a verla y nos dieron las dos de la mañana.

Me di cuenta de que hacía muchos años que no la veía, y de que por ella no pasa el tiempo.



Source: google.com via Eddie on Pinterest







Source: google.com.tw via Grace on Pinterest






Source: tuenti.com via Dimitri on Pinterest







No estaba muy segura de que le fuera a gustar, y no me gusta interrogar a nadie sobre lo que ha visto o leído, pero una pregunta suya me dio la clave.

Cuando le acompañaba a la cama, ya un poco adormilado, me preguntó:

- ¿Cuándo vemos la segunda?

Ese es mi chico.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Calor

Estos últimos días el calor parece darnos un respiro. Al menos por aquí han bajado algo las temperaturas. Pero este verano ha hecho calor. Mucho calor.


Source: blog.iso50.com via Yun on Pinterest


Y lo digo desde una ciudad del norte, desde donde no puedo imaginarme el calor que estaréis pasando en Madrid, o en el sur del país.

Lo mejor que podemos hacer con este calor es darle caña al agua.

Beber.





Remojar los pies.


Source: via Francisco on Pinterest

O algo más que los pies.




También podemos directamente lanzarnos al agua.



Permanecer horas bajo la ducha.





¡¡Venga, no seas tímido!!



Refrescate.






Source: tumblr.com via nora on Pinterest


Y, con este calor, para refrescarme la vida, dos blogueras fantásticas y excelentes personas me han concedido un premio. En primer lugar Marlén, de llámalox, me ha dado este premio.


Añadir leyenda

1- Una manía que tengas: Tengo muchas. Los olores me molestan mucho, un perfume fuerte, y los sonidos estridentes. Tengo especial manía a los botones. Es una de las primeras cosas que me hacen no comprar o ponerme una prenda, si los botones no me gustan, me resulta insoportable ponérmela.

2- ¿Y un vicio? ¿La coca-cola es un vicio?

2- ¿Cuál es tu canción, o canciones favoritas y de qué grupo o cantante? No soy muy de música. Me gusta Sting, y la música española. Era fan de Mecano, por ejemplo, aunque muchas de sus letras carezcan de sentido.

3-Alguien a quien admires mucho. Mi abuelo. Es la persona a la que me gustaría parecerme.

4- ¿Qué libro estás leyendo últimamente? El abuelo que saltó por la ventana y se largó y The perks of being a wallflower.

5- Última prenda o complemento que te hayas comprado. Hace tres o cuatro días me compré una camiseta con tachuelas, muy macarra, que estoy deseando estrenar.

6- ¿Tu ciudad favorita? Madrid me encanta. Siempre que puedo, me escapo algún fin de semana para ir al teatro, ver exposiciones, ... las cosas que no hacemos normalmente ne ciudades pequeñas. Detrás estaría Londres, que me resultó una ciudad muy acogedora, y París, a la que ya he viajado varias veces porque a mi chico y a mí nos tiene enamorados.

7- Algo que odies en la gente...Muchas cosas. No sé, la falta de sinceridad, el quererse aprovechar de los demás... Pero si hay algo que odie por encima de todo es alguien que haga daño a un  niño, de cualquier forma.

8-¿Prefieres lo dulce o lo salado? Lo salado, siempre. Me gusta cocinar dulce, pero prefiero un bocata de jamón a un pastel.

9- Actor o actriz favorito Mi actor favorito de siempre es Jack Lemmon (comedia) y quizá mi actriz favorita sea Merryl Streep (drama).

10-¿Te gusta hacerte fotos? No, nada de nada. No salgo nada bien en las fotos. No es que yo sea muy guapa, pero las fotos no me hacen justicia.

11- Algún sueño que te encantaría hacer realidad... Hay tantos...
 
Y Moneypenny también me ha otorgado el mismo premio. Y viene también con preguntitas.

1-¿Película romántica o comedia? Romántica, siempre romántica.

2- Lugar del mundo donde viajarías sol@ . Viajar viajaría donde y como fuera. Supongo que cualquiera, a lo mejor no a alguno terriblemente romántico, como Venecia, tal vez. Pero no me importaría ir sola a cualquier sitio con tal de viajar.

3- Dime el protagonista de tu libro favorito. Ufff. Hay tantos...Emma Bovary, de Madame Bovary, o La Regenta. No sé por qué, me llaman la atención estas chicas cuya imaginación les juega malas pasadas.

4- Comida que nunca has hecho y te gustaría preparar. Repostería de muchos tipos. Un bundt cake, un red velvet cake, galletas decoradas con glasa, taaaantas cosas que aún no he probado a hacer...

 5- Sueño que te gustaría cumplir. Serían muchos. Algunos tienen que ver con mis hijos. Otros son muy íntimos. Si se cumple alguno (de los grandes, no de los de diario, que son bastantes), te aviso.

Me ruborizo, que lo sepáis, y me siento terriblemente afortunada.
Y ahora, con el sofocón de tanto premio,me toca volver a meterme en la ducha.

martes, 28 de agosto de 2012

Privilegios

Oigo por todas partes que, en los tiempos que corren, los funcionarios somos unos privilegiados.

Y sé, todos sabemos, que se refieren a tener trabajo y un sueldo a pesar de la crisis, del paro y demás.




Pero el caso es que yo nunca me he sentido nada privilegiada por mi trabajo.

No quiero hablar de los demás, pero puedo contaros algunas cosas de mis privilegios.

Cuando me casé, muy muy joven, hace ya una eternidad, volví del viaje de novios con los temarios de mi oposición debajo del brazo para ponerme a estudiar inmediatamente. Y así lo hice. Pasé ese año metida en bibliotecas, estudiando entre ocho y diez horas diarias, descansando sólo un día  a la semana. Un amigo de mi chico (lo tengo clavado y no se lo perdono) me decía insistentemente que una vez casada no iba a estudiar ni a sacar oposiciones.


Llegué a los exámenes y suspendí el oral, el último.

Entonces empecé a trabajar, a hacer sustituciones, a ir y a venir.

El sistema era, y es así. Llamada de teléfono a cualquier hora de la mañana, ofreciéndote una sustitución a doscientos kilometros (por ejemplo) de donde estás y sin saber para cuanto tiempo. Dices que sí. Yo siempre he dicho que sí. Te vas hasta el culo del mundo, firmas un  contrato, llegas al instituto extenuada y te ponen unos libros en la mano y te colocan delante de una treintena de chicos, hala, a trabajar.

Eso, en mi caso, ha durado 10 años y seis oposiciones, seis puñeteras veces que me he preparado para mis exámenes y cinco de ellas no he conseguido sacarlas. A la sexta aprobé, que ya era hora.

Cuando nació mi hijo mayor, sólo cogí dos meses del permiso maternal porque no podía permitirme perder, no el dinero, sino los puntos que se consiguen trabajando y sin los cuales no te llaman para seguir trabajando.



Cuando era un bebé de poquitos meses, me hacía doscientos kilómetros diarios para ir a trabajar después de pasar las noches, una tras otra, en blanco con el niño más llorón del mundo y del universo, sola, porque mi chico vivía a cien kilómetros pero en otra dirección. Y después, por la tarde, me ponía a estudiar, porque ese año tocaban oposiciones. Recuerdo poner una mano sobre la cuna del niño y acunarle mientras con la otra sujetaba los apuntes (normalmente conseguía dormirme yo antes que él).


Después de diez años de interina, saco las oposiciones (por fin) y me ponen el primer año de practicas, me da la risa, después de los años que llevo, me ponen la L en la espalda.



Y, por si fuera poco, acabas las prácticas y toca esperar a que te den destino. Mi comunidad es muy grande, así que el destino podía ser cualquier sitio, más cerca o más lejos.

He tenido la suerte de que ha sido más cerca, de que no tengo que mudarme ni nada de eso. Me han dado destino por fin, y sólo está a unos cuantos (bastantes tirando a muchos) kilómetros de mi casa.

No me quejo, estoy contentísima. Y además voy con mucha ilusión. Pero tengo que explicar aquí que viajaré una hora por la mañana y otra a mediodía, en coche, para ir y volver a mi puesto de trabajo, pasando un puerto de montaña de por medio.

Y todo ello cobrando cada día menos y trabajando cada día más.

Me sigo preguntando dónde están mis privilegios.

lunes, 27 de agosto de 2012

Moleskine




No hace mucho que Moneypenny y yo hablábamos de Moleskine. A las dos nos vuelve locas. Llamadlo leyenda o marketing o lo que queráis, pero lo cierto es que estas libretas siempre me han fascinado.



Últimamente tengo una Moleskine dedicada a mis dibujitos, que no valen gran cosa, pero que en este cuaderno toman otra categoría. Sí, es una tontería lo que acabo de decir, lo sé.



Podéis echar un vistazo a muchas de los cosas que hay por la red hechas en libretas Moleskine. Desde las más sencillas a las más elaboradas.











Por cierto, hablando de libretas, de dibujar y de escribir, aprovechando todo esto, terminé hace dias El bolígrafo de gel verde, el libro de Eloy Moreno. No me ha gustado demasiado, ni cómo está escrito, ni lo que cuenta ni cómo lo cuenta. No me apetecía escribir una entrada sobre el libro pero como me han pedido mi opinión, pues ahí va. Se pueden sacar cosas buenas del libro, pero no se me ocurren. Lo peor que he leído este verano.


domingo, 26 de agosto de 2012

Canción de hielo y fuego V. Danza de dragones

Me ha llevado unas semanas terminar el libro de la saga Canción de hielo y fuego.

Ya os he hablado del resto de los libros aquí, aquí, aquí y aquí.

Tengo que ser sincera (si no, para qué escribir) y decir que estoy bastante decepcionada.






No se trata de que el señor Martin no escriba bien. Sigue escribiendo muy bien. Su narrativa es ágil, me gusta cómo cuenta las cosas. Es crudo y directo y sigue careciendo de escrúpulos y de moral.

Pero una cosa es escribir bien y otra escribir TANTO. Por favor... esto es demasiado. Creo que alguien tendría que haberle dicho a Martin que tenía demasiados personajes y demasiadas tramas a la vez, y que esto es un castillo de naipes que corre el peligro de desmoronarse de un momento a otro.


La lectura de este libro me ha dejado un poco así. No me ha emocionado demasiado, he necesitado grandes dosis de paciencia y de fuerza de voluntad para terminarlo, no porque no me haya gustado, sino porque creo que sobran muchas cosas, que hay tantos personajes, tantas acciones, tantos lugares a la vez, tantos problemas a un tiempo... que mi mente no me da para todo ello junto.






Source: tumblr.com via Dana on Pinterest

Este hombre debería haber cogido los libros cuarto y quinto de la saga y, visto la ingente cantidad de páginas que tenía, muchas veces sin llegar a ningún sitio, re escribirlos y hacer uno con los dos. Y, aún así, no habría sido una gran novela. Y todo por su empeño de agrandar y agrandar la saga con más personajes y más tramas.



Source: google.com via Nemesis on Pinterest




Si uno piensa las cosas que suceden en los dos libros, son en verdad muchas, pero no solucionan prácticamente nada de lo planteado y solo contribuyen a embrollar nás las cosas.









Sin contar nada que pueda desvelaros tramas y situaciones, os diré que he echado de menos personajes y encuentros.





Ah, y me olvidaba de la portada del libro en español, del tremendo espoiler que aparece en ella, y del que dicen que el propio autor es responsable. Te crea unas expectativas, al menos en mi caso, que no llevan muy lejos, la verdad.




Y ahora, que toca esperar unos años para el siguiente, no sé si me pillará con ganas...